Páginas vistas en total

martes, 25 de agosto de 2015

Desmayos y renuncias de cadetes en los primeros días de academia militar.

Formación de cadetes en la Academia Militar de Zaragoza.
Formación de cadetes en la Academia Militar de Zaragoza

A lo largo de la pasada semana se produjo la recepción de nuevos cadetes en las principales academias militares de España. Los nuevos alumnos de Zaragoza, Marín o San Javier ya se encuentran desde entonces realizando el denominado periodo de aclimatación a la vida militar. Se trata de un espacio de tiempo –unas dos semanas- que les permitirá conocer mejor el estilo de vida castrense, una iniciativa pensada para aquellos que hubieran accedido a la carrera militar con una idea errónea de lo que iban a encontrar allí. Durante ese periodo, las bajas son habituales. Y este año ya se han producido algunas, según ha sabido El Confidencial Digital de fuentes militares. De momento se desconoce el número de cadetes que han decidido poner fin de forma prematura a su estancia en las academias, pues para ello deben realizarse los trámites burocráticos que certifiquen oficialmente las bajas. Pero al menos una docena de quienes recibieron la carta de bienvenida ya no continuarán.

Según ha sabido ECD, en algunos casos se ha alegado incompatibilidad personal con el tipo de labores que se desempeña en los centros de formación militar o con algún aspecto puntual de la disciplina –“bastante estricta pero sin agobios excesivos” explican voces militares-. Las bajas serán cubiertas en los próximos días por aquellos candidatos que no consiguieron plaza directa en la oposición, pero que se mantienen en la lista de sustitutos. Las llamadas se realizarán esta semana, confirman fuentes militares. Por otra parte, estos primeros días de Academia están dejando algunas anécdotas sobre la dureza “sin excesos”, insisten a ECD militares involucrados en tareas de formación de algunas pruebas físicas a las que se somete a los nuevos cadetes. Tras alguna de ellas se ha registrado algún que otro desmayo, principalmente por altas temperaturas durante la práctica deportiva.

Una de las anécdotas más llamativas que deja este inicio de curso, y que ha conocido ECD por fuentes militares, es la de un cadete que se presentó en su centro el día y la hora señalada, pero que incumplía “casi punto por punto” las normas de presentación personal: en el plan de acogida enviado a cada alumno se especifica que debe presentarse de paisano pero con “atuendo sea acorde con su nueva condición de cadete”. Algo que no cumplió este cadete, que se presentó con pantalón corto, camisa de tirantes, varios piercings y el pelo teñido de un color estridente. Según explican, “fue directamente al peluquero de la base”. Una de las novedades este año ha sido la puesta en marcha de una visita guiada para familias. Hasta ahora, las familias acompañaban al cadete hasta la puerta y allí se despedían de él, pero en este curso han podido conocer las instalaciones, resolver dudas y conocer en profundidad como será la vida de sus hijos en el centro militar. Una iniciativa que ha sido muy bien recibida. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook