Páginas vistas en total

jueves, 25 de junio de 2015

España se mantiene a la cola de la OTAN en gasto de Defensa.

En algo menos de 10 años, España y el resto de países de la OTAN deberán dedicar el 2 por ciento de su producto Interior Bruto (PIB) a gasto de Defensa. Es lo que acordaron en la Cumbre de Gales del pasado mes de septiembre con el objetivo de que la Alianza pueda mantener unas capacidades suficientes para disuadir y defenderse de cualquier amenaza. Sin embargo, a tenor de los últimos datos publicados por esta organización, esa promesa no será fácil de cumplir. Y es que, ayer se conocieron las cifras de gastos de los países miembros, de los cuales se desprenden varios datos desalentadores: la Alianza en su conjunto invertirá este año un 0,5 por ciento menos que el pasado año, pasando de 942.915 millones de dólares (unos 830.000 millones de euros) a 892.738 millones de dólares (785.000 millones de euros). 

Esta cantidad estimada supone casi un 15 por ciento menos de lo destinaban todos los países de la OTAN en 2011 y, entre sus miembros, España mantiene su baja inversión en este ámbito para 2015: un 0,9 por ciento del PIB, lo mismo que los últimos años. Un porcentaje, el mismo que Bélgica y Hungría, que sitúa a nuestro país como el segundo que menos invierte, únicamente superado por Luxemburgo, con un 0,5 por ciento. En concreto, según estima la OTAN, nuestro país gastará este año 9.666 millones de euros, lo que supone un 1,6 por ciento más que en 2014 (9.508 millones), pero un 10,8 por ciento menos que lo que destinaba en 2012 (10.828 millones). Y eso que el ministro de Defensa, Pedro Morenés, no ha dejado de repetir el mensaje de que España invierte poco en esta materia y que, en este punto, «somos un país que incumple» con este tipo de compromisos. En cuanto al resto de los países miembros (salvo Islandia, que carece de Fuerzas Armadas), Estados Unidos se mantiene a la cabeza en inversión respecto al PIB, con un 3,6 por ciento, seguido de Grecia (2,4%) y Polonia (2,2). 

De hecho, es Estados Unidos el país que soporta la mayoría del gasto de la Alianza (casi el 75% del total) y lleva años exigiendo al resto de países miembros un esfuerzo extra. Al respecto de los gastos de los aliados, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ya dejó claro en su informe del pasado mes de febrero que «es vital que invirtamos en nuestra defensa. Debemos gastar más», sobre todo ahora que la Alianza se enfrenta a nuevas amenazas y retos, como la Fuerza de Reacción Rápida o el aumento de los contingentes aliados en el este, como consecuencia de la crisis de Ucrania y las tensiones con Rusia. Desde hace varios años, el Ministerio de Defensa ha ido encadenando recorte tras recorte, pasando de los 8.494 millones destinados a Defensa en 2008 a los 5.767 de este año, el único desde que empezó la crisis en el que ha habido un ligero aumento, pues en 2014 (5.745 millones) la caída sumaba ya un 32 por ciento. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook