Páginas vistas en total

miércoles, 12 de agosto de 2015

La Armada quiere hacer una quinta carena adicional a los submarinos.


El submarino «Tramontana» pasa por el «taller» de Navantia

La Armada quiere alargar cinco años más la vida útil de los tres sumergibles de la serie S-70 que quedan en el Arsenal: el Mistral, el Galerna y el Tramontana. Precisamente, este último se encuentra desde el 1 de septiembre en los astilleros de Navantia realizando su cuarta y última parada técnica de carácter ordinario, presupuestada en 42,9 millones de euros. Defensa estudia alargar cinco años más la vida útil de estos tres submarinos para cuando finalice el mantenimiento del Tramontana, que aunque ahora está en dique seco volverá a pasar por el as tillero con una gran carena adicional de carácter «extraordinario», que sería la quinta. Con esto las naves sobrepasarían los 30 años de navegación, superando así el tiempo máximo estimado de durabilidad.

Esta medida se debe a que el estado de los tres buques, que se encuentran en su último tercio de vida, es bueno porque no están muy castigados y se han modernizado con nuevas tecnologías como telescopios de última generación. El objetivo, según explican desde la Flotilla de Submarinos, «es que el S-80 no se quede solo y siempre dispongamos de cuatro sumergibles en la base». Así pues, la entrega del s-80 en 2020 quedará flanqueada por las tres naves actuales. Recordar que el Siroco, que formaba parte del cuarteto de la serie 70, fue dado de baja en 2012 al desechar la posibilidad de hacerle carena ante la llegada del S-80, que luego se retrasó. El Mistral sería el primero en entrar en los astilleros de Navantia para el año 2018 y su tiempo de servicio se alargaría hasta el 2024. De todos modos, hay que tener en cuenta que estas mejoras técnicas tienen una duración aproximada de año y medio de trabajo. 

Varada S-74 Tramontana 23-I-2014.5

Pese a que los militares al mando recalcan que está todo en estudio, los mismos muestran un gran optimismo al respecto y señalan que, por el momento, «todo parece viable». Igualmente, alegan que «las dotaciones han cuidado muy bien la plataforma de los submarinos», una de las partes vitales para que este arma militar de disuasión siga navegando. Al fin y al cabo, todos asumen ya en la Armada que al ritmo que se vayan construyendo los S-80 se irán retirando los de la serie 70. Ahora mismo la Flotilla de Submarinos está en un proceso de transición a la espera de recibir el nuevo arma naval que permitirá reducir la tripulación de 60 a 40 personas, más velocidad y una mayor resistencia. 

Inicio Gran Carena Tramontana 1-IX-2014.3

Mientras tanto, la base cartagenera sigue haciendo operaciones con dos naves en el mar: el Mistral y el Galerna. Este último está desarrollando durante estos días una operación en el mar, aunque su ubicación exacta no ha sido desvelada alegando motivos estratégicos para la defensa. Y es que no todo es el S-80, ya que los dos sumergibles que hay en el mar en la actualidad siguen con sus compromisos con la seguridad nacional, así como participando asiduamente en numerosas misiones de la OTAN. Los 300 submarinistas del Arsenal de Cartagena -entre los que hay oficiales, suboficiales, cabos y marinería-pasan hasta 30 días en las profundidades del mar realizando labores de ataque al tráfico marítimo y patrullas contra fuerzas de superficie y submarinas.

¿En qué consiste esta reparación?
Los expertos en la industria naval explican que no es una reparación en sí misma, sino que se trata de un proceso rutinario que se le hace a todas las unidades a través del cual se destripan y se desarman los submarinos por completo. 


Durante el mismo se desmontan pieza a pieza para ver qué cosas fallan o están deterioradas con el propósito de repararlas o proceder a sustituirlas por otras nuevas. Su duración, que varía el función del presupuesto y de los materiales que se necesiten en cada caso, dura alrededor de un año y medio y proporciona a Navantia una carga de trabajo para 300 empleados. La última, la del Tramontana, tiene un presupuesto de más de 40 millones de euros. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook        

Doce artilleros formados en Estados Unidos para los nuevos misiles Patriot.

Lanzadores Patriot desplegados en el aeropuerto turco de Adana.
Lanzadores Patriot desplegados en el aeropuerto turco de Adana

Hasta hora, España contaba con una batería Patriot, que consistía en lanzadores, una estación de control, el radar que detecta misiles enemigos, y los contenedores y los cargadores, juntos con las unidades de misiles para lanzar. El año pasado, la Dirección General de Armamento y Material del Ministerio de Defensa compró a Alemania dos baterías de misiles más -una Batería de Plana Mayor y otra de Servicios- con todos sus elementos de comunicaciones incluidos radares, herramientas y repuestos, a lo que se suma una nueva remesa de misiles. 

La importancia de estas adquisiciones, que suponen que de una Batería Patriot las Fuerzas Armadas pasan a tener un Grupo Patriot completo, es que entre los nuevos elementos se encuentra uno que es clave para la defensa antiaérea: la Central de Mando e Información. Esta central, que forma parte de la Batería de Plana Mayor, permite que los Patriot españoles completen su integración en el sistema de defensa antimisiles de la OTAN. Antes, el Ejército requiería del apoyo de otros países para estar operativo en este punto, mientras que ahora ya no necesitará esta colaboración y el sistema Patriot español será completamente autónomo. 

Los nuevos Patriot estarán en Valencia 
El Confidencial Digital ha podido saber que este material ha sido enviado hace unas semanas a las Fuerzas Armadas. Una parte, incluida la Central de Mando e Información, se ha enviado al destacamento del Regimiento de Artillería Antiaérea nº 74 que actualmente está desplegado en el aeropuerto de Adana, en Turquía, como parte de la operación de la OTAN para proteger este país aliado de los misiles sirios y de otras posibles amenazas, incluida la del Estado Islámico. El resto del nuevo material de los Patriot llegó hace unas semanas en barco al puerto de Sagunto (Valencia). Tras dos días de descarga, el nuevo material de baterías de misiles quedó definitivamente alojado en la base “General Almirante” de Marines, también en la provincia de Valencia. 

Allí se había estado trabajando para habilitar los hangares en los que se iban a alojar los equipos comprados a Alemania. Para tener perfectamente operativo el Grupo Patriot que estará completo una vez regrese de Turquía el resto del equipo, el Ejército de Tierra ha comenzado a formar al personal que se hará cargo de este sistema de defensa antiaérea en las distintas tareas que se requieren. Según explican a ECD fuentes del Ejército de Tierra, doce suboficiales del Regimiento de Artillería Antiaérea nº 81 terminaron hace semanas un curso de formación sobre mantenimiento orgánico del Grupo Patriot y sus elementos. El curso no tuvo lugar en España, sino en Estados Unidos (donde se fabrican estos misiles), y duró cuatro meses: desde el 12 de marzo hasta el 20 de julio. 

Formación antes de ir a Turquía
Actualmente es el Regimiento de Artillería Antiaérea nº 74, con base en Sevilla y Cádiz, el que tiene la dotación de la Batería Patriot, y por ello es el que está desplegado en Turquía con los misiles. Ahora, será el Regimiento nº 81 el que se haga cargo del Grupo Patriot al completo. Para ello, a partir de este 15 de agosto miembros del Regimiento nº 74 formarán a los artilleros del Regimiento nº 81. Según las fuentes consultadas, estos cursos se realizará en la base de Valencia y constarán de dos partes: formación de operadores de la Central de Control de Batería, para quienes vayan a manejar la Central de Operaciones del Grupo Patriot; y para el resto de operadores del nuevo sistema antimisiles. Anteriormente a todo esto, las primeras pruebas en Alemania con el material Patriot adquirido las hicieron militares españoles del Mando de Apoyo Logístico y del Mando de Artillería Antiaérea del Ejército de Tierra, en la ciudad de Penzing entre el 13 de abril y el 12 de mayo. 

El nuevo Grupo Patriot sustituye a la unidad de misiles y lanzadores Roland, las direcciones de tiro Sky y los cañones de 35/90 mm que hasta ahora tenía el Regimiento de Artillería Antiaérea nº 81 de Marines (Valencia). Una vez que el personal tenga la formación para operar con los nuevos sistemas Patriot y éstos estén operativos, el regimiento se despedirá de esa unidad de misiles Roland, que irá al polígono de Casetas, en Zaragoza, y de los cañones, que se enviarán en octubre al Regimiento de Artillería Antiaérea nº 94 (con base en Gran Canaria) y al Regimiento de Artillería Mixto nº 32 (de Melilla). Una vez que el Regimiento nº 81, que se ha hecho cargo del nuevo Grupo Patriot, esté listo para operarlo, será enviado a Turquía para relevar en la misión de la OTAN al Regimiento nº 74. Ya entonces España contará con ese nivel superior de defensa antiaérea que le permitirá tener operativo sus sistema Patriot sin necesidad de colaboración de otros países aliados. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook