Páginas vistas en total

miércoles, 15 de julio de 2015

El Ministerio de Defensa, la Armada y Navantia aprueban la Revisión Preliminar del Diseño de los dos nuevos Buque de Acción Marítima.

 
Los días 7,8 y 9 se produjo en la madrileña sede del Ministerio de Defensa una reunión entre el Ministerio de Defensa, la Dirección General de Armamento y Material (DGAM), la Armada y el astillero Navantia para la aprobación de la Revisión Preliminar del Diseño (PDR) de los dos nuevos Buques de Acción Marítima (BAM) que se están construyendo actualmente para la Armada. La Revisión Preliminar de Diseño cubre la revisión de la documentación del Proyecto Funcional y la documentación del programa, siendo una suerte de auditoría técnica de apoyo a la construcción. Entre sus objetivos están demostrar la madurez del diseño que permita consolidar la fase de construcción o conformar y aprobar una “base line técnica” del proyecto. 

Se materializa en una serie de documentación relativa al contrato y la guía del contrato, otra que define la funcionalidad de los sistemas del buque, los planes que regirán el desarrollo de las actividades de diseño y construcción, los análisis, estudios e informes correspondientes a las diferentes áreas del diseño, además del análisis de riesgos y cumplimiento de requisitos. Los dos buques en construcción son de la versión oceánica como los cuatro ya en servicio de la primera serie y compartirán prácticamente las mismas características que estos, con cambios derivados de la obsolescencia de equipos y adaptados a nuevas reglamentaciones. Sin embargo está pendiente la definición de otras variantes específicas que formarían parte de la familia BAM como la de rescate y salvamento. Estos dos buques corresponden a la denominada segunda serie y continúan la primera que se materializó en las cuatro primeras unidades realizadas entre 2006 y 2012. 

Uno de los buques se construye en el astillero de Navantia en San Fernando (Cádiz) y el otro en la Ría de Ferrol, donde acumularán 2,2 millones de horas de trabajo entre las del astillero público y las de la industria auxiliar. La Armada incluyó al comienzo del programa BAM las versiones hidro-oceanográfico, la de obtención de inteligencia y la de apoyo a buceadores y cifró sus necesidades en once BAMs entre las versiones de patrulla oceánica (denominados clase Meteoro en la Armada) y las versiones específicas. Las seis primeras unidades (cuatro en servicio y dos en construcción) corresponderían a las de diseño inicial, quedando otras cinco unidades para las versiones específicas, repartidas posiblemente entre dos de hidro-oceanográficos, dos de apoyo a buceadores (necesarias una vez que entren en servicio los submarinos S-80) y una de obtención de inteligencia que sustituya al buque A-111 Alerta. En cualquier caso, esta planificación estará sujeta realmente a las disposiciones presupuestarias de la Armada y del Ministerio de Defensa. 


En julio del año pasado el Consejo de Ministros autorizó a Defensa la contratación de dos nuevos Buques de Acción Marítima por 333,48 millones, lo que determina un coste unitario estimado de 166,74 millones de euros. El Programa incorpora importantes novedades tecnológicas que incluyen desarrollos de I+D. Además, afectará a la mayoría de líneas de actividad de la compañía, ya que también dará trabajo a los negocios de Motores de Cartagena, Turbinas de Ferrol, o Sistemas de San Fernando y Cartagena. Posteriormente, en diciembre se inició el proceso de corte de chapa en los astilleros de la Bahía de Cádiz y la Ría de Ferrol y el Ministerio de Industria, Energía y Turismo suscribió un convenio de colaboración con Navantia para la prefinanciación del programa mediante anticipos reembolsables a interés cero en anualidades desde 2014 hasta 2.019. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                 

La Armada española autoriza el alquiler de un buque de aprovisionamiento a la Royal Canadian Navy.


Como adelantó ayer defensa.com, la Royal Canadian Navy (RCN) se ha puesto en contacto con la Armada española para solicitar apoyo de ésta mediante el uso de uno de sus buques de aprovisionamiento. Según nos confirma la Armada, el Almirante Jefe de Estado Mayor de la Armada (AJEMA), Almirante General Jaime Muñoz-Delgado, ha autorizado esta colaboración tras realizar las pertinentes consultas a las autoridades nacionales. Según detallábamos ayer, la Royal Canadian Navy (RCN) está sufriendo una carencia temporal de medios de aprovisionamiento para sus buques, lo que la ha obligado a buscar soluciones de urgencia. La Armada nos informa, además, que “a día de hoy se encuentra en proceso la redacción de un acuerdo técnico entre ambos países para definir los términos del apoyo, que descansa en el principio de solidaridad entre miembros de la OTAN”. 

“La colaboración se materializará en diversos períodos discontinuos a lo largo de 2016”. Aunque defensa.com no ha podido conocer la valoración económica de este acuerdo, es de suponer que, además de correr con los gastos de operación del buque, se producirá algún tipo de compensación. En cualquier caso la Armada valora este servicio como una colaboración y no un mero alquiler y ha “estudiado las ventajas de este despliegue como pueden ser el apoyo a la industria de Defensa nacional, el prestigio exterior para la Armada española o la prolongación de la fructífera experiencia obtenida con el despliegue del Buque de Aprovisionamiento de Combate (BAC) Cantabria en Australia, los beneficios del adiestramiento para la dotación o el intercambio de conocimientos y experiencias obtenido por la dotación con la integración en otra Armada aliada, todo ello sin que suponga un coste adicional y si que suponga una merma en las propias capacidades operativas de nuestra Armada”. 

Entre las ventajas citadas por la Armada destaca el apoyo a la industria de Defensa nacional, que supondría, por ejemplo, la mejora de la posición del astillero español Navantia (constructora del Cantabria), de cara al programa en que participa en Canadá. En octubre del año pasado informamos que Navantia participa en el programa Canadian Surface Combatant (CSC), que contempla el suministro de tres destructores y de doce fragatas, en colaboración con la estadounidense Lockheed Martin y aprovechando la experiencia materializada en las fragatas F-100 para la Armada española, las F-310 noruegas y los destructores AWD australianos. El CSC sustituirá a las fragatas clase Halifax y a los destructores clase Iroquois, por lo que se plantea la posibilidad de dos tipos de buques que empleen el mismo casco y que incluyan avanzadas capacidades de defensa aérea, lo que beneficiaría a Navantia por contar con el sistema Aegis de Lockheed Martin, instalado en los tres buques mencionados. 

Según nos confirmaron entonces desde la empresa española, se esperaba que antes de que finalice el año se concretara el RFI (Request For Information), esperándose para la segunda mitad de este año la RFP (Request For Proposal). Canadá tiene en marcha un ambicioso programa de modernización de su Marina denominado National Shipbuilding Procurement Strategy (NSPS) valorado en 32.900 millones de dólares. Entre los buques que se construirán hay también dos de transporte multipropósito denominados Joint Support Ships (JSS) para los que Navantia presentó una oferta basada precisamente en el buque Cantabria. Sin embargo el gobierno canadiense decidió encargar la fabricación directamente a un astillero canadiense usando el diseño de la clase Berlín de ThyssenKrupp Marine Systems Canada. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                 

Navantia dispone la entrega de las últimas cuatro lanchas construidas para la Marina Australiana.


Navantia prepara la entrega a Australia de las cuatro últimas lanchas de desembarco LLC de las 12 construidas en los astilleros de la Bahía de Cádiz para la Armada de ese país. Este martes ha completado el traslado de las embarcaciones desde el astillero de San Fernando al de Puerto Real, desde donde emprenderán la navegación hacia Australia el próximo día 27. Así lo ha indicado a los medios el director del astillero, Pablo López Díez, quien ha detallado que la travesía hasta Australia de las nuevas embarcaciones se prolongará durante más de 30 días. El diseño de estas lanchas está basado en las construidas por la compañía para la Armada Española y entregadas entre los años 2006 y 2008. El contrato con Australia, que fue firmado en diciembre de 2011, contemplaba la construcción íntegra en Navantia de las 12 unidades, lo que supuso una carga de trabajo para la Bahía de Cádiz estimada en unas 350.000 horas de trabajo. Las lanchas están destinadas a operar con el LHD 'Canberra' y LHD 'Adelaide', buques de proyección estratégica similares al 'Juan Carlos I', también construidos por Navantia. 

Según viene informando la compañía, todas las lanchas se están entregando al cliente "cumpliendo los requerimientos de calidad, presupuesto en horas de fabricación y con una mejora de tres meses sobre el plazo de entrega contractual". Cada una de estas lanchas cuenta con una eslora total de 23,3 metros; 6,40 metros de manga de trazado y 2,8 metros de puntal de construcción. En cuanto a la propulsión, cuenta con dos motores diesel de 809 kW, que accionan dos propulsores de chorro de agua --'waterjets'-- a través de cajas reductoras. Su velocidad en condición de lastre supera los 20 nudos y tiene una autonomía de 190 millas a plena carga. Sobre su capacidad de carga en diferentes condiciones, apunta que está preparada para el transporte de un carro de combate 'Abrams', varias combinaciones de vehículos de Ejército, una compañía de fusileros o un camión con contenedor de 20 pies. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                 

La Guardia Real derriba un dron que sobrevolaba el Palacio de La Zarzuela.

La Guardia Real derriba un dron que sobrevolaba el Palacio de La Zarzuela

Ocurrió en la mañana del vienes 10. Un dron, de tamaño aún por determinar, sobrevoló el Palacio de La Zarzuela, en las inmediaciones de Madrid, llegando a pasar por la residencia de los monarcas Felipe VI y Doña Letizia. Localizado por la Guardia Real en un principio se pensó en derribarlo por la fuerza. Finalmente, se utilizaron inhibidores de frecuencias que ‘desarmaron’ tecnológicamente el artefacto, que acabó en el suelo. La Guardia real esta dotado con armamento antiaéreo de todo tipo y con especialistas en este tipo de nuevas armas. El tamaño del dron, que no ha sido precisado, es importante, pero no definitivo. 

Recuerden que el Ejército israelí utiliza drones de poco más de un metro, no sólo para vigilar al enemigo sino incluso para lanzar explosivos de escaso peso sobre ese enemigo. En cualquier caso, ahora es el turno de los especialistas, que deberán decidir el peligro que conllevaba el dron localizado. Derribado. Podría tratarse de un gracioso, de un medio informativo, de un espía, o podría tratarse de algo más. En cualquier caso, el dron del viernes demuestra que la tecnología no asegura ni nuestra privacidad ni nuestra libertad. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook