Páginas vistas en total

martes, 27 de octubre de 2015

Defensa encuentra restos del helicóptero militar siniestrado.

El Ministerio de Defensa ha recuperado este martes restos del helicóptero Super Puma del Servicio Aéreo de Rescate español siniestrado el pasado jueves a unos 70 kilómetros del Sáhara Occidental. 

La cabina del aparato sigue sin ser localizada, a pesar del despliegue de efectivos en la zona donde se produjo el accidente. La delegada del Gobierno en Canarias, María del Carmen Hernández Bento, ha informado de que los cazaminas están llegando al área de búsqueda y ha asegurado que confían en que con "la cantidad de medios que tienen a disposición en este momento se logre localizar la cabina, que es la prioridad". El ministro de Defensa, Pedro Morenés, se encuentra en Gran Canaria, donde permanece desde el pasado viernes. Morenés ha comparecido dos veces ante los medios de comunicación. En una primera ocasión explicó qué llevó al Ministerio de Defensa a reaccionar de forma errónea en las primeras 12 horas tras el siniestro, cuando anunciaron que los desaparecidos habían sido localizados con vida. 

En la segunda, se limitó a detallar cuál era el despliegue del Ejército en la zona para buscar a los tres militares en paradero desconocido y al aparato siniestrado, el cual puede aportar pistas definitivas para saber qué ocurrió. El accidente en el que desaparecieron los militares se produjo el pasado jueves, cuando se desplazaban en helicóptero desde Nouadibou (Mauritania) hasta Gran Canaria. Desde el ministerio se anunció en un primer momento que habían sido localizados por la noche con vida. Según informaron en su cuenta de Twitter, la Gendarmería de Marruecos los había recogido y se dirigía con ellos a Dajla. Un día después, el pasado viernes, Morenés admitió que habían informado erróneamente y aseguró que seguían en paradero desconocido. La hipótesis del secuestro no se ha descartado, teoría que apoya Fernando Ojeda, padre de uno de los desaparecidos, Johnander. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook    

El comportamiento desleal de Marruecos en el rescate de los tres militares.

SuperPuma del Escuadrón 802 de Gando.

Mientras continúa la búsqueda de los tres tripulantes del SuperPuma del Escuadrón 802 que se estrelló en aguas del Atlántico el pasado jueves, los militares ya hacen balance de las situaciones rocambolescas que se vivieron en las primeras 48 horas del suceso. Según ha sabido El Confidencial Digital, en el Ejército del Aire no se da crédito a lo ocurrido con el -falso- rescate, al que Defensa le dio credibilidad total e incluso publicitó en sus redes sociales. E incluso felicitó a Marruecos por su labor. 

La comunicación reciba el jueves por la noche, que apuntaba a que un pesquero marroquí había recogido con vida a los tres tripulantes, llegó por fax a la Guardia Civil. Posteriormente, la embajada española en Rabat pudo confirmar que la información tenía categoría ‘A1’, la más alta, y dio por bueno el rescate. En esa información se constataba como probados estos hechos. Sin embargo, horas más tarde Rabat informaba a Defensa que la información suministrada provenía de otro país, Senegal, y de fuentes no confirmadas. El supuesto pesquero nunca llegó a Dakhla. Marruecos pido perdón a través de una comunicación escrita “por las molestias ocasionadas” explican fuentes militares consultadas. Pero nada más. Ninguna explicación. A partir de ese momento, “la colaboración fue meramente testimonial” aseguran. 

Los militares consultados por El Confidencial Digital denuncian la “poca implicación” de Marruecos en las tareas de rescate. Es más, explican cómo han “escamoteado” medios ante las preguntas del Aire para saber qué tipo de medios podían ofrecer. Echan en falta, por ejemplo, el despliegue de drones Pedrator. “Tienen al menos tres operativos, pero no los ofrecen. Dicen que no están operativos. Sabemos que es mentira. Nos están tomando el pelo” explicaba ayer a ECD una fuente del Aire. Además, afirman, estos aviones no tripulados disponen de un moderno sistema de búsqueda para tareas de rescate en el mar, capaz de detectar a personas desde largas distancias. El radar, que va equipado en estos drones, se denomina SeaVue y fue vendido por Estados Unidos en 2012. (Otras fuentes del Aire sin embargo especifican que Marruecos no dispone de esa tecnología, ya que Rabat no llegó a adquirirla pese a que el Departamento de Defensa autorizó su venta). 

Otra de las quejas que se puede oír estos días entre quienes están participando activamente en las labores de rescate apunta al intento de Marruecos de politizar el rescate por la cuestión saharaui. Según dicen, en las comunicaciones posteriores con Rabat se hizo mención a las dificultades para contrastar la llegada del pesquero al puerto de Dakhla ya que se encontraba “en territorio del Sahara, ajeno al control de Marruecos”. Pese al “cabreo monumental” con que dicen vivir estos momentos en el cuartel general del Aire, a algunos de los consultados por El Confidencial Digital no les pilla por sorpresa. Explican que no es la primera vez que, ante una situación delicada, las Fuerzas Armadas de Marruecos aprovechan para “dar una puñalada”. Y parece que habrá un antes y un después tras ésta última. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook    

¿Cómo es la operación que busca a los tripulantes del helicóptero desaparecido?

Ni el fuerte oleaje, ni un gran incendio, ni siquiera una enfermedad grave, deben poder cobrarse las vidas de los que navegan en un buque o de los que viajan en una aeronave que cae al mar. Para actuar en estas situaciones de emergencia están las unidades aéreas de Salvamento Marítimo -SAR- y los buques de la Armada, que inician una lucha contra el reloj. 

Los ángeles de la guarda 
En España contamos, desde 1955, con unidades del Ejército del Aire especialmente preparadas y dotadas con medios de rescate desde el aire. Se les conoce con las siglas SAR, que significan Search and Rescue -búsqueda y rescate-. Debido a las características del territorio nacional, que cuenta con dos archipiélagos, este servicio tiene un organismo de dirección y coordinación, denominado Jefatura del Servicio de Búsqueda y Rescate del Ejército del Aire, y tres áreas de responsabilidad. En la Base Aérea de Son San Juan –Mallorca- tiene su sede el 801º Escuadrón del SAR; en la Base Aérea de Gando -Gran Canaria-, está el 802º Escuadrón y, finalmente, en la Base de Cuatro Vientos –Madrid- está en 803º Escuadrón. Sus respectivas áreas de responsabilidad cubren el Mediterráneo y el Atlántico en zonas que llegan hasta las que son responsabilidad de los países vecinos: Francia, Portugal, Marruecos, Argelia, etc. También hay que tener presente la existencia de otros servicios aéreos y marítimos que, en las emergencias, contribuyen a su resolución. 

El escudo del 802º Escuadrón es muy expresivo de las misiones SAR: un angelito apoyado en una nube y agitando las alas que lanza al agua un salvavidas. Al poco tiempo de ser creado este escudo, el angelito fue representado con una amplia sonrisa, para expresar la alegría que todos sienten al lograr rescates con éxito. Por otra parte, en las intervenciones en los conflictos en el exterior se organizan destacamentos Combat SAR para llevar a cabo las misiones de rescate y traslado de heridos en pleno combate –como la que llevaron a cabo en el valle de Jawand, en Afganistán, y que merecería una película ya que, según el relato de uno de los oficiales “el fuego continúa y los minutos se suceden como si fuesen horas” y tuvo la sensación, al acabar la misión, de “salir del infierno”. 

¿Cómo es una operación de rescate en alta mar? 
En la situación de emergencia en alta mar como la que ha ocurrido con el helicóptero accidentado, debido a la distancia se ordenó el ‘scramble’ del caza que estaba en servicio de alerta en Gando; y al despegar se puso en alerta otro caza. Su misión era llegar cuanto antes a la zona de la que había partido la señal de emergencia y localizar a la vista o con el radar, el FLIR –un aparato de detección infrarroja y visual- o las gafas de visión nocturna del piloto, a la nave o aeronave y, sobre todo, a los accidentados. 

La ventaja del caza es que, gracias a su gran velocidad, llega enseguida a la zona y puede lograr la localización de la nave o aeronave accidentada y comunicarlo al resto de la operación de rescate. Además, la presencia del caza transmite a las personas accidentadas que ya les están buscando. Al oír el sonido de los reactores, los accidentados pueden lanzar una bengala para señalar bien su posición, a lo que ayuda también el colorante del equipo de emergencia de a bordo que deja en el agua una gran y llamativa mancha. Sin embargo, un caza no puede estar volando mucho tiempo a la espera de que llegue el resto de la operación de rescate porque consume muy rápidamente el combustible de sus depósitos y, en una situación de emergencia como esta, no cabe pensar en un repostaje en vuelo. 

Por ello, al caza le sigue un avión, también perteneciente al SAR, un CN 235 en versión VIGMA –vigilancia marítima- que, como vuela más lento, tarda más en llegar a la zona pero tiene la ventaja de contar con sensores específicos para la búsqueda marítima. Además, tiene mucha mayor autonomía, lo que le permite orbitar mucho rato alrededor de la zona del accidente, y lanzar una primera ayuda a los náufragos en forma de balizas que delimitan la zona y botes de salvamento. Y, si no los encuentra, comenzar una búsqueda sistemática por la superficie del mar. Además del VIGMA vuela un helicóptero del SAR con la misión de, cuando se localice a los accidentados, estacionarse parado sobre ellos y sacarlos uno a uno del agua por medio de una grúa o cabrestante. En el extremo del cable va uno de los rescatadores que forma parte de la tripulación del helicóptero y es quien ayuda a las personas a engancharse. 

Operación más compleja
Pero las operaciones de rescate no siempre son tan rápidas de concluir. Muchas de ellas sí acaban pronto y con éxito, pero ahora estamos en una situación muy compleja porque han fallado las informaciones iniciales y ha de trabajarse según muchas posibilidades. Por ejemplo, el vuelo inicial del caza puede no aportar datos precisos y, ante el consumo de combustible, ha de alertar a la base para que despegue otro y llegue a la zona para seguir explorando antes de tener que regresar. En esta fase inicial pueden movilizarse un número importante de cazas del Ala 46 de Gando, para garantizar los vuelos ininterrumpidos sobre la zona del accidente, con las consiguientes tareas de revisión de los motores, repostaje, relevo de pilotos, etc. 

Si el tiempo transcurre y tardan en obtenerse resultados positivos, al despliegue van incorporándose los buques de la Armada –se ha citado a “El Camino Español” entre otros varios- que, aunque tardan en llegar a la zona más que los aviones, tienen la ventaja de que pueden permanecer en ella durante muchos días y pueden transportar helicópteros y medios de búsqueda submarina. Además, ante una emergencia marítima, los buques civiles que navegan por la zona están obligados, por las leyes y acuerdos internacionales, a acudir a prestar ayuda. 

¿Y en tierra firme? 
Algunas de las hipótesis que se han expresado sobre la localización de los tripulantes del helicóptero se refieren a la posibilidad de que ya se encuentren en tierra firme. Esto sería resultado de un secuestro realizado por pescadores –quizá decidido en el instante de acudir al helicóptero accidentado-, bien por motivaciones puramente dinerarias –sólo por la oportunidad de obtener el rescate- o bien como parte de las acciones del radicalismo de Boko Haram o grupos equivalentes. 

O que los secuestrados acaben pasando de las manos de los primeros a las de los segundos. Estas hipótesis derivan de la referencia a las acciones de inteligencia que están desarrollándose en estos momentos y que estarán realizando nuestro personal desplegado en la zona y en contacto con las autoridades locales. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook    

Militares rusos examinarán bases de España en pleno Trident Juncture.


Un grupo de expertos militares rusos visitará entre el 27 y el 30 de octubre las instalaciones militares de España en el marco del Documento de Viena de 2011 para fomentar confianza mutua y seguridad, declaró el jefe del Centro Nacional ruso para Reducción de Amenaza Nuclear, Serguéi Rizhkov. España es uno de los países anfitriones del ejercicio internacional de la OTAN Trident Juncture 2015 que se desarrollará hasta el próximo 6 de noviembre. "Entre el 27 y el 30 de octubre, en el marco del Documento de Viena de 2011, un grupo de inspectores rusos tiene previsto examinar una región de 18.000 kilómetros cuadrados en territorio de España", dijo Rizhkov. 

Según el militar, el objetivo de la inspección consiste en averiguar la envergadura de las actividades militares en la zona. Rizhkov adelantó que los militares rusos visitarán instalaciones militares y escucharán informes de comandantes de las unidades, en particular sobre las maniobras Trident Juncture 2015 en el noreste del país. El Documento de Viena de la OSCE del año 2011 prevé amplio intercambio de información sobre las Fuerzas Armadas, la planificación de defensa y el presupuesto militar. Los países miembros asimismo se avisan sobre determinadas actividades militares, invitan a observadores y realizan inspecciones periódicas. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook