Páginas vistas en total

jueves, 1 de mayo de 2014

HK G36: El fusil que jubiló al Cetme.

HK G36: El fusil que jubiló al Cetme

En una idílica población del sur de Alemania, en plena Selva Negra y donde la tasa de paro se cifra con los dedos de una sola mano, se encuentra la mayor fábrica de fusiles de asalto de Europa: Heckler & Koch (HK). Estamos en Oberndorf, un pueblo de 13.000 habitantes donde radica también una de las factorías del gigante armamentístico alemán Rheinmetall, especializado en cañones. «En esta ciudad fabricamos máquinas. Y dentro de las máquinas nos especializamos en hacer armas», nos explica, a nuestra llegada a la moderna fábrica de HK, su director de marketing, Andy Falcone, quien nos guía en la visita. Toda una declaración de intenciones de este rincón de la fábrica europea que es Alemania.

Militar español, con el G36, en misión en Afganistán / JAIME GARCÍA
Militar español, con el G36, en misión en Afganistán

Es aquí donde se fabrica el HK G36, el fusil del Ejército de Tierra español que rivaliza en el mundo entero con el archiconocido «kalashnikov»… el AK-47. Su ligereza, con 3,4 kilogramos de peso, y su estructura compuesta casi en su totalidad por polímero (plástico muy resistente) le hacen valedor del apodo de «toy gun» o «arma de juguete», sobre todo entre las tropas estadounidenses que prefieren armas que pesen más, como su M16.

Fábrica en Arabia Saudí
 
Instalaciones de la fábrica de Heckler & Koch en Oberndorf / HK
Instalaciones de la fábrica de Heckler & Koch en Oberndorf / HK

«Quieren sentir el metal, es psicológico. Los militares estadounidenses tienen otra cultura de armas», nos explica un exmilitar de las KSK, unidad de operaciones especiales alemanas, que ahora se encarga de las demostraciones de Heckler & Koch en países como Arabia Saudí, donde esta empresa abrió factoría en 2006, con una producción de mil rifles al mes. En todas sus variantes de armas, HK abastece actualmente a ejércitos de 60 países y 200 cuerpos de seguridad, entre ellos la Policía Nacional, la Guardia Civil o la Ertzaintza. En 1999, tras un exhaustivo concurso con otros diez fusiles, el Ministerio de Defensa español decidió adquirir los primeros 11.000 fusiles HK G36 fabricados en Oberndorf que entraron inmediatamente en servicio para sustituir a los insatisfactorios Cetme L, heredero último de la saga Cetme, con los que hizo la mili media España. Por tanto, ya no hay fusiles Cetme en el Ejército español salvo para formación, así como en la Armada para este motivo.

Cetme C, el conocido como «Chopo» / ABC
Cetme C, el conocido como «Chopo», entró en servicio en la década de los 60

Entre 1999 y 2010 se completaron las necesidades de estos fusiles en el Ejército español, con un total de 70.000 unidades. Esta última partida de fusiles fue fabricada en La Coruña por Santa Bárbara Sistemas, una factoría que cerró recientemente por la crisis. El HK 36G, que también emplea la Fuerza de Guerra Naval Especial de la Armada, tiene un alcance de 4.000 metros, aunque su distancia eficaz es de 500 metros; y su calibre, el reglamentario de la OTAN (5,56 x 40 mm). La relación de Oberndorf con el Ejército viene de lejos, aquí se fabricaron también los Mauser M93 con los que la Infantería española se batió en Filipinas o Cuba y que sobrevivieron a la Guerra Civil, con otros modelos.

Fundada sobre las cenizas de la Segunda Guerra Mundial, en 1949, HK fue creada por tres ingenieros mecánicos e industriales empleados en la anterior factoría Mauser, uno de los graneros armamentísticos del Tercer Reich y desmantelada tras la II Guerra Mundial. Hilmar Rein, encargado de la parte técnica del departamento de ventas, nos introduce en el sofisticado proceso de fabricación del HK G36 en seis distintas fases. Olvídense de los forjadores de Vulcano, de fraguas o de chispazo alguno. Aquí todo el trabajo lo hacen sofisticadas fresadoras manejadas por un operario. «La tecnología es revolucionaria. Lo que antes hacían siete máquinas ahora lo hace solo una», explica Rein.

asdsad
Máquina utilizada en el proceso de fabricación del G36
 
Procesos electroquímicos, soldadura a láser, tratamientos térmicos a láser, control de una humedad del 40% y una temperatura de 20º C… van modelando poco a poco las piezas del HK G36, cuyas primeras partes se extraen de cilindros de dos kilos de acero francés. Tan solo hay dos procesos artesanales: el enderezamiento de los cañones (es decir, comprobar cada uno de los tubos y su sistema de visión) y el montaje final de las piezas, las cinco partes en que se divide el fusil: empuñadura, guardamanos, cargador, cierre y cajón de mecanismos con cañón. Desde la compra de la materia prima hasta la producción del fusil HK G36 se tardan seis meses. En total tiene 90 piezas diferentes. Al final, se le incluye un número de serie único para su venta.

Almacen de la fábrica / HK
Almacen de la fábrica / HK

A Hilmar Rein, en la factoría desde los años 80, le hacemos la típica pregunta en estos casos: ¿qué se siente al fabricar armas que se usarán para matar personas? Nos responde automáticamente: «El arma en sí no mata. No piensa ni es independiente. Es accionada por un ser humano. Y en el caso de nuestros clientes, son profesionales: ejércitos y cuerpos de seguridad del Estado». Precisamente, en Alemania se eleva ahora el debate de la exportación de armas a países que no sean del ámbito de la OTAN, cuyos presupuestos se han visto afectados por la crisis. «Nuestro futuro pasa por la exportación a otras zonas geográficas». Ya se han dado los primeros pasos. La industria del armamento alemán ha vuelto a despertar. Pide despojarse definitivamente de no tan viejos tabúes.

Puedes seguirme a traves de mis paginas Twitter y Facebook                       

Alumnos de la Universidad Autónoma de Madrid en el Grupo Central de Mando y Control.

Foto de grupo en la visita de los alumnos de la Universidad Autónoma de Madrid al Grupo Central de Mando y Control

Fruto de la colaboración entre el Ejército del Aire con la distintas universidades de la Comunidad de Madrid, el pasado 12 de marzo un grupo de estudiantes del Grado de Gestión Aeronáutica de la Universidad Autónoma visitó el Grupo Central de Mando y Control (GRUCEMAC). Los alumnos, acompañados por su profesor y coordinador, doctor Luis Rubio, recibieron una conferencia sobre la organización del Sistema de Mando y Control del Ejército del Aire, así como la organización, misión y funciones del GRUCEMAC, el uso flexible del espacio aéreo y la coordinación civil militar en este ámbito. 

A continuación, los alumnos se trasladaron a la sala de operaciones, donde se les explicó el proceso completo de detección e identificación de un avión por parte de los grupos de Mando y Control integrantes del sistema de defensa aérea, y los niveles de gestión del espacio aéreo. Posteriormente, visitaron la sección de informática y la sección de comunicaciones operativas de la unidad, donde fueron informados del trabajo que se desarrolla para mantener el Sistema de Mando y Control operativo, las 24 horas del día los 365 días del año. 


Puedes seguirme a traves de mis paginas Twitter y Facebook                        

Navantia, Airbus e Indra debaten sobre tecnología de defensa en Málaga.


El Secretario de Estado de Defensa (SEDEF), Pedro Argüelles, inaugura esta mañana el encuentro de presidentes de empresas de telecomunicaciones del Club Málaga Valley dedica en esta ocasión a La tecnología, la defensa y la seguridad. Los temas principales que se tratan en este encuentro giran en torno a la ciberseguridad; los desafíos tecnológicos, estratégicos y legales de los desarrollos militares y de seguridad;  los avances en robótica; las aeronaves no tripuladas y los dispositivos de respuesta automatizada.

La sesión plenaria, que tiene lugar a partir de las 11.00 horas, cuenta con las intervenciones de José María Hernando, director de Relaciones Institucionales y de Desarrollo Corporativo de Navantia, primera entidad española de tecnología naval militar; de Carlos Moreira, presidente de la compañía de seguridad electrónica WIsEkey; de Javier Ruiz de Ojeda, director de Relaciones Externas de Airbus Group, líder mundial en aeronáutica, espacio, defensa y servicios relacionados, y de Emma Fernández, directora general de Indra, firma de referencia internacional en este sector. El encuentro, informa Europa Press, reúne a más de doscientas personas, entre los principales presidentes de las más importantes compañías del país, emprendedores, investigadores, profesionales de la tecnología y la innovación en el ámbito de la defensa y la seguridad y representantes de instituciones públicas.

Más de trescientos socios empresariales
El Club Málaga Valley se constituyó en 2006 con 27 miembros para tratar de impulsar la creación en Málaga de la mayor zona tecnológica de Europa. En la actualidad cuenta con más de trescientos socios que tratan de identificar nuevas oportunidades de negocio TIC (tecnologías de información y comunicación) en otros sectores.

Entre sus miembros, se encuentran firmas internacionales como Endesa, Ayesa, Ericsson, France Telecom, Oracle, Yoigo, Blackberry, Fujitsu, Orange, Google, Gowex, AT4 Wireless, Telefónica, IBM, Jazztel, Microsoft, Nokia, Vodafone, Sony, Everis, Colt Telecom, Repsol YPF, Accenture, Indra, Ferrovial, Alcatel, ONO, Siemens, Telvent, Hyundai Motors, Ford, Acciona, Huawei, Boeing España y Carrefour. También forman parte del Club entidades financieras como Banco Santander, BBVA, Banco Popular, Bankinter y Unicaja, e instituciones públicas como el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, el Ayuntamiento de Málaga, la Universidad de Málaga, la Universidad Complutense de Madrid, la Universidad de Granada o la de La Rioja, el Parque Tecnológico de Andalucía (PTA), la Diputación malagueña y la Junta de Andalucía.


Puedes seguirme a traves de mis paginas Twitter y Facebook                        

Pedro Morenés: "España depende mucho de los demás".


¿Cuál es la mayor preocupación del 'presidente' de una compañía con casi 122.000 empleados, más de 160.000 contando a los civiles que trabajan para el Ministerio de Defensa-? Lo que más me importa es el equipo humano y las condiciones en las que realizan su vida y su trabajo.

- Dijo: “Una vida más fácil que la de ser ministro ya la tenía”. ¿Qué le impulsó a aceptar el cargo?
Me impulsó el sentido del deber y la ilusión de servir a España. Y, en general, la idea de servir al interés general, que llena mucho y que, por supuesto, no lo entiendo como un sacrificio. Sacrificio es un concepto que va conexo con casi todo en la vida que se quiere hacer bien, requiere esfuerzo, dedicación, entrega, saber aceptar las situaciones malas… pero tiene un extraordinario aliciente. Mi vida anterior no era fácil, era dura también. Era una vida en la que me iba bien económicamente y hacía cosas muy interesantes. Pero vine aquí convencido de que tenía que venir y ... encantado de venir.

- ¿De qué tiene que defenderse España?
De los riesgos que puedan afectar a su seguridad. Y los hay de todo tipo, porque las amenazas al uso de los siglos pasados tienen otra forma, pero siguen siendo tan virulentas, peligrosas y desestabilizadoras como antes. Además, tiene que defenderse de otro riesgo: el ciudadano de a pie no tiene una conciencia de que existen esas amenazas y cree que la seguridad está garantizada sin necesidad de hacer ningún esfuerzo. 

- El cambio de Seguridad y Defensa por el de Seguridad Nacional, ¿es pura semántica o conlleva algo más?
No es un cambio semántico. Estamos en un mundo de riesgos reales y amenazas. Hablamos, por ejemplo, de un terrorismo internacional que tiene acceso a armas de destrucción masiva y relaciones con el narcotráfico; de ciberdefensa; de grandes procesos migratorios, etc.
La seguridad se entendía antes como un elemento de política interior. Hoy, el crimen organizado ha traspasado las fronteras y tiene que ver con capacidades en las que la doctrina militar tiene mucho que decir. Como ejemplo, la seguridad de Europa, estratégicamente hablando, empieza por el Sur. Y hasta el año 1989 empezaba por el Este. Eso es lo que ha cambiado el panorama.

- ¿España depende mucho de los demás?
Sí, dependemos mucho de los demás y poco de nosotros mismos. Primero tenemos que garantizar nuestra propia seguridad y, desde ahí, la de nuestros países aliados. Ése es el cambio que el Gobierno ha procurado dar a la visión de la Defensa en España. La mejor manera de ser solidario es que cada uno sea responsable de uno mismo. A partir de ahí, sin ser el eslabón más débil de la cadena, se contribuirá más o menos a esta alianza. La petición permanente que hacemos y que nos hacen en los foros internacionales en los que participamos es: “Sea usted capaz de defenderse a sí mismo”.

- Estados Unidos es líder en seguridad. Si les exceptuamos, ¿qué otro país considera líder?
Estados Unidos tiene aproximadamente el 45% del presupuesto mundial en Defensa y una visión del mundo que está vinculada a la estabilidad mundial, como generación  de una sociedad avanzada con derechos y libertades, y a una visión económica donde esa estabilidad genera riqueza, con los matices que se pueden hacer y las evidentes injusticias que vemos en el mundo. Sin embargo, hay otros países que empiezan abrirse al mundo, como China o la India, y otros, como Brasil, México, Turquía, Rusia o Indonesia, que empiezan a entrar en un mundo que estaba dominado por un poder hegemónico y unipolar. El Pacífico empieza a ser el futuro. Hay países que tienen 1.200-1.300 millones, 250 millones de habitantes… algo notable para Europa, en el que el país más poblado, Alemania, tiene 80.


- ¿Qué papel jugará China en un futuro?
China necesita del mundo para su comercio y para sus materias primas. Tiene un poder económico extraordinario -ya es la segunda economía del mundo- y, por lo tanto, tenemos que contar con ellos. Estados Unidos y los países de Europa reducen sus presupuestos de Defensa, mientras en otros países se incrementan. Es verdad que la diferencia entre EE.UU. y el resto aún es considerable, pero los planes de inversión de China, de Rusia, de India… ya apuntan a presupuestos de Defensa de un poder extraordinario. Y al final, la capacidad de contribuir a la estabilidad mundial es un activo de los países.

- ¿Podríamos vivir sin ejércitos?
Todavía no -contesta después de un largo silencio-

- ¿Y en un futuro?
Quizás... Los ejércitos son la fuerza legítima de la sociedad, pero no creo que la humanidad se haya desarrollado lo suficiente como para que se pueda soñar con que se pueda vivir sin garantizar,  con esta fuerza legítima, los ataques de la fuerza ilegitima.

- ¿Qué peso tiene la política de Defensa para este Gobierno?
Es una política de Estado. A veces se dice, y lo digo yo, que la inversión en Defensa es menor que la que correspondería al PIB y al reconocimiento internacional que tiene España. Es verdad que hay una situación de menor inversión que las que tienen otros países de nuestro entorno con los que nos comparamos en otros ámbitos. Pero, también es verdad que la Defensa tiene, como cualquier otra actividad del Estado, una responsabilidad solidaria con la situación económica de España. Por eso, en 2012 y 2013, la Defensa, siendo una política esencial, ha contribuido de manera importante a paliar o a tratar de remontar la crisis a base de hacer sacrificios importantes.

- Con los continuos recortes, ¿son capaces las Fuerzas Armadas de mantener el mismo nivel de operatividad que el resto de los países de nuestro rango y entorno?
Tenemos unos recursos económicos limitados. No obstante, el Gobierno ha hecho esfuerzos notabilísimos para sostener los grandes programas de armamento y material, con los créditos extraordinarios de los años 2012 y 2013, así como para participar en las operaciones en el exterior, que son fundamentales para el adiestramiento de las Fuerzas Armadas.
Hay dos elementos fundamentales que afectan a la eficacia de las Fuerzas Armadas: la cantidad de recursos económicos que se invierten en Defensa y los mecanismos en los que se pone ese dinero. Por eso, estamos fijando nuestra atención en hacer las estructuras más eficientes para hacer más con lo mismo o con lo que tengamos.

- Hay aviones que no vuelan, barcos que no navegan y maniobras que no se están haciendo por falta de recursos. ¿Qué tipo de Fuerzas Armadas tendremos en unos años?
Yo lo diría al revés: hay aviones que vuelan, barcos que navegan, operaciones en el exterior y continuidad de programas industriales. Hay que fijarse en la parte llena del vaso y esa parte, hoy, es suficiente para hacer frente a los riesgos y a las amenazas que tenemos por la proa, como dicen los marinos. 

- Ceuta y Melilla no están contempladas en los planes de defensa de la OTAN. Si se vieran amenazadas, ¿estaría garantizada la defensa sólo con nuestros medios?
España es capaz de cumplir con su misión fundamental: defender el territorio nacional.

- ¿Podríamos?
Por supuesto que podríamos.

- A partir de 2015, ¿cómo ayudará España a Afganistán?
Hasta que no se sepa cuál va a ser el rol de Estados Unidos, como líder militar y político extranjero, el resto de aliados tendremos pendiente nuestra decisión porque estar en Afganistán en solitario es inviable. Tiene que ser la Comunidad Internacional la que se plantee una labor, a partir de 2015, para garantizar el éxito que se ha conseguido. España ha propuesto seguir en la base de Herat, al frente del aeropuerto, de la seguridad y de la sanidad militar con el hospital 'ROLE 2', que atiende tanto a las unidades militares extranjeras como a las necesidades del pueblo afgano. 

- ¿Cuándo está previsto que termine la misión en Líbano?
No hay una fecha prevista para el fin de la misión en Líbano, en la que redujimos a la mitad nuestros soldados a finales de 2012 -en la actualidad hay unos 570-. Creo que la misión tendrá que tener un final, pero, en este momento, ese final no se ve claro porque la crisis en Siria está afectando a la seguridad en Líbano.


- ¿Se está estudiando una operación similar a ‘Atalanta’ -la misión de la Unión Europea contra la piratería en el Océano Índico- en el Golfo de Guinea?
No se está estudiando con la especificidad con la que estamos desarrollando Atalanta. En la UE y en la OTAN empieza a preocupar, de manera importante, la situación en el Golfo de Guinea porque se están produciendo actividades criminales que desestabilizan la zona y que infectan a otras.

- ¿En qué situación se encuentra España en cuanto a la Ciberdefensa?
Es gigantesca la cantidad de puertas que existen para entrar en organizaciones esenciales que respaldan la estabilidad social. Nuestro objetivo es garantizar la seguridad en el ámbito militar y contribuir, desde esos conocimientos y organizaciones de trabajo, al resto de la ciberseguridad en el Estado y en la sociedad.

- Para el Mando de Ciberdefensa, ¿se contratará personal civil especializado o hay militares con suficiente cualificación?
Contamos con gente del ámbito civil, pero que proviene de compañías del ámbito de la Defensa, como la empresa pública Ingeniería de Sistemas para la Defensa de España -ISDEFE-, que nos están ayudando a avanzar en conocimientos que luego vamos a desarrollar desde el ámbito puramente militar. La contratación de gente ajena puede conllevar problemas–aunque traidores pueden existir en cualquier lugar si una persona que ha ocupado puestos clave de seguridad deja la empresa. Eso no ocurre con los militares, con los que tenemos una serie de garantías por su vinculación con una larga carrera. 

- ¿Cuál es la situación de la industria de Defensa en España?
Es muy difícil que comencemos programas nuevos. Debemos hacer lo mismo que con las Fuerzas Armadas, consolidar una industria de Defensa eficiente que pueda complementar al cliente interno con la exportación. Y, para ello, hay que tener tecnología punta, capacidad financiera y acción comercial, tres soportes que son la base del futuro de la industria española. Es muy importante la labor de apoyo del Gobierno y hemos trabajado mucho para la estructuración eficiente de la industria nacional. Creo que va a dar buenos resultados, porque tenemos productos muy razonables y vamos cada vez ganándonos más amigos en el exterior, a base de estar con ellos, de escucharles y de dar la cara, en los problemas que ellos tienen. Y eso funciona.

- Es posible un consorcio Indra-Navantia. ¿Qué fórmulas se barajan?
Una empresa es privada -Indra- y la otra es pública -Navantia-. Pueden encajar a través de estructuras de cooperación con el objetivo de consolidar una industria nacional suficientemente integrada y con capacidad de invertir en I+D. El objetivo es desarrollar tecnologías, disponer de capacidad financiera suficiente y tener una proyección comercial tan importante como la de otros consorcios con los que estamos compitiendo. Y en eso estamos.

- ¿En qué áreas podríamos ser líderes en el futuro?
Participamos en grandes proyectos de construcción naval, comunicaciones o radares, pero tenemos que ser capaces de innovar y de adelantarnos a las necesidades de los clientes, que, en el caso de esta industria, son las Fuerzas Armadas. Lo más importante es tener visión y trabajar. Y ser empresario, lo que significa apostar por el servicio al cliente, que es como entiendo este negocio. La cuenta de resultados es importantísima, pero dicha cuenta tiene que venir siempre porque se favorezca la cuenta de resultados del cliente.

- ¿Qué posibles compradores hay para el Príncipe de Asturias, los aviones Mirage o los carros Leopard?
La venta del material que ya no es útil para nuestras Fuerzas Armadas es un poco compleja porque hay que actuar con extremo cuidado en los mercados de Defensa. Sobre todo, en el de material de segunda mano. Vender unos 'Mirages', unos 'Leopardos' o el Príncipe de Asturias requiere un proceso larguísimo porque tiene un concepto de equilibrio internacional. No se le puede vender a un aliado algo que desestabilice la situación con alguien que también puede ser tu aliado.

- Pero están poniendo mucho interés…
Estamos buscando financiación extra para las Fuerzas Armadas, porque nos va a permitir paliar una situación económica complicada. Si nos desprendiésemos de activos -armamento, material o infraestructuras- podríamos utilizar esos recursos, por ejemplo, para financiar nuevos programas de armamento.

- ¿Por qué los niños en los colegios quieren ser policías o bomberos y rara vez militares?
Porque se ha explicado poco la carrera militar y porque se ven pocas cosas en televisión sobre la carrera militar. En Estados Unidos, Francia y el Reino Unido, es lo contrario. El servicio militar obligatorio ha pasado a la historia, ¿considera que podría volverse a implantar en versión 'reducida'? En muchos países ayuda a fortalecer la idea de nación y compromiso. Los españoles siguen teniendo el derecho de hacer el servicio militar. Si tuviésemos el número suficiente de voluntarios y voluntarias para hacerlo, yo estaría encantado de que pudiésemos plantearlo. Ahora bien, lo que no puede ser es un divertimento de fin de semana, para eso están los ‘paintball’.

- Tres misiones que cumplir antes de irse...
Aumentar la conciencia de Defensa; adecuar la estructura de las Fuerzas Armadas a los riesgos a los que nos enfrentamos; y dejar unas condiciones económicas que permitan tener unas capacidades militares acordes con el nivel que tiene España en el mundo.

- ¿Cómo convencería a alguien para ser soldado?
Le diría que es, si no la que más, una de las profesiones más honorables que yo he conocido. Y, fundamentalmente, le explicaría que los militares tienen un código de valores que es extraordinariamente valioso para la vida civil.

- ¿Qué supone la unidad de España?
La unidad de España es un bien de todos los españoles. Y hay que recordar que es un asunto de todos, porque parece que los únicos que tienen que preocuparse son los militares y los demás podemos irnos ‘de rositas’. La no unidad de España es un mal porque nos arruinaríamos, nos iríamos a hacer gárgaras.

- ¿Por quién se siente más arropado?
Por quien me nombró, el presidente del Gobierno, y por el jefe supremo de las Fuerzas Armadas, el Rey. Más que por mí, me siento arropado como responsable de la política de Defensa por los dos responsables máximos.


Puedes seguirme a traves de mis paginas Twitter y Facebook