Páginas vistas en total

jueves, 16 de abril de 2015

Navantia y sus navíos a la medida de los potenciales clientes latinoamericanos.


Lo primero que resalta en el stand de Navantia en LAAD son las maquetas de la fragata F-105 y el patrullero Avante 2200, apuntando la proa muy oportunamente al contiguo gran stand que tiene la Marinha do Brasil. Obviamente la presencia de Navantia en LAAD está muy fundamentada en intentar hacerse con alguno, o varios, de los múltiples programas de reequipamiento que requiere la marina del país anfitrión, aunque no descuida otras líneas de negocios en países como Colombia, Perú y Uruguay. Así, antes de entrar en las grandes expectativas que levanta la nación carioca, que determinó hace dos años la creación de una empresa filial denominada Navantia Brasil, repasemos un poco a los otros potenciales clientes. Tanto para cubrir las próximas necesidades de un navío de combate polivalente, que tendrían Colombia y Perú, como otros potenciales clientes asiáticos, la empresa pública española cuenta con un nuevo diseño, el de la fragata F-538. Hablamos de un navío de 113 metros de eslora (largo) y que entra de lleno en el segmento de 3.500 a 4.000 toneladas de desplazamiento, tan requerido actualmente por naciones de dimensiones medias que necesitan un eficaz sistema de defensa de zona. 

Por su parte, Uruguay, con unas claras limitaciones financieras, busca un navío de los denominados OPV (Offshore Patrol Vessels), con los que patrullar su extensa ZEE, y cuya solución podría ser alguno de la clase Avante, adaptado a los requerimientos y presupuestos del Gobierno de Montevideo. El cliente que más expectativas despierta es la citada Marinha do Brasil, que está en plena renovación de su flota naval, prácticamente en todas sus categorías, desde cazaminas a un portaaviones. Así, la empresa pública española, muy posicionada desde hace años en Brasil, será una de las candidatas para cubrir el ambicioso programa naval denominado PROSUPER, que aspira a construcción cinco fragatas, cinco patrullero de tipo OPV y un buque logístico, a los que Navantia pujará con sus diferentes categorías de fragatas, los Avante, y un navío basado en el probado y eficaz Cantabria, respectivamente. Para el programa PRONAE, que se centra en la obtención de dos navíos anfibios, Navantia podrá presentar una solución basada en la clase Galicia. 

Finalmente también tendría una solución para el concurso de Cazaminas, que prevé dotarse de seis buques de este tipo, al que la naval españolas presentaría una versión mejorada de sus MCM (Mine Counter Measures) de la clase Segura. Por si fuera poco, Brasil pretende dotarse también de un nuevo portaaviones, cuatro patrulleros clase 500, y cuatro corbetas de diseño y construcción nacional, de las denominadas Clase Tamandaré, para las que la empresa lanzadora, la estatal Emgenpron, buscará un socio tecnológico. Obviamente Navantia tampoco descuida la posibilidad de la contratación de ciclos de vida y la modernización de unidades más veteranas, para lo que se ha posicionado firmando un acuerdo con la empresa brasileña Synergy, para crear una empresa mixta, que explotara tres astilleros locales. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                              


El esperpéntico robo de medio millón de euros en baterías de submarinos militares.

Cinco detenidos por robar 70 baterías de submarino

Setenta baterías de 600 kilos cada una de ellas, fabricadas en plomo y cobre, valoradas en 469.000 euros y destinadas a equipar submarinos militares fabricados por la empresa pública española Navantia, han sido robadas en Zaragoza y parcialmente recuperadas por la Guardia Civil. Parcialmente, porque cuando han dado con el destino final de estos equipos todos ellos —salvo nueve de las 70 baterías— ya estaban en industrias especializadas en desmontar y reciclar este tipo de artilugios para recuperar el metal. El robo fue denunciado en los últimos meses por el propietario de la nave en la que las 70 baterías de submarino se encontraban almacenadas desde hacía tiempo. Fabricadas en Zaragoza por contrato con Navantia, esta empresa pública las dejó en esa nave de El Burgo de Ebro (Zaragoza) a la espera de poder aprovecharlas. 

Están relacionadas con la fabricación del nuevo modelo de submarino S-80 que Navantia lleva tiempo tratando de sacar adelante y cuyo diseño ha tenido que reajustar, tras detectar problemas de viabilidad en los prototipos. El robo se produjo, como mínimo, hace más de mes y medio. La Guardia Civil ha podido constatar finalmente que los ladrones vendieron una primera remesa de esas baterías entre los días 7 y 9 del pasado mes de marzo. Se deshicieron de una pequeña parte de esas baterías de submarino por 2.000 euros, pese a que el valor de mercado de cada una de ellas es de 6.700 euros. La empresa zaragozana que se las compró, dedicada al reciclaje de metales, las revendió rápidamente por 4.500 euros a otra compañía de Bilbao, una de las tres únicas industrias que tienen capacidad en España para reciclar baterías de tal envergadura. El resto de las baterías de submarino que habían sido robadas fueron compradas por otra empresa de reciclaje de metales de Zaragoza situada en el polígono industrial Cogullada. 

Ésta compró a los ladrones 47 baterías por 12.000 euros y las revendió aceleradamente a otras empresas especializadas, una situada en Soria y otra en Pina de Ebro (Zaragoza). Por estos hechos han acabado detenidos los dos presuntos autores del robo, dos españoles, vecinos de Zaragoza, de 28 y 49 años. Por un delito de recpetación también han sido arrestados quienes les compraron ese material para revenderlo. Se trata de tres vecinos de Zaragoza, dos españoles y otro de nacionalidad china, de edades comprendidas entre los 52 y los 64 años. El caso fue resuelto por la Guardia Civil porque el camión en el que los presuntos ladrones trasladaban varias de esas baterías se les quedó atascado en un camino próximo al polígono industrial zaragozano «Marqués de Arlanza». Al acudir agentes de la Benemérita sospecharon que la carga —nueve grandes baterías— era de procedencia ilícita. Detuvieron a los dos hombres que estaban junto al camión —a los que se acusa de haber cometido el robo de las baterías— y empezaron con las investigaciones para dar con el destino final de esos equipos. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                              

Surrealistas escenas durante la instrucción de los militares españoles a las tropas iraquíes.

Estados Unidos ya instruye a militares iraquíes desde hace meses.
Estados Unidos ya instruye a militares iraquíes desde hace meses. España destinó a Irak a 300 militares del Ejército de Tierra, buena parte de ellos para colaborar con las tareas de formación del ejército iraquí, una misión que coordina Estados Unidos. El avance del Estado Islámico y la precaria situación de las fuerzas militares iraquíes han obligado a la coalición a ‘reconstruir’ buena parte de las Fuerzas Armadas creadas tras la caída del régimen de Saddam Hussein. La misión no está exenta de riesgos. 

Tal y como contó ECD, incluso se teme la posible infiltración de terroristas entre los nuevos reclutas iraquíes, con el objetivo de golpear a las fuerzas de la coalición desde dentro. Se les ha advertido que deben extremar la precaución. Sin embargo, en el día a día, los militares españoles se enfrentan a una realidad poco alentadora: los soldados iraquíes tienen escasa formación previa y no encajan, a priori, en lo que se puede entender comúnmente como un ejército profesional. El Confidencial Digital lo ha podido comprobar en una serie de vídeos elaborados por la oficina de información de la ‘Operation Inherent Resolve’, el nombre que el Pentágono le ha dado a la misión, sobre las tareas de formación en el campo militar de Besmayah, al sur de Bagdag. 

“¡Ta, ta, ta!”, “¡pum, pum!” 
En las imágenes se puede ver cómo es el día a día de los militares españoles que entrenan a soldados iraquíes en ejercicios de tácticas de movimiento, disparo de armas largas, asaltos a edificaciones, uso de fuego de mortero o creación de trincheras y puestos de cobertura. Una de las dificultades que se encuentran es la del idioma. Pese a contar con interpretes, estos no siempre cubren todas las necesidades y en ocasiones deben recurrir a comunicarse con los reclutas en inglés, o incluso con señas mientras se les explica en castellano los ejercicios. 

Las escenas que muestra el vídeo se mueven entre lo simpático y lo surrealista. Muestran a los soldados locales desplazandose con cierta torpeza por el campo de batalla, o emitiendo onomatopeyas de disparos con un “¡Ta, ta, ta!” o “¡pum, pum!” durante las prácticas de tiro simuladas. Sin embargo, se puede comprobar que los militares españoles han sido bien acogidos por sus anfitriones, que en ocasiones vitorean a sus instructores al término de los ejercicios. E incluso cantan canciones dedicadas al Real Madrid durante sus carreras de entrenamiento físico. Vea a continuación el vídeo: (Jesús.R.G.)




Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook