Páginas vistas en total

martes, 5 de mayo de 2015

La OTAN requirió el servicio de las cinco F-100 en menos de dos años.


Las fragatas F-100, con base en Ferrol, están siendo cada vez más requeridas por parte de la Alianza Atlántica tanto para maniobras como para misiones reales en todo tipo de escenarios. Las cinco unidades que forman la serie han servido a la OTAN en diferentes operativos desde el 15 de junio del 2013 hasta la actualidad. Dicho de otro modo, en menos de dos años. En la mencionada fecha, en junio del 2015, la fragata Blas de Lezo (F-103) asumía por cuatro meses el mando de la flota permanente de la OTAN SNMG-2 para la lucha contra el terrorismo en aguas del Mediterráneo. Luego le siguió, por el mismo período de tiempo, la Álvaro de Bazán (F-101), que desarrolló su labor en el Mediterráneo y en el Índico, en este último caso en la lucha contra la piratería. Cerró la Cristóbal Colón (F-105) esa etapa de mando también en la lucha contra la piratería en el Índico en lo que fue su primera misión real. 

 Después de este punto de inflexión las unidades locales siguieron apoyando a la Alianza Atlántica incorporándose a sus flotas permanentes, aunque no como unidades de mando (F-102), o en diferentes ejercicios. Los más recientes los han protagonizado la Méndez Núñez (F-104) que se integró en aguas de Escocia en la maniobra denominada Joint Warrior. Lo propio está haciendo en la actualidad la Blas de Lezo (F-103) en el ejercicio aliado de guerra antisubmarinia que se realiza en en aguas del mar del Norte y mar de Noruega. Los despligues de las F-100 con la OTAN implican, por otro lado, que hayan sido más de un millar de efectivos con base en Ferrol los que hayan participado en ellos, ya que cada fragata cuenta con una dotación de algo más de doscientas personas a las que, en este tipo de misiones y ejercicios, se les suele unir un helicóptero embarcado con personal específico y también equipos especiales de seguridad de Infantería de Marina. 

En varias ocasiones estos últimos salieron también de Ferrol, en concreto del Tercio Norte. A la labor de las F-100 hay que sumar también el reciente despliegue del buque de apoyo en combate (BAC) Patiño durante el mes de febrero dentro del operativo antiterrorista Active Endeavour. Otra aportación de las unidades de la Armada de Ferrol a la creciente actividad de la OTAN en Europa. ¿Qué destaca la Armada de estas moderna serie de fragatas? «Sus aptitudes para hacerse presente en todo tipo de escenarios, con la seguridad que proporciona su sistema de combate Aegis», que las convierten en una «herramienta valiosísima al servicio de la política exterior del Gobierno de la nación» en este caso respaldando a los aliados, pero también capaces en misiones de paz, ayuda humanitaria o imposición de resoluciones de la ONU. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                              

El hospital mecano que puede desplegar en cualquier rincón del mundo.

Hospital de Campaña del Ejército de Tierra parcialmente desplegado. | Ministerio de Defensa

En un cuartel de Carabanchel Alto (Madrid) el Ejército de Tierra cuenta con un equipamiento poco conocido: un hospital desplegable, con capacidad quirúrgica avanzada, empaquetado en 130 contenedores de 20 pies (más de seis metros de largo y 30 metros cúbicos de capacidad). Este Hospital de Campaña es una instalación modular, un gran mecano cuyas piezas son los propios contenedores más 80 tiendas, que permiten instalar 96 camas de atención hospitalaria, 16 puestos de cuidados intensivos y cuatro quirófanos. 

La unidad responsable de mantener el hospital operativo y preparado para ser proyectado cuando sea necesario, tanto en conflictos armados como en desastres naturales o emergencias humanitarias, es la Agrupación Hospital de Campaña de la Brigada de Sanidad, que ha explicado a Estrella Digital todos los detalles de su funcionamiento. En su configuración completa el hospital ocuparía una superficie equivalente a dos campos de fútbol y se necesitaría un mes para los trabajos de instalación, aunque sus servicios entrarían en servicio desde el comienzo de forma progresiva. A lo anterior se añadiría el tiempo necesario para el transporte, que por su volumen se realizaría probablemente por barco, trabajos todos que justifica su instalación por un periodo no inferior a un año. El hospital requiere un centenar de profesionales médicos, que podrían realizar hasta 20 intervenciones en 20 especialidades de cirugía avanzada. 

En terminología militar se define como ROLE 3, instalación sanitaria con capacidad de intervenciones quirúrgicas y equivalente a un hospital comarcal con equipos y servicios para atender a unidades militares tipo división (20.000 personas) o a población civil que duplica esa cifra. "El término ROLE se aplica a las capacidades médicas de una unidad militar", explica el teniente coronel Carroquino. ROLE 1 implica una atención básica, ROLE 2 suma intervenciones quirúrgicas de urgencia para la posterior evacuación del paciente y ROLE 4 sería la capacidad de un hospital general, como el Gómez Ulla de Madrid. "Lo que permite un hospital ROLE 3 es obtener todas las capacidades de un gran hospital pero sobre el terreno, sin necesidad de que el paciente sea evacuado de la zona de operaciones, dado que puede ser intervenido con cirugía especializada, tratado, medicado y pasar la convalecencia en él". 

Relacionado con compromisos con la OTAN de comienzos de siglo, la decisión de adquirir el hospital de campaña la toma un consejo de ministros de marzo de 2007, con un coste estimado de 27 millones de euros. Durante los siguientes años se ha ido adquiriendo material y equipos de última generación, con una participación clave de la alemana Siemens, hasta alcanzar la capacidad operativa total a finales de 2013. "Esto es para la guerra", resume un responsable de la Brigada de Sanidad del Ejército de Tierra, en el sentido de que se trata de una capacidad hospitalaria avanzada en caso de conflicto donde no exista esa infraestructura. En muchos casos, las Fuerzas Armadas cuentan con una especie de copia de seguridad de capacidades críticas, en este caso algo así como un back up sanitario. A la espera de un improbable enfrentamiento bélico, una capacidad como la de este hospital de campaña puede emplearse al completo o de forma modular con algunos de sus componentes en situaciones de emergencia humanitaria. 

La reciente crisis del ébola y catástrofes humanitarias como el terremoto de Nepal o los miles de refugiados que escapan de conflictos en medio planeta evidencian siempre las deficiencias sanitarias donde se produce el desastre, por carencias de origen o por efectos de la catástrofe. En este sentido, la Unidad Hospital de Campaña ha vivido en 2014 alguna situación de prealerta relacionada con la crisis del ébola para el despliegue de parte de sus capacidades fuera de la península. Asimismo el ministro de Defensa, Pedro Morenés, durante una visita el pasado diciembre a Jordania, ofreció a ese país la posibilidad de este hospital para atender a los cientos de miles de refugiados sirios e iraquíes instalados en su suelo y atendidos principalmente por Naciones Unidas. Otra posibilidad, tampoco confirmada, la planteó el mismo presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en noviembre de 2012 al Gobierno turco, para prestar asistencia sanitaria a refugiados kurdos. 

Encuadrada en la Agrupación Hospital de Campaña se encuentra también una estación sanitaria NBQ para descontaminar y atender heridos afectados por algún tipo de agente nuclear, químico o bacteriológico. Estos especialistas de la Brigada de Sanidad han estado especialmente activos a raíz de la epidemia de ébola, con un conocimiento previo y adquirido que se encargan de trasladar a los profesionales de la sanidad civil durante los últimos meses. Otro ejemplo relacionado con la transformación de la sanidad militar en los últimos años, con dos grandes hospitales ROLE 4 en Madrid y Zaragoza, es la posibilidad desde hace tres años de estudiar la carrera de Medicina dentro de las Fuerzas Armadas, con la firma de un compromiso de permanencia durante una serie de años, que se espera cubra las necesidades de los ejércitos de personal médico. 

Exteriores proyecta un equipo sanitario ante emergencias humanitarias 
Sin aparente relación con lo anterior, España contará antes de fin de año con un equipo sanitario de élite listo para desplegarse en menos de 72 horas en cualquier rincón del mundo donde se produzca una emergencia humanitaria en la que la cooperación española decida intervenir, una iniciativa del Ministerio de Asuntos Exteriores a través de la Agencia Española de Cooperación Internacional, en coordinación con el Ministerio de Sanidad y Protección Civil. Formado por médicos y enfermeros del sistema nacional de salud, a los que se unirán ingenieros expertos en agua y saneamiento, además de logistas, este equipo de 45 personas podrá montar y atender durante un mes un hospital de campaña (sería del nivel ROLE 2) preparado para realizar operaciones quirúrgicas, e instalar plantas potabilizadoras capaces de proveer de agua a unas 10.000 personas al día. 

Estos 'chalecos rojos' de la cooperación española serán elegidos a través de un proceso de selección que se abrirá previsiblemente este verano. Con este proceso de selección, se elaborará una bolsa de al menos 180 profesionales voluntarios a los que poder recurrir cuando sea necesario el despliegue de este equipo de ayuda humanitaria, que se denominará START (siglas en inglés de Spanish Technical Aid Response Team) y que actuará bajo la coordinación de la AECID. En este tipo de emergencias es fundamental una buena comunicación entre las autoridades del país que necesita la ayuda y las del que lo ofrece, comunicación que se establece normalmente por los habituales canales diplomáticos. 

De ahí el interés de que este equipo de élite español especializado en emergencias humanitarias lo coordine la AECID, que depende del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, argumentan en ese departamento. El coste de creación de este equipo START será de unos 420.000 euros. A este presupuesto hay que añadir entre 500.000 y 700.000 euros más para el transporte y mantenimiento del equipo durante el tiempo que dure el despliegue, que será de un mes aproximadamente. El Hospital de Campaña del Ejército de Tierra y el equipo START de Exteriores son dos iniciativas potencialmente complementarias relacionadas ambas con la asistencia sanitaria de emergencia en el exterior. La experiencia de la operación ISAF en Afganistán durante una década y en otros lugares muestra que el mundo de la Defensa y el de la Cooperación se entienden bien en destino. La relación en Madrid resulta más complicada. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                              

España gira hacia África: un tercio de los militares en el exterior están allí.


La estabilidad del continente africano se ha convertido en una prioridad para España y sus Fuerzas Armadas. El objetivo es intentar fortalecer unos estados sumamente débiles desde que se llevaron a cabo los procesos de descolonización y de cuya fortaleza o no empieza a depender que el terrorismo internacional, el crimen organizado y otras amenazas similares no se asienten junto a las puertas de Europa. La particularidad territorial española dentro de Europa, con un archipiélago, numerosos islotes y dos ciudades en pleno continente negro ha hecho que el Gobierno haya dado un paso adelante y esté junto a Francia liderando la presencia de militares europeos en África.  

El objetivo es doble. Por un lado, estabilizar los países más proclives a convertirse en estados fallidos. Por el otro, formar a las fuerzas armadas locales para que puedan ser autónomas por sí mismas en el combate del terrorismo y los diferentes grupos mafiosos que actúan en el continente. Ahora mismo, de los 2.200 militares y guardias civiles que España tiene en el exterior, casi 600 se encuentran destinados en África. Este número cambiará a los largo de esta semana, en la que la cifra alcanzará casi los 700. De este modo, prácticamente uno de cada tres militares españoles desplegados en misiones en el exterior estará en el continente negro. La misión más numerosa es la que lucha contra la piratería en el Océano Índico y que ha conseguido el objetivo de conseguir que el negocio del secuestro de barcos, que se había iniciado en Somalia y se había llegado a extender desde Tanzania hasta las costas cercanas a India y Pakistan, esté prácticamente en desaparición. 

No en vano, ni en 2014 ni en lo que se lleva de 2015 se han detectado actos de piratería destacables. Esta misión, desarrollada al amparo de la UE y denominada Operación Atalanta, tiene su sede principal en Yibuti, un pequeño país en aguas del Golfo de Adén. Allí están desplegados en estos momentos 251 militares, divididos entre el Destacamento Orión del Ejército del Aire (compuesto por una cincuenta de efectivos y un avión de vigilancia marítima) y los marineros embarcados en el Patrullero Infanta Cristina y el Buque de Acción Marítima (BAM) Rayo. Esta misma semana, el BAM será relevado por el Buque de Asalto Anfibio (BAA) Galicia, que tomará el mando de la misión naval europea. Coincidiendo con ese momento, debido al número superior de efectivos que viajarán a bordo del Galicia, el número de militares españoles en la misión aumentará en un centenar. 

Le sigue en número de efectivos la misión de adiestramiento militar en Mali (EUTM Mali), donde 163 militares españoles colaboran en el entrenamiento del ejército local, cuyos batallones combaten en el norte del país contra los yihadistas, que todavía controlan buena parte de la zona desértica de Mali, y que se han expandido hacia el sureste de Argelia, noroeste de Niger y sur de Libia. En los cuarteles generales de la misión, en Bamako, se encuentran destinados un grupo que no llega a la veintena de militares, entre ellos, el general de brigada Alfonso García-Vaquero, máximo responsable de la misión de la Unión Europea en el país. El resto, realizan sus funciones como instructores, apoyo y protección en el campo de instrucción de Koulikoro, localidad ubicada al noreste de la capital maliense. Los destacamentos aéreos Marfil y Mamba cuentan con un número muy similar de militares del Ejército del Aire. El primer de ellos, en Dakar, capital de Senegal, y cuya misión es dar apoyo aéreo a la Operación Barkhane que lucha contra el yihadismo en el Sahel, está conformado por un avión de transporte y 55 efectivos. 

El segundo, ubicado en Libreville, capital de Gabón, y cuya función es dar apoyo aéreo a la misión francesa en República Centroafricana, cuenta con otro avión de transporte y 49 militares. El despliegue de las Fuerzas Armadas españolas en República Centroafricana estará compuesto en unos días por 17 militares. Un máximo de cinco de ellos estarán destinados a labores de asesoramiento militar, mientras que otros doce efectivos conformarán una unidad de seguridad y protección. El coronel Juan José Martín Martín será el Segundo Comandante de la misión de la Unión Europea en el país, denominada EUMAN RCA. Hace apenas dos meses la presencia española en República Centroafricana era mucho mayor. En el país estaban destinados más de un centenar de militares españoles, entre componentes del Mando de Operaciones Especiales del Ejército de Tierra y agentes de los Grupos de Acción Rápida (GAR) de la Guardia Civil, pero acabada la misión que cumplían se replegaron a España el pasado mes de marzo. 

A esto, se unen los ochenta militares españoles que en estos momentos participan en las denominadas misiones de Diplomacia de Defensa. La más veterana es la establecida en Cabo Verde, donde una docena de militares colaborando con la formación de los militares de este país africano. La Patrullera Vencedora se encuentra también en aguas africanas en el marco de las iniciativas "Africa Partnership Station" o "Saharan Express" destinada a formar y capacitar a las armadas africanas en un mejor control de sus aguas territoriales y previsto hacer escala en puertos de países como Mauritania, Gabón, Ghana, Senegal (donde se encuentra en estos momentos) y Cabo Verde. Mucho más reducidas son las delegaciones españoles en otras misiones. Las Fuerzas Armadas tienen actualmente destinados once efectivos en la misión de adiestramiento militar que se desarrolla en Somalia (EUMT Somalia) y tan sólo tres en la misión europea EUCAP Nestor, con sede en el pequeño país de Yibuti. (Jesús.R.G.)

Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook