Páginas vistas en total

miércoles, 19 de agosto de 2015

La costa de Cádiz acogerá las mayores maniobras militares desde la Guerra Fría.


La costa de Cádiz acogerá las mayores maniobras militares desde la Guerra Fría

Unas fuentes aseguran que no se ha visto nada igual desde la Segunda Guerra Mundial. Otras, más templadas, lo califican como los mayores ejercicios militares desde que cesó la Guerra Fría con la caída del muro de Berlín. 

Al margen de la comparación histórica que quiera buscarse, el Golfo de Cádiz, con Barbate y la Sierra del Retín como epicentros, acogerá progresivamente, hasta octubre, unos ejercicios militares sin apenas parangón en la historia reciente de España. Estas pruebas se agrupan bajo el nombre Trident Juncture 2015 y reunirá a un número de efectivos que, según las jornadas, oscilará entre los 28.000 y los 35.000 militares. Proceden de 32 naciones integrantes o aliadas y bajo la organización de la OTAN tratan de intercambiar técnicas y estrategias para poder actuar de forma efectiva en caso de conflicto bélico frente a un enemigo común. El objetivo es perfeccionar la coordinación para poder actuar en cualquier lugar del mundo en un plazo máximo de 48 horas. El avance del denominado estado islámico y crisis como la de Ucrania llevan a señalar el año 2016 como un periodo clave.
Estas prácticas se organizaron y aprobaron el pasado otoño, en la cumbre de la OTAN celebrada en País de Gales. Los ejercicios se desarrollarán en dos fases distintas, una concentrada entre los últimos días de septiembre y mediados de octubre. La segunda y última fase tendrá lugar en noviembre. Trident Juncture también servirá para ensayar actuaciones y compartir criterios sobre nuevas formas de defensa, como los ataques cibernéticos. Expertos militares de distintos países divulgarán experiencias recientes en conflictos reales como los de Afganistán, Kosovo y otros escenarios. Entre los militares concentrados habrá efectivos especializados en actuar por tierra, mar y aire, pero también servicios de inteligencia, infraestructuras, comunicaciones, transporte y abastecimiento. Todos los aspectos del conflicto bélico moderno tendrán presencia en unas maniobras sin apenas precedentes. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook      

El Museo del Aire restaura el Mirage III y gestiona la incorporación de nuevas aeronaves.


A pesar de que durante el mes de agosto el Museo de Aeronáutica Astronáutica de Cuatro Vientos (Madrid) está cerrado al público, el equipo de profesionales del Ejército del Aire que lo gestiona no ha cesado su intensa actividad. Así, se acaba de volver a colocar para su exposición al público dos de los más míticos cazabombarderos que han servido en el Ejército del Aire, el estadounidense McDonnell Douglas F-4C Phantom II, y el francés Dassault Mirage III, alias “Plancheta”, tras ser repintados por parte de la casi colindante Maestranza Aérea de Madrid (MAESMA) el primero, y en unos de los hangares del Museo el segundo de los mencionados.

El trabajo de apoyo que da la MAESMA al Museo es muy importante ya que, además de las referidas tareas de pintura, busca y recopila la documentación original de los aparatos cara a que la fidelidad histórica sea total. Igualmente también están casi finalizadas las cuidadas restauraciones y repintado del  anfibio Consolidated PBY-5 Catalina y un CASA 207 Azor. Otros aparatos con la pintura menos afectada, como el HA-220 Súper Saeta y el CASA C-101 Aviojet, están siendo sometidos a procesos de pulido de su pintura y del plexiglás por parte de la empresa. Igualmente el personal del Museo, que encabeza el coronel Juan Ayuso Puente, iniciará en breve la restauración del RF-4C, la versión de reconocimiento del Phantom II, que ya ha sido retirado de las zona de exposición, y en breve será trasladado a la MAESMA para que sea lijado y pintado.                                                                                              


También se está estudiando las posibilidades económicas de poder restaurar los aviones rusos (Su-22, Mig-21 y Mig-23), que recibió el Museo desde Alemania, procedentes de la extinta República Democrática alemana. En todos estos casos hablamos de aparatos que están expuestos en el exterior del Museo y que se van deteriorando, sobre todo su pintura, por las condiciones climatológicas de Madrid, que tiene inviernos fríos y veranos muy calurosos. Respecto a nuevas incorporaciones a la colección, estarían a punto de recibirse un Mirage F-1B biplazas y un par de helicópteros (un Alouette II y un MBB Bö-105) dados de baja previamente por la Policía Nacional.            


Así mismo se estaría estudiando la incorporación de dos polimotores que hasta hace poco estaban activos en el Ejército del Aire, un Fokker F-27 que está almacenado en la citada MAESMA, y alguno de los dos Boeing 707 que permanecen desde hace meses en storage en la cercana Base Aérea de Getafe. Igualmente se acaba de cerrar en Córdoba la cesión de un Jodel D.112, una interesante avioneta que aunque de diseño francés fue también construida bajo licencia entre 1955 y 1972 por la empresa Aero-Difusión, que tenía sede en el santaderino aeropuerto de Parayas, en concreto el aparato que recepciona el Museo fue matriculado a finales de 1955, como EC-ALV. (Jesús.R.G.)
Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook