Páginas vistas en total

martes, 13 de octubre de 2015

España finaliza el periodo de mando de la operación Atalanta tras más de 5 meses.

El ‘Galicia’ navegando en aguas del Golfo de Adén

Después de algo más de 5 meses desde su inicio, España finaliza el mando de la operación Atalanta. Es la quinta vez que España asume la tarea de liderar la operación de lucha contra la piratería en el Golfo de Adén y Océano Indico, finalizando este periodo después de continuar manteniendo estas aguas libres de ataques piratas. El 6 de mayo de 2015, el contralmirante Alfonso Gómez Fernández de Córdoba asumió el mando de dicha operación en una ceremonia realizada a bordo del buque de desembarco anfibio holandés ‘Johan de Witt’. Desde entonces, España ha tenido que dirigir unidades militares de países europeos tan diversos como Alemania, Italia, Francia, Serbia, Lituania, Holanda, Colombia y España. A lo largo del mandato, la misión fundamental ha sido la de asegurar la protección de todos los buques del Programa Mundial de Alimentos que durante este periodo han llevado ayuda humanitaria, no sólo a los puertos de Somalia sino también a los de Yemen, un país que continúa inmerso en una profunda crisis, y donde hay también millones de personas muy necesitadas de alimentos y de medicinas. 

El 2º Comte. de la Op. Atalanta a bordo del ‘Galicia’ en Yibuti.

España, a través del liderazgo del Estado Mayor multinacional, y gracias a la colaboración de todas las unidades, ha continuado ejerciendo la presión sobre las redes de la piratería, llevando a cabo operaciones navales próximas a las costas de Somalia. En los últimos años, la piratería en la mar ha ido desapareciendo, gracias, sobre todo, a las medidas de seguridad que adopta la comunidad marítima y a la presencia de diferentes coaliciones navales en estas aguas. Al mantener la presión en las proximidades de las costas somalíes, se contiene la piratería en tierra, es decir, se les disuade de retornar a sus actividades criminales en el océano. Este ha sido, entro otros, el objetivo de la vigésima rotación de mando de la operación Atalanta durante estos cinco meses: que los piratas no encontraran la menor oportunidad de lanzarse a la mar para atacar al tráfico marítimo. 

Este objetivo se ha cumplido, ya que en este periodo, no se ha dado ningún caso conocido de ataque. Una vez concluido el periodo de mando de España en la operación Atalanta, el que fuera buque insignia de la Operación, el Buque de Asalto Anfibio “Galicia” y todos los miembros que componen la dotación, el Estado Mayor y unidades embarcadas, regresan a casa con la íntima satisfacción del deber cumplido. En estos momentos, en el área de operaciones permanecen, por parte de la Armada, la Fragata ‘Victoria’ y el Buque de Acción Marítima (BAM) ‘Meteoro’; y el Avión de Patrulla y Reconocimiento Marítimo (MPRA) ‘Cotos’, del Ejercito del Aire. El Buque de Asalto Anfibio “Galicia” tiene previsto efectuar su llegada a la Base Naval de Rota el próximo domingo 25 de octubre, tras algo más de 6 meses de despliegue. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                             

Indra presenta la versión no tripulada de su avión de vigilancia marítima P2006T MRI.


Completadas las pruebas de viabilidad y demostración experimental, el director general de Defensa y Seguridad de Indra, José Manuel Pérez-Pujazón, aprovechó la participación de Indra en el ciclo de conferencias Maritime Reconnaissance & Surveillance, celebrado en Londres, para presentar un sistema de altas prestación de vigilancia y rescate y bajo coste operativo, que llegará al mercado a un precio altamente competitivo de 6 millones de euros. 

La compañía ha llevado a cabo, dentro del proyecto denominado por la compañía como Targus, la adaptación de la aeronave. En este momento, Indra trabaja en la fase de certificación y pruebas del sistema. La compañía ha ofrecido a la Xunta de Galicia la posibilidad de desarrollar estas actividades en el centro de desarrollo de UAVs proyectado en las instalaciones del aeródromo de Rozas en Lugo. El objetivo del desarrollo es poner en el mercado una aeronave no tripulada a un coste muy competitivo, inferior a los seis millones de euros por unidad. “Se trata de un sistema que ofrecerá una autonomía de vuelo de 12 horas, elevada capacidad vigilancia marítima y de búsqueda y rescate, y un coste de operación y mantenimiento imbatible”, afirmó el director general de la compañía Pérez-Pujazón. 

El P2006T MRI fue desarrollado inicialmente por Indra como una solución de vigilancia aeroportada de bajo coste basada en un avión ligero tripulado. Ha sido desarrollado para complementar los sistemas de vigilancia costeros que, como el SIVE en el caso español, han sido desplegados por diferentes países para la protección y vigilancia de sus fronteras marítimas. Por su naturaleza, los sistemas de vigilancia costera ofrecen una cobertura eficaz de la zona comprendida entre la línea de costa y las 20 o 30 millas de distancia. Sin embargo, los intereses económicos de los países costeros se extienden más allá de esta distancia, hasta el límite de la zona marítima de exclusividad, situada a 200 millas de la línea de costa o, en su caso, hasta el punto medio que separe las costas de los dos países. Este último es el caso del mar Mediterráneo, en el que a menudo las distancias entre las líneas de costa pertenecientes a diferentes países configuran zonas marítimas de exclusividad situadas entre las cincuenta y ochenta millas. 

Un avión inteligente a coste asequible
Ejercer un control eficaz sobre estas zonas, dando respuesta al problema de la inmigración ilegal y contando con capacidad para responder a las crisis humanitarias que provoca, exige complementar los sistemas de vigilancia costera con medios de vigilancia aéreos o de superficie. 

El P2006T MRI está precisamente diseñado para cubrir la vigilancia en estas zonas con un coste de operación muy reducido comparado con el de las aeronaves de vigilancia marítima tradicionales. La miniaturización y reducción de peso de los sensores radar, infrarrojos y Sistemas Automáticos de Identificación de Embarcaciones (AIS) requeridos para la misión permite su instalación en aeronaves ligeras, diseñadas para la aviación deportiva y de consumo bajo. Este es el caso del P2006T MRI de Indra, que con una autonomía de seis horas en su versión actual –autonomía que doblará el nuevo sistema no tripulado-, un consumo de 32 litros de gasolina de automoción por hora de vuelo y unos costes de mantenimiento extremadamente reducidos permite la instalación e integración a bordo de un radar de barrido electrónico Seaspray 5000E (equipo estándar del arma aérea de la Royal Navy) una cámara visible e infrarroja de alta resolución, un sistema AIS, un radioenlace line of sight con un alcance eficaz de 180 millas náuticas, y un terminal inmarsat. 

Este terminal es capaz de transmitir en tiempo real a una estación de tierra la señal radar, video visible e infrarrojo, datos AIS y datos de navegación del avión, de manera que sean monitorizados desde tierra en tiempo real. El P2006T MRI ha sido probado con éxito por la Guardia Civil española y por Frontex en la operación Indalo, que se desarrolla todos los veranos en la costa sur española; en la operación Cross Eye, desarrollada recientemente en aguas del canal de Sicilia; y en las demostraciones del Sistema Perseus de la Unión Europea efectuadas en aguas del mar de Alborán y del Mar Egeo. El buen rendimiento demostrado por el avión ha llevado a que la agencia europea Frontex lo haya seleccionado recientemente para emplearlo en las futuras operaciones de vigilancia aérea de fronteras marítimas y terrestres. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook