Páginas vistas en total

sábado, 7 de junio de 2014

Exclusiva: Así serán los nuevos buques de Navantia que utilizará la Armada en 2016.


Los dos nuevos Buques de Acción Marítima BAM que recibirá la Armada Española en 2016 serán más modernos y mejor adaptados a las necesidades actuales de la institución, gracias a las mejoras que se realizarán respecto a los cuatro de los que ya se dispone, según ha podido saber ONE Magazine. Estos barcos, según ha explicado la Armada, están especialmente concebido para llevar a cabo operaciones de vigilancia y seguridad marítima, actividades cooperativas de promoción y fortalecimiento de la seguridad, gestionar crisis en escenarios de baja intensidad y apoyar la acción del Estado en el mar.

En concreto, estas dos nuevas unidades podrán participar en la operación Atalanta, contra la piratería, y en los despliegues de la Armada en el Golfo de Guinea, según han confirmado fuentes de la propia institución. Para ello, se han tenido en cuenta las operaciones que ya realiza en la zona, y se han dado a Navantia, la empresa encargada de su construcción, con un contrato de 333 millones de euros, las indicaciones para acometer mejoras en la capacidad de alojamiento, actualizar la documentación de referencia, renovar lo que ha quedado antiguo, corregir las deficiencias detectadas y acomodarlo a las nuevas necesidades de la Armada como la adecuación para el uso de los helicópteros SH60, que llegarán en 2015.

¿QUÉ MEJORAS INCLUYEN?
- Contarán con los mejores sistemas de comunicaciones.
- El Sistema Integrado de Control de Plataforma tendrá la última actualización.
- Se adaptará el hangar para el trabajo con los nuevos helicópteros SH60, que llegarán en diciembre de 2015.
- Serán más seguros. Se revisará la aplicación de las políticas en materia de prevención de riesgos laborales y seguridad personal.
- Se mejorará la seguridad física de espacios clasificados.
- Podrán producir agua y refrigeración en condiciones extremas.
- Se estudiará la ampliación de la capacidad de alojamiento, tomando como punto de partida los despliegues de las unidades ya existentes en la operación ‘Atalanta’ y el Golfo de Guinea.
- Habrá más espacio para reclusos.
- Tendrán el mismo armamento, pero es posible que se incluya un montaje de pequeño calibre sobre el puente.

Para la Armada, la decisión de contar con estos nuevos Buques de Acción Marítima se apoya sobre cuatro pilares, ventajosos tanto para la institución como para la seguridad nacional y la industria, en un contexto económico en el que el ministerio de Defensa ha visto muy mermado su presupuesto. En primer lugar, potencia la visión conjunta de la seguridad marítima en colaboración con otros actores nacionales con responsabilidades en el mar. “La versatilidad del BAM le permite llevar a cabo actuaciones en coordinación con otras agencias u organismos, como la Sociedad de Salvamento Marítimo, el Instituto Español de Oceanografía o la Guardia Civil del Mar”, explican fuentes de la Armada.

Desde el plano económico, contar con seis buques de la misma clase “permite reducir costes de mantenimiento, logística, adiestramiento, etc”, afirman. Además, al tratarse de una plataforma con alrededor de unas 40 personas y un consumo ajustado de combustible, la entrada en funcionamiento de las dos nuevas naves, “redundará en un considerable ahorro de costes y esfuerzo”. En tercer lugar, la capacidad para efectuar operaciones en vuelo de helicópteros embarcados y vehículos aéreos no tripulados hace que el BAM sea una plataforma idónea para misiones de cooperación internacional, como se ha visto en la operación ‘Atalanta’, contra la piratería. Por último, la adjudicación de un contrato por 333 millones de euros para su construcción a la empresa pública española Navantia, supone un impulso para la industria y es un escaparate para el exterior, al construir buques “modernos, muy versátiles y con una capacidad para operar tanto en el litoral como en aguas abiertas” indican desde la Armada, “que a buen seguro despertará el interés en aquellos países entre cuyos planes figure la adquisición de buques de estas características”, como puede ser Estados Unidos. (J.R.G.)


Puedes seguirme a traves de mis paginas Twitter y Facebook       

El Príncipe Felipe va a heredar algo más que la corona...


Felipe de Borbón es hoy teniente coronel del Ejército de Tierra, capitán de fragata de la Armada y teniente coronel del Ejército del Aire; estos tres empleos son, entre ellos, del mismo nivel jerárquico y se corresponden con los de las promociones con las que ingresó en cada una de las academias militares. El día de su proclamación como Rey se convertirá, automáticamente, por este hecho, en capitán general de cada uno de los tres ejércitos. Esto constituye un salto de seis empleos militares por los que Felipe de Borbón no pasará, como sí deberán hacer sus compañeros de promoción.¿A qué se debe este ascenso tan grande?

El empleo militar de capitán general es el más alto que existe en las Fuerzas Armadas españolas. Es el vértice del Ejército de Tierra, el de la Armada y el del Ejército del Aire. Pero sólo corresponde al Rey de España según el artículo 2 de la Ley 39/2007. A lo largo de la Historia de España, no ha habido muchos militares de profesión que hayan alcanzado el máximo empleo efectivo de capitán general. En algunos casos, el ascenso se otorgaba con carácter honorífico y, en otros, con carácter póstumo. Lo que genera un poco de confusión, a causa de la identidad de los nombres, es que antiguamente también se confería, no el ‘empleo’, sino el ‘cargo’ de capitán general de un territorio, una especie de delegado del Gobierno en términos actuales, y que no suponía el ascenso del nombrado.

LA CONSTITUCIÓN Y LA HISTORIA
Dice la Constitución, en su artículo 62.h, que “corresponde al rey el mando supremo de las Fuerzas Armadas”. Esta afirmación aparece en nuestro texto fundamental como consecuencia de una realidad que está vigente en España desde su nacimiento o incluso antes. La fortaleza de un rey en las antiguas monarquías se basaba en su carácter guerrero. No se podía ser rey si no se era un verdadero jefe guerrero capaz de defender el reino, de conducir a la victoria a las tropas y lograr que el reino ampliara sus riquezas, territorio, comercio o influencia exterior. En cambio, esta cuestión provocaba graves problemas en la antigüedad cuando el rey iba a la guerra al frente de sus soldados y resultaba muerto en un combate o quedaba prisionero del enemigo. El reino quedaba afectado por la desaparición súbita del gobernante máximo, siendo esta una de las razones que aconsejaban la existencia oficial de un heredero que garantizara la continuidad. 

En nuestra Historia tenemos el caso del rey de Francia, Francisco I, que fue capturado por soldados españoles en la famosa batalla de Pavía (Italia) el 25 de febrero de 1525. De modo parecido, nuestro Carlos I, combatiendo en Centroeuropa a los protestantes, estuvo a punto de ser capturado en 1551 cerca de Innsbruck (hoy Austria). No todos los reyes de España han ejercido plenamente de generales en jefe. Felipe II, siendo príncipe, se presentó en San Quintín (norte de Francia) tras la conclusión de la famosa batalla contra los franceses el 10 del agosto de 1557. El rey Felipe IV instaló en Fraga (Huesca) su cuartel general para estar cerca de las tropas que combatían a los invasores franceses y a los súbditos rebeldes de Cataluña en 1644. Felipe V, en 1702, estuvo al frente de su ejército en el norte de Italia y también estuvo a punto que caer prisionero. Hasta Alfonso XII (rey entre 1874 y 1885) no veremos a otro Rey de España en primera línea del frente, animando con su presencia a las tropas e infundiéndoles el convencimiento de que peleaban por una causa justa y trascendental.

EL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA ES CIVIL
A diferencia de los reyes, el presidente de la República citando la Constitución de 1931, era el “jefe del Estado y personifica la Nación” pero no estaba constituido como capitán general ni tampoco como jefe supremo de las Fuerzas Armadas. Como Jefe del Estado, sí estaba, entre sus funciones, conferir los empleos militares, declarar la guerra, firmar la paz, etc. El presidente de la República es, esencialmente, una autoridad civil, aunque ser militar no sería impedimento para serlo, como por ejemplo, el general De Gaulle en Francia, o el general Eisenhower en los EE.UU.

LA PRINCESA
¿Y la infanta Leonor? ¿Adquirirá un empleo militar cuando sea Princesa de Asturias, de Gerona y de Viana? ¿Y cuando sea reina? Con toda seguridad, la princesa ingresará con la edad adecuada, en las tres academias militares, donde adquirirá la formación necesaria para asumir el papel constitucional sobre las Fuerzas Armadas descrito en el artículo 62.h, antes citado.

Cuando en su día sea proclamada reina, será la Capitán General del Ejército de Tierra, la de la Armada y la del Ejército del Aire. En esto será como su antepasada Isabel II que, por ser Reina por sí misma y no como consorte, era la cabeza de los ejércitos. De hecho, en el Museo el Ejército del Alcázar de Toledo se conservan las prendas militares de su uniforme femenino.

Puedes seguirme a traves de mis paginas Twitter y Facebook        

Si un militar desobedece a un superior... en lugar de arrestarle le podrán quitar parte del sueldo.



La Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados ha dado su visto bueno al informe sobre el Proyecto de Ley Orgánica de Régimen Disciplinario de las Fuerzas Armadas. El acuerdo sobre el Proyecto de la Ley Orgánica de Régimen Disciplinario fue alcanzado entre PP y PSOE, y ahora se ha sumado CiU. Uno de los grandes cambios en esta Ley de Régimen Disciplinario frente a la de 1998 es la introducción de la sanción económica de 1 a 15 días, mientras que la polémica entre las asociaciones se centra, entre otras cosas en el mantenimiento de los arrestos, aunque reduzca a la mitad el tiempo máximo durante el cual el militar puede permanecer arrestado: pasa a ser de 14 días por faltas leves, en vez de los anteriores 30 días, y de un mes en vez de dos por faltas graves. Por otro lado, el nuevo texto reconoce la figura del `habeas corpus´, con lo que el arrestado podría reclamar la tutela del Juez Togado Militar Territorial.

Además, como disposición final a esta nueva Ley de Régimen Disciplinario, PP y PSOE han pactado una reforma de la Ley reguladora del derecho de reunión, por la que cualquier manifestación que organice un miembro de las Fuerzas Armadas o de la Guardia Civil podrá ser disuelta o suspendida si visten el uniforme. Además, en este último Cuerpo, hacer propaganda en contra de partidos políticos, sindicatos o sus candidatos será considerado falta grave, mientras que será falta muy grave participar en manifestaciones de carácter político, sindical o reivindicativo llevando el uniforme o portando armas. La Comisión de Defensa aprobó el dictamen de la ponencia de la Ley de Régimen Disciplinario el pasado 4 de junio. El siguiente trámite será su debate en el Pleno del Congreso. (J.R.G.)

Fuente: http://www.onemagazine.es/

Puedes seguirme a traves de mis paginas Twitter y Facebook