Páginas vistas en total

lunes, 20 de abril de 2015

El Gobierno renueva por un año la autorización al despliegue en la Base de Morón de la fuerza militar de EEUU.


El Consejo de Ministros ha aprobado un acuerdo por el que se renueva por un año la autorización concedida el 7 de marzo de 2014, con efectos a partir del 19 de abril de 2014, para el despliegue temporal en la Base Aérea de Morón de la Frontera de una fuerza militar de Estados Unidos en el marco de operaciones de respuesta a situaciones de crisis en África para proteger ciudadanos, instalaciones y personal designado de ese país. La autorización se produjo de conformidad con el Convenio de Cooperación para la Defensa entre España y EEUU del 1 de diciembre de 1988, que sirve de marco para la cooperación en materia de defensa entre ambos países, que a nivel multilateral se ve reforzada por ser ambos Estados integrantes del Tratado del Atlántico Norte. En el marco de este Convenio, Estados Unidos solicitó en 2012 el despliegue temporal, por el plazo de un año, de quinientos Infantes de Marina y ocho aeronaves estadounidenses en la Base Aérea de Morón de la Frontera, cuya misión principal era la ejecución de operaciones de respuesta ante crisis, contingencias de ámbito limitado y operaciones logísticas para proteger sus instalaciones, personal y ciudadanos en regiones del norte y oeste de África. El Gobierno autorizó dicho despliegue temporal el 19 de abril de 2013. 

De nuevo a solicitud de Estados Unidos, el 7 de marzo de 2014 se renovó la autorización del despliegue temporal en Morón por el plazo de un año con un incremento de efectivos a 850 Infantes de Marina, número que podría alcanzar los 1.100 durante las rotaciones de fuerzas por el solapamiento temporal de efectivos, y 17 aeronaves. Se añadió a los cometidos de la fuerza el de adiestramiento y ejercicios bilaterales y multilaterales en Europa y África. Atendiendo a la situación de inestabilidad internacional, en 2014 Estados Unidos solicitó que el despliegue temporal en la Base Aérea de Morón de la Frontera de una Fuerza de Infantes de Marina de los Estados Unidos continúe por un plazo indefinido, que se incrementen los niveles máximos de fuerza y aeronaves autorizados y que se amplíen las misiones y cometidos a desempeñar por esa Fuerza para asegurar no sólo la protección de los ciudadanos e instalaciones estadounidenses, sino también los de España y los de los demás miembros de la OTAN en África, Europa y Oriente Medio, así como apoyar el adiestramiento conjunto con las fuerzas armadas españolas. 

A fin de acomodar dicho despliegue por tiempo indefinido, es preciso proceder a una enmienda del Convenio de Cooperación para la Defensa. En este sentido, el Consejo de Ministros autorizó el 23 de enero a los Ministerios de Asuntos Exteriores y Cooperación, y de Defensa, a negociar conjuntamente con los Departamentos de Estado y Defensa de Estados Unidos el correspondiente Protocolo de Enmienda. El despliegue actual de la Fuerza militar de Estados Unidos en la Base Aérea de Morón se basa en una autorización que expira el próximo 19 de abril y no resulta posible concluir antes de esa fecha las negociaciones en curso para acordar la anteriormente citada enmienda del Convenio de Cooperación para la Defensa y los eventuales trámites que incluyen la autorización parlamentaria para su ratificación. Por ello el Consejo de Ministros ha aprobado la autorización de una nueva prórroga de un año. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                              

Iveco concentrará en España la fabricación de camiones pesados pero perderá la de vehículos especiales.


El grupo CNH Industrial al que pertenecen el constructor de vehículos industriales Iveco y el de vehículos militares Iveco Defence ha anunciado una reestructuración de actividades que afecta a las plantas en España. Iveco dispone en España de dos plantas de fabricación de vehículos industriales en Madrid y Valladolid. CNH ha comunicado que Iveco concentrará en las instalaciones de Madrid y Valladolid la fabricación de camiones pesados civiles lo que implica traer producción desde Italia, siendo responsables de gamas como la Stralis o Trakker, esta última con versiones para uso militar. 

Por el contrario en Madrid dejarán de fabricarse los vehículos especiales, que pasarán a construirse en la planta de Piacenza en Italia. Entre estos vehículos especiales se encuentran los militares, que ahora se construirán en la planta que Iveco Astra tiene también en Piacenza responsable de vehículos especiales como los empleados en minería o protección civil. Además Valladolid fabricaba también el furgón industrial Daily en su versión de chasis cabina que ahora pasará a fabricarse en la ciudad de Suzzara, Italia. De esta manera Madrid se dedicará en exclusiva a los Stralis y Trakker ya que las predicciones de la empresa estiman que la demanda de estos aumentará y Valladolid será un centro de excelencia para la construcción de cabinas de vehículos industriales pesados. 

Para que las dos plantas españoles aumenten el ritmo de producción de los camiones se requerirá una inversión que no ha sido especificada. Según recoge el diario Expansión, la medida ha sido recibida con descontento por los sindicatos de ambas plantas que esperaban no tener que renunciar a la fabricación de ningún tipo de vehículo sino que la construcción de los vehículos especiales pasara a Valladolid, necesitada de carga de trabajo hasta el punto de estar afectada por un Expediente de Regulación de Empleo (ERE). Estas decisiones responden al Programa de Eficiencia 2014 de la compañía que pretende aumentar la especialización de cada planta y aumentar la producción. Iveco es un suministrador habitual de las Fuerzas Armadas españolas, concretamente del Ejército de Tierra que dispone de un gran número de camiones de diversas categorías, estando previsto que siguieran incorporándose nuevas versiones. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                              

«La base española en Irak es muy funcional»

No por la dificultad que conlleva la construcción de un proyecto de esta envergadura tan lejos de España, la base española 'Gran Capitán' deja de ser una realidad. Fruto del trabajo continuado, desde hace poco más de dos meses, de los setenta efectivos de Ingenieros de la Unidad de Apoyo al Despliegue en Irak. Entre las muchas dificultades que ha habido que ir salvando, durante este tiempo, se encuentra la escasez de materiales disponibles en zona y lo problemático que resulta conseguir lo necesario, con los parámetros de calidad exigibles, en cada momento, según destaca el teniente coronel César de Cea, responsable de la referida Unidad de Apoyo. 

La ubicación de la base 'Gran Capitán' se considera en una 'zona segura' donde para acceder a ella hay que superar un gran número de controles, 'Check point', y vigilancia de zona, cuyo propósito es disuadir, detectar y dificultar, en lo posible, la infiltración y el avance de cualquier elemento hostil hasta el área de habitabilidad. Planificada sobre una superficie de unos 45.000 metros cuadrados, la Base 'Gran Capitán' ha sido diseñada para albergar a unas 450 personas, «con una infraestructura final que ha de cumplir todos los requisitos de seguridad, vida y trabajo, para el cumplimiento de la misión», según la información facilitada desde zona de operaciones. 

Seguridad 
Situada en las proximidades de la localidad iraquí de Besmayah (60 kilómetros al sur de Bagdad) y en el interior de una importante zona de adiestramiento militar, diseñada en su momento por militares estadounidenses, la base española es contigua a una base militar iraquí, en las cercanías del área de vida y adiestramiento del personal a instruir, y a no mucha distancia de la base americana 'Fob Hammer'. No obstante a la situación de normalidad, teniendo en cuenta el escenario en el que viven y trabajan los soldados españoles (alrededor de 300 de los que 200 son legionarios de la Brigada de la Legión 'Rey Alfonso XIII') la construcción de seguridad y protección del personal han ocupado el 85% de trabajo del tiempo de los equipos de Ingenieros y de los recursos invertidos hasta el momento. 

Entre esas medidas destaca la demarcación de todo el perímetro de las instalaciones españolas con los famosos 'T walls' (bloques de hormigón de casi 4 metros de altura) que también delimitan las diferentes zonas dando protección a cada edificio, construcción o habitáculo de campaña. A esto hay que añadir la instalación de torres de vigilancia, igualmente de hormigón, distribuido por todo el contorno. Además, repartidos por toda la Base, los refugios para personal, fabricados con hormigón armado y planificados para aguantar un eventual ataque con granadas o mortero, completan las instalaciones destinadas a seguridad. «Después de dos meses de duro trabajo, las instalaciones están ahora mismo a casi un 40% y calculamos que nuestra tarea podría estar concluida dentro de otros tres meses», en palabras del teniente coronel De Cea, responsable de los trabajos de construcción y acondicionamiento. 

Otras zonas 
Aparte de las áreas de seguridad el proyecto urbanístico recoge otras zonas claramente diferenciadas como son la de mando y control, vida y servicio, logística (incluye zonas de abastecimiento y mantenimiento), alimentación, área de recreo (gimnasio, locutorio de internet, tienda, biblioteca y bar/cafetería, entre otras instalaciones). Según De Cea, es necesario garantizar un adecuado suministro de electricidad para la climatización de la Base para la que se instalaron ocho potentes generadores. 

Además para velar por las condiciones de salubridad del agua que se destine a uso sanitario, se dispondrá en breve de una planta potabilizadora propia. Además de los 300 soldados españoles actualmente allí desplegados, dentro de poco tiempo deberán de alojarse unos 50 estadounidenses y otros cuarenta portugueses. Para el teniente coronel De Cea la mayor virtud de la base «es muy funcional construida con coste mínimo y máximo aprovechamiento del espacio». (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook