Páginas vistas en total

lunes, 6 de julio de 2015

Hispano Vema suministra cocinas de campaña al Ejército de Uruguay.


El Ejército Nacional de Uruguay ha adquirido tres cocinas de campaña sobre contenedor a la empresa española Hispano Vema para el Contingente Nacional en la República Democrática del Congo, donde disponen de diversas bases para el Mantenimiento de la Paz. Los contenedores cuentan con un completo equipamiento interior así como menaje para 800 personas, pudiendo realizar menús saludables en un entorno higiénico y cumpliendo los máximos estándares de calidad. Uruguay es uno de los países más activos en la contribución de operaciones de paz en Naciones Unidas, concretamente en MONUSCO (R.D. Congo) con el cometido de apoyar el proceso de estabilización y consolidación de la paz, así como protección de la población civil y personal humanitario, y abarca distintos aspectos del servicio, como infantería, operaciones fluviales, logística y personal de apoyo. Hispano Vema, con sede en Zaragoza, proveedora en España de la Unidad Militar de Emergencias y con proyectos vinculados a países pertenecientes a la OTAN, ha consolidado en América Latina un importante mercado. 

Dedicada a la fabricación de equipos de logística de campaña y descontaminación NBQ, en 2014 hacía entrega al Ejército de Chile de 60 contenedores cisterna, 22 aljibes de agua, 36 tanques de combustible y 2 tanques de combustible para aviación JET A1, en diferentes acuartelamientos. El equipamiento fue vital tras los terremotos de hasta 8,6 grados que sufrió el norte del país en abril del pasado año. Así mismo ha desarrollado un campamento sostenible e integral para la Fuerza Aérea Colombiana y está desarrollando proyectos para África: potabilizadoras para zonas de difícil acceso al agua potable y hospitales de campaña fundamentalmente. La empresa fabrica toda una gama de de equipos y sistemas integrados de descontaminación ante riesgos químicos, biológicos y nucleares (NRBQ), hospitales y cocinas de campaña, tanques y cisternas, tiendas hinchables de rápido montaje, hangares portátiles y contenedores expansibles, entre otros sistemas. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook          

El Ejército del Aire español dispondrá de capacidad para detección y análisis de objetos espaciales.


El Ejército del Aire ha recibido en concepto de cesión un demostrador de radar de la Agencia Espacial Europea (ESA) que le permitirá disponer por primera vez de capacidad para detectar y analizar objetivos que estén en el espacio exterior. De esta manera el EA podría determinar procedimientos operativos y asumirá en el futuro capacidades nuevas de vigilancia espacial, como la detección de objetos orbitales y la difusión de información anticolisión, de apoyo en maniobras de lanzamiento, posicionamiento y reentrada de satélites. El pasado 25 de junio se produjo el acto de entrega del demostrador radar de vigilancia espacial (Monopulse Secondary Surveillance Radar o MSSR) situado en la Estación Radionaval de la Armada, en el municipio madrileño de Santorcaz. La formalización de la entrega supuso la firma de las actas a cargo del jefe del Sistema de Mando y Control, general de brigada Francisco M. 


Almerich Simó por parte del Ejército del Aire y el jefe del Segmento Terrestre del Programa SSA (Space Situational Awareness), Gian Maria Pinna, en representación de la ESA. Recordemos que este radar fue encargado en 2010 por la Agencia Espacial Europea a la empresa española Indra por un importe de 4,7 millones de euros. Su misión era probar nuevas técnicas para detectar fragmentos espaciales que resultaran peligrosos para las actividades orbitales. Indra Espacio era la contratista principal y responsable del diseño y del desarrollo del transmisor del radar, mientras que el Instituto Fraunhofer de Física de Alta Frecuencia y Técnicas de Radar (FHR) de Wachtberg, Alemania se encargó del receptor. Este radar fue instalado en España en octubre del 2012 después de 18 meses de diseño y desarrollo, tras lo cual dio comienzo en noviembre la campaña de ensayos de aceptación y validación. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook          

Los «marines de Morón», interesados en usar el «Juan Carlos I» en sus misiones.


La unidad especial de «marines» de EE.UU. que despliega en la base sevillana de Morón de la Frontera está interesada en poder utilizar el buque insignia de la Armada Española, el portaaeronaves «Juan Carlos I», en misiones de despliegue ante amenazas y crisis en el Norte y Oeste de África. Así lo expresa a ABC el general Norman L. Cooling -segundo comandante de la fuerza de los marines para África y Europa- quien explica que, «como primer paso, ya se han efectuado algunas maniobras para comprobar la interoperabilidad de las aeronaves MV-22 Osprey: despegues, aterrizajes o posibilidad de transportarlos en el buque español. El Juan Carlos I es un buque que cumple satisfactoriamente todas nuestras posibilidades». No obstante, el general estadounidense reconoce que será en una segunda fase, «de discusión a un nivel militar de Estado Mayor y político», cuando se deba tomar una decisión al respecto. 

Precisamente, en las próximas maniobras de la OTAN «Trident Juncture 2015» -que en otoño tendrán como escenario España, Italia, Portugal, el océano Atlántico y el Mediterráneo- el buque «Juan Carlos I» participará con una unidad de los «marines de Morón» a bordo con el objetivo de mejorar esa interoperabilidad. Hay que recordar que el pasado mes el Gobierno de España y EE.UU. firmaron en Washington el protocolo de enmienda al convenio bilateral de Defensa para incrementar el número de marines en la base de Morón. Así, se elevó el número de efectivos hasta un máximo de 2.220 militares, 500 funcionarios y 36 aeronaves (los citados «Osprey» y aviones KC 130J «Super Hercules» para el repostaje en vuelo). El general Cooling asegura que «el Juan Carlos I, con base en la cercana Rota, es una excelente plataforma para proyectar la fuerza de los marines ante situaciones de peligro y para proteger intereses tales como embajadas». 


Su capacidad para transportar los «Osprey» es fundamental pues permitiría a los «marines» unos despliegues desde el centro del Mediterráneo, por ejemplo, con tiempo de reacción mucho mayor. La principal característica del MV-22 «Osprey» es su capacidad de vuelo como un avión y de aterrizaje como helicóptero: tiene una velocidad máxima operativa de 460 km/h al nivel del mar, ascendiendo esta velocidad a los 565 km/h a una altura de 4.600 metros. «Es dos veces más rápido que un helicóptero». Desde abril de 2013 la base de Morón acoge la denominada «Fuerza Especial Tierra-Aire de Respuesta de Crisis» del Cuerpo de Marines» (SP-MAGTF). Este grupo de respuesta rápida en suelo español fue ideado con el propósito de evitar otra crisis como la acontecida en el consulado estadounidense de Bengasi (Libia) en cuyo asalto murieron el 11 de septiembre de 2012 el embajador en Libia, Christopher Stevens, y otros tres ciudadanos estadounidenses. 

Misiones llevadas a cabo «Desde nuestro despliegue hemos actuado en escenarios tales como Libia, el pasado verano para evacuar a personal, Yibuti para actuar en Sur Sudán con el mismo objetivo o como apoyo al despliegue ante el brote de ébola en el África occidental», nos indica el general Cooling que la semana pasada visitó las instalaciones de la base de Morón, «una base clave para nosotros». Curiosamente, el «Juan Carlos I» se activó el verano pasado con el objetivo de evacuar a los ciudadanos españoles y de otras nacionalidades ante la última crisis en Libia. Finalmente no se utilizó y la evacuación se realizó en dos operaciones aéreas. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook