Páginas vistas en total

miércoles, 30 de julio de 2014

Un C-130 del Ejército del Aire evacúa de Libia a los ciudadanos españoles.

Imagen

En el día de hoy aterrizará en España con su pasaje a bordo el avión C-130 Hércules (T-10) que el Mando de Operaciones del EMAD (Estado Mayor de la Defensa) ha enviado a Libia para cumplimentar la operación militar de evacuación de ciudadanos españoles ordenada por el Ministerio de Defensa a solicitud del de Asuntos Exteriores. El avión C-130 del Ala 31 del Ejército del Aire despegó esta mañana a 06.36 horas desde la base aérea de Zaragoza con destino al aeropuerto de Trípoli. Además de la tripulación, viajaban en él un equipo de seguridad del Escuadrón de Apoyo al Despliegue Aéreo (EADA) y un equipo sanitario de la Unidad Médica Aérea de Apoyo al Despliegue (UMAER), del Ejército del Aire (EA). 

A las 09.58 (hora de la península) el T-10, que es como se designa el C-130 Hércules en el EA, aterrizó en el aeropuerto militar de Trípoli, donde embarcó a un total de 37 españoles y 23 ciudadanos de otras nacionalidades que habían solicitado su evacuación del país en línea con las recomendaciones del Ministerio español de Asuntos Exteriores debido al "grave deterioro" de la situación de seguridad en Libia, especialmente en la capital, Trípoli, y sus alrededores. Una vez embarcado el pasaje, el T-10 despegó a las 11.05 horas con destino a la base aérea de Torrejón (Madrid). La operación militar de coordinación y conducción de todas las actividades necesarias para acometer, realizar y culminar con éxito la evacuación de nuestros compatriotas y ciudadanos ha sido planeada y dirigida en su totalidad desde el Mando de Operaciones del EMAD en un tiempo extraordinariamente breve desde que el Ministerio de Defensa dio la orden de proceder a la evacuación en la tarde de ayer 28 de julio. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                

Los blindados RG-31 contarán con un nuevo sistema antivuelco.

 
Defensa ya ha autorizado una partida presupuestaria para la adquisición de estos sistemas antivuelco para los cien RG-31 con los que cuenta. En total, el ministerio gastará 150.000 euros en modernizar estos blindados para hacerlos más seguros en la conducción. Un experto en material militar ha explicado a ECD cómo funcionan estos dispositivos antivuelco. Se trata de un sistema similar al ESP de los automóviles, que frena el vehículo pesado cuando detecta situaciones de riesgo. El mecanismo cuenta con diversos sensores. Los más importantes son los que miden la velocidad a la que está avanzando, así como la inclinación a la que está sometido. Cuando el sistema determina que el riesgo de accidente es alto, activa un freno automático para evitarlo.

Los RG-31 son unos blindados que destacan por su resistencia a las minas explosivas, lo que los hace especialmente adecuados para zonas de conflicto. Su suspensión es muy elevada, para amortiguar las ondas explosivas; también contribuye el diseño del chasis, en forma de uve, que reduce la fuerza de la detonación. Sin embargo, esas características que tan bien le protegen frente a las explosiones lo hacen vulnerable a accidentes. Sus 17 toneladas de peso, unidas a la altura de 2,60 metros, lo hacen inestable. Especialmente cuando toma curvas a gran velocidad (alcanza los 100 km/h) Fuentes militares indican que una importante dotación de los cien RG-31 españoles, que han prestado servicio en Afganistán en los últimos años, se encuentran ahora en Asturias, donde son sometidos a una exhaustiva revisión y puesta a punto tras el exigente periodo en el país asiático. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook