Páginas vistas en total

domingo, 18 de enero de 2015

El día en el que se desató el pánico nuclear en Almería.

Dos bombarderos B52

En una rutinaria operación de repostaje en vuelo -delicada como todas, pero no peligrosa-, algo salió mal por la concatenación de varios sucesos menores. Sobre los cielos de Almería, a unos 10.000 metros de altitud, colisionaron un avión cisterna KC-135 Stratotanker y un bombardero estratégico B-52 G con el resultado de su destrucción, caída de la carga atómica que transportaba el segundo y la muerte de siete de los once integrantes de las tripulaciones. 

El cisterna había despegado de la base aérea de Morón (Sevilla) para que el bombardero, que regresaba desde Turquía camino de EEUU, repostara sus depósitos. Las bombas de hidrógeno eran del tipo Mk 28 cuya potencia era de 1,5 megatones y su peso de 800 kg. Tres cayeron sobre tierra (quedando dos destruidas por el choque porque no actuó su paracaídas) y la otra cayó en el mar. Las primeras fueron localizadas relativamente pronto, pero la última, a pesar de la operación que se organizó, tardó en ser localizada 80 días y lo fue por el pescador Francisco Simó Orts. Automáticamente recibió el apelativo de Paco el de la Bomba. Las bombas recuperadas se muestran al público en el 'National Museum of Nuclear Science and History', de Albuquerque, Nuevo México. (Jesús.R.G.)

Fuente: http://www.onemagazine.es/

Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook