Páginas vistas en total

lunes, 14 de diciembre de 2015

El Gobierno español aprueba la compra a Estados Unidos de misiles Evolved Seasparrow por 21 millones de euros.


El Consejo de Ministros ha autorizado la celebración de un contrato para la adquisición de diecinueve misiles Evolved Seasparrow (ESSM) con el Gobierno de los Estados Unidos por un valor estimado de 21.392.313,27 euros. En concreto prevé la compra de misiles telemétricos ESSM Bloque 1 SBT, con software Lot.E. Estos misiles son el mismo modelo que tiene España, pero dispondrán de las últimas actualizaciones de hardware y tendrán cargado el más reciente software Lot. E, que supone mejoras con el software actualmente cargado en los misiles, Lot. C con que cuenta actualmente la Armada española Las mejoras de hardware permiten aumentar el período de mantenimiento de los misiles de seis a ocho años, lo que supone una reducción de costes. Dispondrán, además, de un telémetro compatible con la cabeza de combate, lo que facilita la obtención de información de los parámetros del misil cuando se lance en ejercicios, pudiendo mejorar las tácticas de uso y realimentar las bases de datos. 

El importe total en euros por anualidades se distribuye del siguiente modo: 6.784.660,99 euros para el año 2015; 3.328.645,76 euros, en 2016; 7.199.963,74 euros, en 2017; y 4.079.042,78 euros, en el año 2018. La duración prevista del contrato tendrá lugar desde su formalización hasta el 31 de diciembre de 2018. El Consorcio NATO Seasparrow surge ante la necesidad de las Marinas occidentales de contrarrestar la amenaza de los misiles supersónicos, difícilmente detectables para los buques de superficie. España se adhirió al Consorcio en 1991, al amparo del MOU de Apoyo al NSSMS (NATO Seasparrow Surface Missile System). Como resultado de los acuerdos anteriores se adquirieron cuarenta misiles ESSM y los equipos adicionales para su lanzamiento desde el lanzador vertical de misiles MK-41 de las fragatas españolas F-100 y se estableció el Taller de Misiles de Mougá (El Ferrol) dentro de la estructura de apoyo de nivel intermedio al ciclo de vida (mantenimiento) del misil ESSM. 

Los ESSM y las F-100 de la Armada 
El principal sistema de armamento de las F-100 de la Armada española son los misiles Raytheon de los modelos RIM-66 y RIM-162, que son disparados mediante un lanzador de 90 celdas (48 en las F-100), agrupadas en el sistema de lanzamiento vertical VLS (Vertical Launching System) MK-41, que se sitúa en la proa del navío, justo entre la pieza de artillería principal y el castillo de proa. La espectacular evolución de los misiles antiaéreos navales de Raytheon dio paso al RIM-161 Standard Missile 3 (SM-3), que actualmente ya utiliza, además de la US Navy, Japón, cuya principal misión es la de interceptar misiles balísticos de alcance intermedio. El sistema además tiene capacidad antisatélite, al menos contra los que evolucionen en el extremo más inferior de la órbita terrestre. 

Estamos ante un sistema espectacular, con un alcance de 500 km., hablando de los de las primeras versiones, RIM-161A/B y C, Bloque-I y, dado que no faltan los fondos, la siguiente evolución, la D Bloque-II, triplicará esa capacidad. Además, se desarrollará y fabricará una variante con base en tierra, que irá sustituyendo también a los Patriot. Obviamente, cada nueva versión que se integra necesita de unos complejos y costosos programas de modificación del software del sistema Aegis, que, gracias a su arquitectura abierta, hacen posible la modernización de los navíos dotados con el sistema en un relativamente corto espacio de tiempo. Según los informes preliminares presentados por la US Navy al Congreso de Estados Unidos sobre su programa Aegis-MBD, el número de buques dotados con esta tecnología pasará de 24 en 2011 a los 41 previstos para el año fiscal 2018. (Jesús.R.G.)

Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                          

Defensa eligió el drone Reaper V porque lleva sistema anticongelante.


Según publicó El Confidencial Digital el pasado mes de mayo, Defensa estudiaba convertir el aeropuerto de León en base estable de operaciones para las futuras aeronaves no tripuladas. Los estudios sobre la idoneidad de diversas zonas e instalaciones en España llevan años realizándose en el Ejército del Aire. Y en la práctica totalidad de esos informes se señalaba la base leonesa como un emplazamiento adecuado a las necesidades estratégicas del proyecto: en esencia, poco tráfico aéreo y pista de despegue y aterrizaje suficientemente larga –tiene unos tres kilómetros de longitud-. 

De hecho, desde este año ya opera en el lugar el Grupo de Reconocimiento y Observación por Sistemas Aéreos, un embrión de la futura unidad de drones estratégicos, al mando del teniente coronel Del Barrio –con experiencia en el uso de los Searcher MK3 que España desplegó en Afganistán-. Pese a que aún no hay confirmación oficial, en el Ejército del Aire casi se da por sentado que León será la base de los cuatro nuevos MQ-9 Reaper que Defensa comprará a Estados Unidos. Es más, según explican a ECD, el futuro emplazamiento ha sido clave en el proceso de decisión de este sistema por encima de otros competidores como el Herón TP israelí. 

El frio, un problema para los drones 
El punto débil de León como candidato a ser base de estos nuevos sistemas son las condiciones meteorológicas de la zona. Durante los meses fríos del año, la temperatura y la humedad de los cielos leoneses pueden convertirse en un problema para la operatividad de los drones. Estas condiciones afectan gravemente al vuelo de todos los aparatos que concurrieron al concurso abierto por el Ministerio de Defensa. Sin embargo, hay uno que es especialmente capaz para sortear estos inconvenientes: el modelo elegido, el Reaper ‘Bloque V’. 

Según explican fuentes del Ejército del Aire a ECD, el ‘Bloque V’ –una evolución del Reaper original con mejoras aplicadas- dispone de un sistema anti hielo y anti congelación en las alas y en la cola, que reduce drásticamente la incidencia de la escarcha y la baja temperatura en su capacidad de vuelo. En especial, en la parte más sensible: la fase de aterrizaje y la de despegue. El frio, destacan, es uno de los elementos que mayor peligro supone para estos sistemas no tripulados. Estados Unidos lo comprobó durante sus años de operaciones en zonas montañosas de Afganistán. En 2002, por ejemplo, la fuerza aérea norteamericana perdió más de cincuenta aparatos ‘Predator’ –el ‘padre’ de los Reaper- en Afganistán por problemas con nieve y bajas temperaturas. Por ello, se desarrolló un sistema anticongelante para las alas que redujo sensiblemente el riesgo de que el aparato se congele en el aire y su maniobrabilidad se vea afectada. 

Un modelo más caro pero de mayor capacidad
La elección del ‘Bloque V’ sobre el ‘Bloque I’ –que utilizan por ejemplo italianos y británicos- supone un coste superior –hasta cinco veces más dependiendo del pedido- y una disponibilidad menor. Según indican las fuentes consultadas, los Reaper ‘Bloque V’ llegarán más tarde, mientras los ‘Bloque I’ podrían ser entregados en un plazo de tiempo menor. 
Francia, por ejemplo, optó por esta última opción cuando, de urgencia, adquirió varios Reaper a Estados Unidos para su misión en Malí. Además, los ‘Bloque V’ van equipados con un tren de aterrizaje reforzado que permite al aparato llevar más peso –y lo capacita, por tanto, para ir artillado con misiles-. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook