Páginas vistas en total

martes, 30 de junio de 2015

Navantia e Indra construirán el sistema de combate y comunicaciones de las futuras fragatas F-110 de la Armada.


Según declaraciones del ministro de Defensa, Pedro Morenés, al periódico El País, los nuevos programas de Defensa serán la forma en que se reordenará el sector industrial español, como la fragata F-110 y el vehículo blindado 8x8. Es el caso de las futuras fragatas F-110 para la Armada, en el que una Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por el astillero Navantia y la tecnológica Indra será responsable del sistema de combate y las comunicaciones, un programa valorado en 130 millones de euros. Del programa de fragata F-110 se han derivado trece proyectos tecnológicos que ya tienen financiación en los Presupuestos Generales del Estado 2015. 

Estos programas persiguen la capacitación de la industria nacional para su participación posterior en los programas. Estos programas darán comienzo en el ejercicio 2015 y están dotados 37 millones de euros en el capítulo 8 del Ministerio de Industria y Energía y Turismo. Los trece programas se organizan en tres bloques principales como son electrónica y sistema de combate, autodefensa y estudio de viabilidad. Mientras que el sistema de combate y las comunicaciones serán responsabilidad de la mencionada UTE entre Navantia e Indra, el sistema de autodefensa será encargado a Sener y el estudio de viabilidad será llevado a cabo por Navantia. Sobre el estudio de viabilidad se cita en El País que “Navantia analizará distintas opciones europeas y estadounidenses manteniendo en parte el sistema de combate Aegis”. En noviembre del año pasado anunciamos que Indra lideraría el desarrollo del radar de estas fragatas. 

El Programa Tecnológico del radar en Banda S con el que contarán las F-110 estará dirigido por Indra, aunque la multinacional española de las tecnologías de la información y la comunicación contará con un socio tecnológico para desarrollar la opción más probable del radar que se pretende lleve instalada la F-110. En cualquier caso, la configuración final del buque debe ser actualizada por la Dirección General de Armamento y Material (DGAM), quién tomará las decisiones sobre las alternativas que mejor se ajusten en coste y plazo a la solución operativa deseada y que entrañen menores riesgos tecnológicos. Como informamos entonces, la suma del anuncio del radar de Banda S y el diseño del mástil afacetado con ocho caras hace entrever que el radar elegido no será el Aegis como en las F-100, dejando a Indra como una de las opciones para el sistema radar. Esta opción podría pasar por la tecnología CEAFAR (banda S)/CEAMOUNT (iluminador en estado sólido en banda X) en la que Australia ya trabaja junto a los Estados Unidos desde 2005. 

En el plano técnico, la diferencia entre estos sistemas es que los radares del sistema Aegis son del tipo PESA (pasivos), mientras que los CEA son AESA (activos) lo que unido a la frecuencia en la que trabaja se concretaría en un menor alcance que los Aegis. Recordemos que la Armada y Navantia ha insistido en que las F-110 tendrían menos capacidades de detección antiaérea, lo que podría explicarse por este menor alcance, en cualquier caso más que suficiente para dar cobertura a las unidades a las que escolta. El radar AN/SPY-1D de las F100 (o el más moderno AN/SPY-1D(V) de la F-105 “Cristóbal Colón”) podría ser excesivo en alcance, planteándose opciones como la versión del Aegis AN/SPY-1F instalada en las F310 noruegas o el CEAFAR/CEAMOUNT. Por el contrario, la tecnología de los radares CEA evita el uso de iluminadores para el guiado de misiles como en el caso del Aegis. 

Además, dadas las buenas relaciones existentes entre España y Australia tanto en el plano de sus organizaciones de Defensa como en plano técnico, no resultaría descabellado apostar por una nueva colaboración entre ambos países. Esta se centraría en la transferencia de tecnología y conocimiento del lado australiano sobre la tecnología CEAFAR hacia el programa F-110 español, a través de Indra. En el caso de la fragata para el programa australiano SEA500, con el que Navantia trabaja junto a la organización australiana DMO, el radar elegido es el sistema basado en la tecnología CEAFAR de la que hablamos anteriormente. En el caso de estas fragatas que Navantia ofrece a la Marina Australiana, por el momento se está tomando como referencia la plataforma del AWD “Hobart Class” que a su vez está derivado de las fragatas F-100 españolas. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook        

Tablada, una planta a la última.

Tablada, una planta a la última

La factoría sevillana de Tablada, inaugurada allá por el año 1942, no acapara tantos titulares como la planta hermana de San Pablo. Le ha tocado jugar un papel secundario pero tan relevante que sin ella la película no acabaría con final feliz. Tablada ha sabido como nadie reinventarse y adaptarse a los tiempos, y eso lo demuestra el hecho de que la planta, que cuenta con 750 trabajadores, tenga una carga de trabajo estable y diversificada. 

[​IMG]

Aquí se produce el estabilizador horizontal (HTP) del A400M, avión al que también suministra la planta de potencia (pilones que cuelgan del ala). Además realiza el equipado final de los fan-cowls del A380, así como los sistemas de autodefensa (DASS-POD) del Eurofighter. Y, junto a algunos trabajos para Boeing, es la responsable del ensamblaje del morro y fuselaje de los aviones de transporte militar C295 y CN235 que se terminan de montar en San Pablo, lo que la han convertido en una PreFAL, una factoría de la que salen los productos terminados y listos para su integración en las plantas de montaje final. Pero si hay una clave que explica cómo es eso posible, es su continua mejora en los procesos de industrialización.

Así, desde el año 2012 Tablada «ha apostado firmemente por la implantación de líneas móviles y a pulso en su producción», en base a la gran apuesta por la «filosofía Lean» que se ha realizado en la planta. ¿Pero cómo se concreta esa ventaja competitiva? Pues este modelo permite reducir hasta un 20 por ciento las horas necesarias para fabricar un producto, precisan fuentes de Airbus Defence and Space. Y, en muy poco tiempo, en concreto a finales de verano, la ventaja comenzará a notarse en los aviones C295 y CN235 (conocidos como medium & light) pues Tablada estrenará para esas fechas una línea móvil de montaje para sus fuselajes que actualmente está en fase de construcción. Con un línea móvil cuenta ya el DASS-POD del Eurofighter la primera en ponerse en marcha y que ha servido para mejorar la actual de los pilones del A400M. 

Tablada, una planta a la última

Ésta, implantada justo ahora hace un año (en junio de 2014) ha conseguido crear un flujo continuo de piezas que ha permitido mejorar tanto los costes de fabricación como los plazos de entrega. La tensión de la línea y la estandarización del proceso para que no se interrumpiese fueron las mejoras implementadas, precisan fuentes de la compañía, que recuerdan que el trabajo realizado fue distinguido en los Awards for Excellence de Airbus Defence and Space. Junto a ellas, la línea a pulso del HTP del A400M, integrada por dos líneas de producción una verde y otra azul para un proceso compuesto por nueve fases. En la línea verde se equipan los largueros y el cajón y unen con las costillas y revestimientos. En la azul, por su parte, se integran los cajones, se montan los timones, se equipa el HTP y se realizan las pruebas funcionales. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook        

¿Qué secretos esconde uno de los laboratorios pioneros en Defensa de España?

¿Qué secretos esconde uno de los laboratorios pioneros en Defensa de España?

Onemagazine.es ha visitado Pro.LAB, el laboratorio de experimentación y desarrollo de conceptos de Thales Programas, donde se desarrolla la tecnología pionera que se emplea en el ámbito de la Defensa y la Seguridad en España y en otros países del mundo. En este laboratorio, que está en la localidad madrileña de Getafe, también se estudia el impacto que la tecnología tiene en las técnicas, las tácticas y los procedimientos de quienes las van a usar. Está dividido en tres áreas exposición de resultados y de juicio crítico, sistemas simulados y sistemas reales. 

 José Sarnito, director adjunto de Thales Programas indicó que el objetivo es “traer un nuevo material, una nueva tecnología, y ver qué impacto tiene, tanto en los sistemas actuales de uso como en sus procedimientos de utilización, así como para ver si hay que modificar las técnicas y tácticas actuales”. El laboratorio está especializado en ejercicios conjuntos, donde participan fuerzas aéreas, navales y terrestres de diversos países, haciendo especial hincapié en los procedimientos para componentes terrestres. Según Sarnito, los desarrollos llevados a cabo por Thales Programas en este centro se focalizan en las áreas de mando y control y en sistemas para el reconocimiento y la vigilancia. 

Mando y control 
En el área de exposición de resultados y de juicio crítico, Gonzalo Aréchaga, responsable de producto de la compañía, mostró un ejercicio realizado hace unas semanas en donde se veía cómo un convoy se desplazaba hacia la base y cómo reaccionaba ante posibles amenazas. En cada una de las pantallas donde se proyectaba el ejercicio había un desarrollo de Thales Programas, como por ejemplo el UAV, cuya señal de vídeo la estaba recibiendo el puesto de mando, o el equipo de visión a distancia Gecko, con cámaras diurnas y nocturnas y un puntero láser para localizar objetivos. Asimismo, gracias a la tecnología desarrollada, un operador podía comprobar en otra pantalla cuál era la situación real, es decir, dónde estaba exactamente el convoy, qué unidades había en el terreno, etc., al mismo tiempo que se indicaba dónde se creía que había amenazas. 

Aréchaga también explicó en qué consistía el Ne.On, empleado en puestos de mando y cuarteles generales. “Una de los desarrollos más importantes que tiene es la capacidad de manejar más de una operación a la vez. Tenemos una visión de todas nuestras fuerzas pero al mismo tiempo, desde la misma máquina, podemos ver información de otras operaciones que estemos desarrollando”. Además, Ne.On permite conocer el estado de las unidades, del personal, del material o del estado logístico. Esta información, apuntó el responsable de producto de Thales Programas, puede verse con un cuadro de mando que permite saber “qué operaciones ya han terminado y cuáles son las que están en curso”. Por último, Gonzalo Aréchaga apuntó que Ne.On es capaz de calcular las consecuencias de un desastre NBQ (nuclear, biológico y químico) y darle la información necesaria a protección civil para que tome las medidas necesarias sin necesidad de tener conocimientos militares. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook