Páginas vistas en total

martes, 27 de enero de 2015

El francotirador de Clint Eastwood no existe en España. “Nuestros especialistas no están orgullosos de sus muertes”.


Fotograma de la película 'American Sniper'
 
‘American Sniper’, un éxito de crítica y taquilla en Estados Unidos, llegará a los cines españoles este mes de febrero. El nuevo film dirigido por Clint Eastwood no está exento de polémica, ya que se ha abierto un debate ético sobre el papel de los francotiradores en una guerra. La película cuenta la historia de Christopher Scott Kyle, un tirador selecto de las unidades de operaciones especiales SEAL, que durante la invasión de Irak de 2003 y en años posteriores eliminó a 160 enemigos con su mira telescópica. Entre la población local se le llegó a conocer como ‘El demonio de Ramadi’. 

No hay equivalente en España 
Para militares españoles consultados por El Confidencial Digital, algunos de ellos con experiencia como tiradores selectos, la historia “es una ‘americanada’ que no tiene ningún equivalente en España” aseguran. En las Fuerzas Armadas españolas, indican, “no hay tradición ni posibilidad de contar las bajas, precisamente porque no está permitido confirmarlas”. 

Hacen referencia al sistema estadounidense, que contempla que tras una muerte de francotirador, un equipo de reconocimiento debe acercarse hasta el cadáver y confirmar que ha sido abatido por una bala del fusil de precisión. Si no hay confirmación, no hay muerte, “y por tanto, tampoco hay complemento económico” aseguran. Es decir, se contempla el pago por enemigos abatidos. Los tiradores selectos estadounidenses “pueden incluso recibir condecoraciones por su trabajo. 

Algo que no se verá en España”. 
Afganistán o la ‘batalla de Nayaf’ En la última década, los tiradores selectos de las unidades españolas han tenido que enfrentarse a varios episodios similares a los que se desarrollan en la película de Eastwood. Las fuentes militares consultadas por ECD hablan, por ejemplo, de la ‘batalla de Nayaf’, en Irak, donde los españoles resistieron al ataque del denominado Ejército de al-Mahdi a la base Al Andalus. Allí se registraron al menos 35 bajas enemigas, algunas de ellas atribuidas extraoficialmente a un tirador selecto español. U otros episodios en Afganistán, como el ataque contra un puesto avanzado en Ludina en el que murió el sargento primero Joaquín Moya Espejo. 

En la respuesta a los atacantes “también fue determinante un francotirador español”. Sin embargo, no existen cifras concretas. “Aquí somos más discretos y mucho menos peliculeros” asegura un militar. “Cualquier tipo de hazaña se queda reservada a un comentario de cantina. Nada más. Los especialistas españoles no están orgullosos de sus muertes”. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                          

Navantia constituye una filial en Brasil para participar en la renovación de su flota.


El Gobierno español ha autorizado a los astilleros españoles Navantia S.A., propiedad de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), a constituir en Brasil  una sociedad filial de responsabilidad limitada denominada Navantia Brasil Projetos Navais LTDA, con un capital social de 600.000 reales brasileños –unos 207.00 euros-, suscrito en un 90 por 100 por Navantia S.A. y en un 10 por 100 por Navantia Australia Pyy.Ltd.

Según el Consejo de Ministros, Navantia inicia el proceso de constitución de una filial en Brasil para adaptarse a la legislación de defensa brasileña, con lo que abre puertas a6 su participación en los grandes contratos de renovación de flota previstos para la Marina de ese país en los próximos años. Tal y como exige la Ley de contratos estratégicos de defensa de Brasil, Navantia Brasil será una compañía brasileña que articulará la participación de Navantia en la industria de ese país, de modo que los productos ofertados al Ministerio de Defensa de Brasil tengan un alto porcentaje de fabricación local.
Desde hace dos años
Navantia lleva preparando su presencia en Brasil desde hace dos años, durante los cuales ha ido cerrando una completa red de alianzas industriales y ofertando en todos los concursos de defensa licitados en el país. Con la creación de Navantia Brasil se consolida una apuesta de cooperación industrial en defensa que es coherente con el alto interés de España en dicho país, con lo que contribuye a estrechar los fuertes lazos que ya existen entre los dos países.
A finales de 2013, la Armada brasileña selección a Navantia para el suministro de los sistemas de control de los motores propulsores de una corbeta de tipo Inhauma, especializada en guerra antisubmarina y anti-guerra de superficie. Asimismo, se adjudicó otro contrato para el suministro de dos motores para fragatas de tipo Niteroi. En abril del año pasado, Navantia firmó con Synergy Group un acuerdo de para iniciar el proceso de creación de una Empresa Estratégica de Defensa (EED) en Brasil, con el objetivo de combinar la tecnología punta de Navantia en construcción naval militar, con la capacidad de fabricación de Synergy Group. La nueva empresa, producto de esta colaboración,  Construções Navais de Defesa do Brasil, promocionará los productos de Navantia en Brasil con el fin de convertirse en proveedor de referencia de la Marinha do Brasil.

Brasil, país prioritario
Cabe destacar que, con 66.000 millones de euros anuales, Brasil es el primer destino de la inversión española en el exterior. Esta cifra hace de España el segundo país extranjero en volumen de inversión en Brasil, sólo por detrás de Estados. En el año 2014 se superó el número de siete mil empresas españolas que cuentan con filiales en el país, las cuales generan en conjunto más de 200.000 puestos de trabajo locales.

Navantia Brasil se suma a Navantia Australia como un paso más en la política de internacionalización de la compañía, que busca incrementar su volumen de negocio y trabajo en España a través de su participación en proyectos desarrollados en terceros países. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook