Páginas vistas en total

viernes, 24 de abril de 2015

La OTAN sitúa España como zona estratégica para sus intervenciones militares.

Secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg y ministro de Asuntos Exteriores de España, José Manuel García Margallo

España y Portugal se han convertido en enclaves fundamentales como plataformas de lanzamiento y coordinación de intervenciones militares en el sur de Europa y el norte de África tras la última cumbre de la Alianza Atlántica, denunciaron hoy los movimientos antibelicistas. Según el capitán de navío de la Armada española en la reserva Manuel Pardo, en el último reparto de centro de mando de la OTAN, a España se le asignó uno de los dos únicos Centros de Operaciones Aéreas Combinadas (COAC) que se mantienen hoy en Europa. 

Además, con la nueva estrategia de la OTAN como actor planetario, "el CAOC de Torrejón, en Madrid, adquiere una nueva dimensión, no ya centrada solo en la defensa aérea del territorio europeo, sino como nodo esencial en la conducción de las operaciones aéreas de cualquier intervención exterior", afirma Pardo. "Y ello, aunque la operación no sea emprendida directamente por la OTAN, sino únicamente por algunos de sus socios, como ocurrió en el caso de Libia", recuerda el militar. Para este capitán, esta situación sitúa a España como cómplice de las "campañas de agresión exterior" que puedan realizarse desde estas instalaciones. El nuevo papel de España en la OTAN, aportando tropas de combate, prestando sus bases para las sedes de mando y comunicaciones o "facilitando a los EEUU sus acciones ofensivas desde las bases instaladas en nuestro territorio", alerta, "eleva el riesgo de represalias" contra España. 

Para ensayar el nuevo papel de España y Portugal dentro de la OTAN, la organización militar está preparando una serie de ejercicios de entrenamiento para el próximo mes de octubre. En estas maniobras participarán 20.000 soldados equipados con armamento de última generación, en lo que supondrá su mayor despliegue de recursos desde la Guerra Fría. La operación se desarrollará, según el diario, en el Estrecho de Gibraltar y España jugará un papel clave. Pere Ortega, director del Centro Delás de Estudios por la Paz, opina que el conflicto de Ucrania está directamente relacionado con estas maniobras y sirve a Estados Unidos y los jefes supremos de la OTAN para reformular la organización. "Es un conflicto que entusiasma a la OTAN, pues le da sentido y permite su supervivencia", explica Ortega a Público, señalando que el aumento de la tensión con Rusia en Europa del Este ha permitido a la OTAN relanzarse. Ante esta nueva situación, la Plataforma Global contra las Guerras ha convocado para este sábado día 25 una marcha hasta la base aérea de Torrejón, en Madrid. 

La base dejó de ser utilizada por la fuerza aérea estadounidense hace años. Sin embargo, "en el último reparto de centros de mando e instalaciones de la OTAN de hace unos tres años, se la ha asignado para alojar uno de los dos únicos Centros de Operaciones Aéreas Combinadas (CAOC, en sus siglas en inglés) que se mantienen hoy en Europa", alertan en un comunicado hecho público hoy. Ello convertirá a Torrejón en un agente activo de las intervenciones militares que emprenda la OTAN o algunos de sus socios, "implicando al Estado Español como cómplices de la agresión y sin contar para nada con la aprobación de su pueblo". Pero además, convierte a Torrejón, "que está construyendo un búnker inexpugnable para alojar los equipos y el personal del CAOC, en uno de los principales blancos de una eventual escalada que degenerase en confrontación nuclear". (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                              

«Casi muero por darlo todo por un país que luego te da una patada en las narices».

«Casi muero por darlo todo por un país que luego te da una patada en las narices»

«Ese día había amenaza de coche bomba y teníamos que escoltar a un convoy que iba al aeropuerto de Herat. A mí no me tocaba, pero quise ir porque no me hubiese gustado que le pasase nada a ningún compañero. Así que le dije a mi soldado: “Voy yo, te quedas y punto”». Así comienza el relato del que hace cuatro años era cabo en el Ejército de Tierra, Iván Ramos, a quien nunca se le olvidará la fecha del 13 de abril de 2011, el día a partir del cuál comenzaba su verdadera guerra. Y no la de Afganistán en la que estuvo desplegado, sino otra batalla muy distinta que ha tenido que librar –y sigue– en despachos, consultas, tribunales médicos... Porque el cabo Ramos sufrió ese día un accidente que le ha marcado de por vida, hasta el punto de que perdió su condición de militar: «Me ha cambiado la vida totalmente. Me han hundido. Casi mueres por darlo todo por un país que luego te da una patada en las narices y me han cortado mi trayectoria militar»

Ese día era uno más para Iván en el avispero afgano. Pertenecía al Mando de Operaciones Especiales (MOE), concretamente al Grupo Caballero Legionario Maderal de Oleaga (GOE XIX), y en el país asiático se integraba en uno de los Equipos Operativos de Mentores y Enlace (OMLT). Por la mañana les habían alertado de que era posible que se produjese un ataque, por lo que el convoy debería ir bien protegido y los militares que lo escoltaban, con mil ojos. Él iba en el último vehículo de tres, un «Lince», en la torre del tirador, cubriendo la retaguardia. Apenas llevaban dos kilómetros recorridos cuando un camión afgano «se tiró hacia nosotros y el conductor trató de esquivarlo, como cualquiera de nosotros hubiera hecho. Dimos dos vueltas de campana y el resultado fue que yo quedé hecho un cromo». 

"Me salvaron la vida y tampoco se les ha reconocido" 
El paramédico que les acompañaba le practicó los primeros auxilios junto a «mis compañeros, que me salvaron la vida y tampoco se les ha reconocido». Al poco llegaron dos helicópteros Blackhawk americanos que le trasladaron al hospital «Role 2» español de la base de Herat. «Allí me hicieron de todo. Me abrieron en canal porque tenía hemorragia interna debido a que tenía partido el bazo y el riñón izquierdo y me los extirparon, neumotorax, derrame pleural 17 huesos rotos, traumatismo craneoencefálico... me operaron del brazo y la pierna de urgencia, tenía todos los huesos del pie desplazados...», recuerda. Y a los 4 días, a España en un avión medicalizado, «aunque yo no quería –continúa– porque no pensaba que estuviese tan grave y quería terminar mi misión». Pero su batalla no había hecho más que comenzar. 

Dos meses estuvo ingresado en el Hospital Militar Gómez Ulla donde, asegura, «no se me trató muy bien». Comenzaba a quejarse de problemas que no habían sido tratados: el hombro, la espalda, un derrame en la pierna, tibia y peroné rotos, le descubren una pancreatitis...» , dice. Aun así, con un cuadro médico plagado de dolencias, fue dado de alta tras esos dos meses. Pero ni él ni su propia madre creen que en tan poco tiempo pueda estar recuperado. «Con ese accidente mi hijo no puede estar curado en dos meses, porque estuvo a nada de perder la vida», sentencia su madre, Marisa, que lleva años luchando por su hijo. Dos bolsas repletas de documentos, informes médicos independientes y reclamaciones dan fe de ello. La documentación oficial del Gómez Ulla apenas engorda una carpeta... 

Por este motivo deciden ir a una clínica privada para recibir una segunda opinión y allí descubren que la rotura del brazo no ha soldado bien, tiene un hueso más largo de lo normal y hay que reducirlo, líquido en el páncreas... Así que en diciembre de 2011 –recuperado según el Gómez Ulla– vuelve a ser operado del brazo, donde le colocan una placa con siete tornillos, además de quitarle un trozo de hueso. 

Disparidad en el grado de incapacidad 
Y llega 2012, el momento de enfrentarse a los tribunales médicos. «Yo sabía por otros compañeros, a los que no les habían reconocido lo que les correspondía, que lo que necesitaba era la valoración de otro organismo público, además de la del tribunal militar, para guardarme un as en la manga». Lo hizo y la Comunidad de Madrid le reconoció una discapacidad del 65%, un porcentaje muy superior al del Gómez Ulla, que se quedó en el 24%, esto es, sólo un punto por debajo del mínimo para obtener una pensión. Pero hay más, porque según el citado informe, su incapacidad no es para toda profesión u oficio, es decir, que podría trabajar. «Pero yo no puedo estar mucho tiempo de pie o sentado, ni andando, tengo mermada la memoria, he perdido audición, tengo poca estabilidad...», enumera Iván, quien, además, confirma que durante la evaluación del Ejército no tuvieron en cuenta, «ni sabían porque parecía que no se miraron la historia», que no tenía bazo, la lesión en la espalda o la pérdida de audición, entre otras cosas. 

Así que pone su caso en manos de un abogado y presenta alegaciones, porque no han tenido en cuenta muchas cosas y vuelve a pasar, dos años después, por la junta médico pericial superior del Gómez Ulla donde, «qué casualidad, me dan un 42% de discapacidad». Este porcentaje ya conlleva una pensión, aunque él la considera insuficiente porque no se le valora el hecho de que sea una discapacidad grave. Ese 42% seguía aún muy lejos del que ese mismo año le reconoce la Comunidad de Madrid tras una nueva valoración: el 75% revisable, pues no está incluida ni la pérdida de audición ni la última operación de espalda (en la que le colocaron una prótesis y varios clavos) a la que se ha sometido hace poco más de un mes, el pasado 3 de marzo, un día después de que el Boletín Oficial de Defensa (BOD) publicara su baja en las Fuerzas Armadas. 

"Si hace falta llegaremos a Estrasburgo" 
 «A mí ni me informaron. Me enteré por un compañero», lamenta este joven que apenas tenía 28 años aquel trágico día y que había estado desde que tenía 18 años en unidades de combate. Según pasa el tiempo se le van acabando las balas, las oportunidades para reclamar lo que lleva años exigiendo, «que se me reconozca lo que me corresponde». Pedirá una nueva revisión y presentarán un recurso que, tal y como les ha dicho su abogado, desestimarán, por lo que no dudarán en acudir al contencioso. «Y si hace falta llegaremos hasta Estrasburgo». 

Pero, sobre todo, Iván no quiere que este calvario que ha tenido que pasar lo sufran otros militares ni ningún miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad: «No lo hago por dinero porque no lo necesito. Es cuestión de dignidad y respeto. Lo que no quiero es que ninguno de mis compañeros ni nadie pase por lo mismo que yo, porque lo he perdido todo. Estar en el Ejército era mi vida, mi familia y, pese a todo, lo sigo amando». Él sabe que no será fácil, pero como ex boina verde que fue, parece que se ha tomado muy en serio una de las máximas guerrilleras: «Prepárate para lo peor, así no habrá sorpresas». (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                              

'Silver Week 15': El Ejército del Aire vuelve a entrenarse en Canarias.

'Silver Week 15': El Ejército del Aire vuelve a entrenarse en Canarias

El pasado 20 de abril, el Ejército del Aire ha dado inicio a un ejercicio de reconocimiento aéreo táctico y de defensa aérea en Canarias, que durará hasta el próximo 24 de abril. Al frente de estas maniobras, bautizadas como 'Silver Week', estará el Mando Aéreo de Combate –MACOM-, el cual coordinará los medios y las operaciones aéreas a lo largo de estos cuatro días. Los objetivos del ejercicio 'Silver Week' son, por un lado, evaluar las capacidades del Ejército del Aire y, por otro, adiestrar a las unidades de combate y apoyo al combate en misiones de defensa aérea, garantizando la seguridad del territorio del archipiélago y el control de su espacio aéreo. Como es habitual en los ejercicios del Ejército del Aire, se evaluará la estructura de Mando y Control Aéreo, así como su capacidad de reacción, despliegue y repliegue. 

En esta edición del ejercicio, se prestará especial atención a la capacidad de reconocimiento del Ala 12 a la hora de captar imágenes y analizarlas. Por su parte, el Ala 15 y el Ala 46 entrenarán en misiones de defensa aérea. El Ala 31 y el 47 Grupo Mixto de Fuerzas Aéreas –ambas unidades de apoyo al combate-, proporcionarán el reabastecimiento en vuelo y perturbarán las comunicaciones para que el escenario de las maniobras sea lo más realista posible. Para facilitar el despliegue de las unidades participantes, el Mando Aéreo de Canarias y su apoyo logístico han proporcionado unidades de combate (Ala 46), así como las instalaciones de la Base Aérea de Gando y del Aeródromo Militar de Lanzarote. Como de costumbre a la hora de realizar un ejercicio de estas características, se han realizado reuniones de coordinación entre el Ejército del Aire y los distintos órganos civiles de control del espacio aéreo en las islas Canarias. La Escuadrilla de Circulación Aérea Operativa –ECAO- Las Palmas se ha encargado de liderar estas reuniones. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                              

Morenés solicita autorización al Congreso para la participación de las Fuerzas Armadas españolas en la misión EUMAN en la República Centroafricana.


El ministro de Defensa, Pedro Morenés, intervino ayer en la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados para solicitar la autorización para el despliegue y la participación de las Fuerzas Armadas españolas en la misión EUMAM en la República Centroafricana. Morenés señaló que la participación de España en esta misión estará compuesta por militares asesores en la operación de la Unión Europea en la República Centroafricana (EUMAM RCA), hasta un máximo de 5 efectivos, uno de ellos, el coronel Juan José Martín Martín, ejercerá el cargo de Segundo Comandante de la misión. Una unidad de seguridad y protección, con un máximo de 12 efectivos, y un Elemento Nacional de Apoyo, de dimensión adecuada a las circunstancias y necesidades sobre el terreno. La misión de EUMAM RCA es la de apoyar a las autoridades centroafricanas en la preparación de la próxima reforma del sector de la seguridad, ayudando a las Fuerzas Armadas a alcanzar la capacidad y calidad necesarias para lograr el objetivo de modernizarse y ser más eficaces. 

Con esta misión se continúa con los esfuerzos de la Unión Europea para la estabilización de la República Centroafricana y la capacitación de sus Fuerzas Armadas para desarrollar, apoyadas por MINUSCA, las funciones que le sean encomendadas por sus leyes y su gobierno.Pedro Morenés anunció que “la Unión Europea ha designado al general de Brigada francés Dominique LAUGEL, como Jefe de la misión, y ha establecido su composición en unos 60 efectivos”. Hasta el momento han confirmado su participación en la misión, Francia con 29 efectivos, Austria con 4, Suecia con 2 , y Rumania con 1 efectivo. Se espera la contribución, aún sin determinar de Alemania, Holanda, Polonia, Portugal, Serbia y Moldavia. Por último, el ministro señaló que “la duración de la misión será de un año desde que alcance su capacidad operativa plena”.


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook