Páginas vistas en total

sábado, 31 de mayo de 2014

El «Juan Carlos I» volverá a Ferrol para hacer ejercicios con las F-100.


La familiar estampa del megabuque Juan Carlos I, el mayor barco de la Armada y fabricado en los astilleros locales, volverá a verse en breve en el litoral ferrolano. La Armada trabaja con el cronograma de que, después de un par de jornadas de estancia en A Coruña, el navío se encuentre en la zona durante los días 9 y 10 del próximo mes de junio. Circunstancia esta que será aprovechada para organizar maniobras con las fragatas de la serie F-100.

La Marina no quiere dejar de jar escapar la oportunidad de que las unidades locales se adiestren con este barco multipropósito cuyas capacidades van entre otras desde la proyección de fuerzas a tierra hasta ejercer como portaviones una vez que se ha dado de baja de forma definitiva del Listado Oficial de Buques de la Armada el Príncipe de Asturias. Aunque todavía no está totalmente cerrado este extremo, desde la Marina se cuenta con que las cuatro fragatas F-100 que actualmente se encuentran en el Arsenal puedan ejercitarse con el megabuque. De hecho, ya estaban programadas unas maniobras para esos barcos integrados en la 31 Escuadrilla de Escoltas de la Armada- durante las mencionadas fechas en aguas del litoral ferrolano y gallego. De este modo, se podrán poner en práctica diferentes ensayos de coordinación, comunicaciones y simulacros.

Retorno del Índico
Por otro lado, también ha trascendido que, si no se producen contratiempos, la única fragata de la serie F-100 que en la actualidad se encuentra integrada en un operativo real, la Cristóbal Colón (F-105), retonará a su base de Ferrol a mediados del mes de julio. Tal y como ya adelantó La Voz el pasado lunes, la unidad se encuentra ya en la recta final de su misión antipiratería en el Índico como buque de mando de la agrupación permanente del a OTAN SNMG-2. Las fechas del relevo, que hace escasas jornadas estaban sin concretar, ya se van aclarando.

Así, ahora se contempla ya que entre mediados y finales de junio la flota gemela de la SNMG-2 (la SNMG-1) relevará a esta en el Índico para asumir el operativo Ocean Shield. A comienzos de julio está previsto que se produzca el segundo relevo necesario: la asunción del mando de la SNMG-2 por parte de Estados Unidos después de ostentarlo España siempre con las F-100 durante un año. Todo apunta a que este acto tendrá lugar en Málaga, aunque inicialmente se había previsto en Ferrol. Tras este hito, la F-105 tomará rumbo a la urbe naval para regresar al Arsenal. (J.R.G.)


Puedes seguirme a traves de mis paginas Twitter y Facebook        

Defensa mantiene la prohibición del uso de señuelos de misiles en la Flota.

Prueba de misiles de la F-101 en aguas de Estados Unidos.
Prueba de misiles de la F-101 en aguas de Estados Unidos

El Ministerio de Defensa, en una respuesta parlamentaria al BNG, ha indicado que todavía mantiene la prohibición del uso de señuelos de misiles en todos los barcos de la Flota de la Armada española que portan este sistema a raíz del accidente que tuvo lugar a bordo de la F-102 en Ferrol el pasado 26 de febrero.

La contestación es fruto de una pregunta presentada por la diputada del BNG Rosana Pérez Fernández, fechada el 28 de febrero. Se recuerda que como resultado del accidente, que desde la Marina siempre se ha calificado de fortuito, resultaron heridos leves seis integrantes de la dotación de la fragata y también que «parte de este señuelo fue a caer en las proximidades del muelle de Curuxeiras, fuera del recinto militar, una zona muy concurrida». La investigación de los hechos, tal y como informa Defensa, está siendo realizada por el Juzgado Togado Militar número 41 de A Coruña. 

Las posibles causas
En el marco de un ejercicio rutinario de carga de tubos lanzadores de este tipo de señuelos cuya finalidad es intentar desviar misiles de fuego enemigo tuvo lugar un lanzamiento fortuito de uno de esos dispositivos. Aunque, en principio, debería estar inerte, sin carga explosiva, su deflagración provocó heridas leves a seis integrantes de la dotación. En cinco de los casos en los oídos y en otro, a mayores, también en los ojos. Defensa estableció que «mientras no se aclaren las causas del incidente, se ha prohibido realizar nuevas pruebas de este tipo»

Ahora ha trascendido que, como ya se ha mencionado, esta medida de seguridad afecta a la práctica totalidad de los buques de gran porte de la Armada española. En concreto, la prohibición se ha aplicado a las cinco fragatas de la serie F-100; a las seis de la serie F-80; a los buques anfibios y de proyección logística Galicia y Castilla; al megabuque Juan Carlos I; a los barcos de aprovisionamiento en combate Patiño y Cantabria, a cuatro Buques de Acción Marítima (BAM) y a dos corbetas. De esa veintena de unidades tienen base en Ferrol las cinco fragatas F-100 y los buques de aprovisionamiento en combate Patiño y Cantabria. Tal y como ha podido saber La Voz, no obstante, esta medida de seguridad no afecta a la operatividad de los barcos, ya que se trata de una prohibición de uso de munición de ejercicios, no de la real. (J.R.G.)

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es/

Puedes seguirme a traves de mis paginas Twitter y Facebook