Páginas vistas en total

miércoles, 9 de diciembre de 2015

España detrás de la construcción de tres destructores australianos.


Australia confía en una compañía española para colaborar con los trabajos de un astillero La empresa naval pública española Navantia ha firmado un contrato con la australiana ASC por el que la compañía perteneciente a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) se compromete a colaborar en los trabajos de construcción de los destructores australianos 'AWC'. Los destructores en cuestión están basados en la fragatas 'F-100' de la Armada Española, de cuyo diseño y ejecución se encargaron los astilleros de la Ría de Ferrol. 

El contrato de colaboración se firmó en la capital australiana, Sidney, en un acto que reunió a representantes de dicho Gobierno y de la empresa española en el país, entre otras autoridades. Este contrato llega en el momento en el que los dirigentes del país situado en el Océano Índico han decidido buscar soluciones para mejorar los problemas detectados durante la construcción de los buques. Desde el año 2007 Australia se ha convertido en el principal cliente para Navantia en cuanto a carga de trabajo, ya que tres contratos han permitido el poder colaborar en las construcciones de los buques destructores 'AWD', los dos buques anfibios del tipo 'LHD', recientemente entregada a la Armada de Australia, además de doce lanchas de desembarco realizadas en los astilleros de la Bahía de Cádiz. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                        

Si España participa en la guerra en Siria, ¿con qué armamento lo haría?.


Como miembro de la OTAN y la Unión Europea, España puede llegar a participar en la guerra en Siria. Si Madrid decide entrar en el conflicto, contará con un amplio armamento para realizar una intervención por vías diferentes. Un diario digital español ofrece una lista de materiales bélicos que serían clave en la posible operación de las Fuerzas Armadas españolas en la zona. Al igual que otros países que están luchando en Siria, España puede empezar con una operación aérea, enviando aviones de combate a la base de Incirlik, cerca de la que ya está desplegada una batería Patriot española, informa El Confidencial. 

El Ejército del Aire español dispone de varios modelos de aviones para llevar a cabo una intervención, entre ellos el EF-18 Hornet (C-15), un cazabombardero bimotor fabricado por una compañía estadounidense y diseñado para el ataque terrestre y la defensa aérea, y el Eurofighter Typhoon (C-16), un caza polivalente bimotor de gran maniobrabilidad construido por un consorcio europeo que actualmente está considerado como uno de los mejores cazas en servicio. Otro avión que las fuerzas aéreas españolas utilizarían de intervenir en una operación en Siria es el P-3 Orion, que está desarrollado por una compañía estadounidense principalmente para labores de patrulla marítima. 

Intervención naval

En el marco de la posible intervención por vía marítima España cuenta con diferentes opciones, una de las cuales sería incorporarse a la operación que está llevando a cabo Francia con su portaaviones Charles de Gaulle. Entre los activos que el país ibérico puede usar en este caso se encuentra el buque de proyección estratégica Juan Carlos I (L-61), barco de desembarco portahelicópteros construido en España que funciona como una nave multipropósito. 
Además, la Armada española dispone de los buques de asalto anfibio Galicia (L-51) y Castilla (L-52), las fragatas clase Santa María (F-80) y clase Álvaro de Bazán (F-100), que funcionarían como escoltas, y los buques logísticos Patiño y Cantabria, que servirían para aprovisionamiento de combate. 

Operación terrestre 

España también cuenta con un material diverso para intervenir en el conflicto sirio por tierra, aunque dependería de otros países por falta de transportes aéreos. El elemento más destacado de las fuerzas terrestres del Ejército español serían los carros de combate Leopardo 2E de fabricación alemana, los cuales están considerados como el arma más potente de su tipo y se encuentran en servicio en muchos países. 

Junto a ellos actuaría el 117 VCI Pizarro, un vehículo de combate de infantería elaborado en colaboración con el Ejército de Austria. Y por último, formarían parte del Ejército español de Tierra los blindados antiminas del tipo RG-31 Nyala, unos vehículos destinados a proteger a los militares de ataques terroristas durante misiones de paz, y los helicópteros Eurocopter EC665 Tigre de las fuerzas aerotransportadas que servirían para el ataque contra blindados y fuerzas terrestres.


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                        

El Ejército de Tierra recibe su segundo helicóptero NH-90 entre críticas de los militares por los retrasos.


Se trata del segundo NH-90 que ya está a disposición de las Fuerzas Armadas españolas. Este modelo, fabricado por Airbus Helicopter, será en el futuro el helicóptero de transporte para las tropas de Tierra. Sin embargo, en el ejército existe mucho descontento generalizado en torno al proyecto. Consideran que la espera por la aeronave está siendo “agotadora”. En 2005, el entonces ministro de Defensa José Bono anunció la compra de 45 helicópteros, con opción a otros 45 más. Sin embargo, posteriores recortes de unidades dejaron el pedido final en 22. Aún restan 20 por entregar. 

Destacan a El Confidencial Digital que el ritmo al que se están entregando complica los planes del Ejército de Tierra, ya que contaban con tener en la actualidad bastantes más unidades operativas del NH-90. “Han entregado 260 en todo el mundo, y nosotros sólo hemos recibido dos, un uno por ciento de la producción” se quejan. La única unidad ya operativa se encuentra en Albacete, donde los pilotos que operarán con la aeronave en un futuro próximo están aprendiendo a volarlo en todo tipo de condiciones. Se espera que la tercera unidad sea entregada en primavera de 2016, tras lo que serán destinadas a la base de Agoncillo (La Rioja). Fuentes militares aseguran, además, que los motores –fabricados por el grupo español ITP- “no cuentan aún con la homologación OTAN”, por lo tanto no pueden utilizarse en misiones militares hasta que no se cuente con dicha certificación. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook