Páginas vistas en total

sábado, 27 de febrero de 2016

¿Cuáles son las diferencias en Defensa entre España y la Europa Central y del Este?

De manera generalizada, los países de Europa Central destinan un porcentaje de su PIB a la Defensa que supera mucho al que se destina en España. Sigo viajando a Centroeuropa con frecuencia al objeto de mantener reuniones con amigos que trabajan para distintas empresas y organismos estatales. De manera generalizada es sorprendente que estos países destinen un porcentaje de su PIB a la defensa que supera mucho al que se destina en España; que no llega ni al 1%. 

Ello lo hacen siendo bastante menos ricos que nosotros, lo cual les supone, comparativamente, un esfuerzo adicional a sus gobiernos y ciudadanos. Se recuerda que muchos de ellos tienen unas infraestructuras, sanidad, o gastos en educación que están en una situación precaria en comparación con la media de la UE. Los recursos e inversiones que se dedican en incrementar unos capítulos siempre se hacen a costa de minorar los gastos en otros. Por ello, el tema es todavía más llamativo.

Dos ejemplos de Defensa en la Europa del Este
A modo de ejemplo citaremos lo que sucede en los dos países más grandes: Polonia y Rumania. El primero está incrementando el gasto cada año. Ello ha sido facilitado debido a que Polonia incluso incluyó hace unos años en su constitución dedicar el 1,95% de su PIB a la defensa. Actualmente, desbanca a España en distintas estadísticas OTAN a pesar de tener un PIB mucho menor y una población cercana a la nuestra. 

En el caso de Rumania, en el parlamento, se llegó hace unos años a un amplio consenso entre los principales partidos para ir aumentando su presupuesto para destinar el 2% del PIB a gastos en defensa. Por otro lado, es conveniente recordar que a los socios de la OTAN se les pide, y acordamos, destinar el 2% del PIB a gastos en defensa. A lo largo de los años he podido comprobar que en España la sensación de la población es que no se entiende, ni se ve, la necesidad de gastar en defensa. Especialmente, si es a costa de gastos sociales. Nuestros gobernantes no hacen ninguna pedagogía, o si la hacen, es para oponerse a incrementar estos gastos. En muchos casos, desgraciadamente, es por pura ignorancia y, en otros casos, por manifiesto interés personal de buscar el voto fácil.

¿Por qué España no incrementa el gasto en Defensa?
Hay mucha demagogia y oportunismo político sobre el asunto. Es una realidad que el gasto en defensa español ha ido reduciéndose continuamente durante años, en vez de explicar en el parlamento la realidad. Si se hiciera, nuestros ciudadanos tendrían un nivel de información similar al que tienen las poblaciones de los países de nuestro entorno. Sus gobernantes tratan la cuestión de manera seria y rigurosa, buscando amplios consensos; y también exponen las implicaciones industriales. En general se considera el asunto como cuestión de estado que requiere de amplios acuerdos. El tema, además, es sencillo de exponer y entender: sin defensa no hay nada; ni educación, ni sanidad, ni paz, ni libertad. La defensa y seguridad de las poblaciones es previo a todo lo demás. Sin defensa y seguridad no se puede vivir en paz. En el parlamento, desgraciadamente, no se habla de ello.

Países que tenemos muy cerca, en África, a muy pocos kilómetros también lo entienden. La preocupación de los padres no es que sus hijos vayan al colegio; es que no los maten por el camino a la escuela o una vez allí. Lo mismo sucede con los hospitales y centros médicos. De qué sirven si hay violencia y no se puede ir a los mismos. En muchos países, es el Ejército el que mantiene el orden y se ocupa incluso de construir las carreteras y las infraestructuras básicas; como los pozos de agua, etc. También nuestra población tiene la sensación de que las armas son la causa de todos los males, cuando la realidad es que las causas son, desgraciadamente, que hay gente que está dispuesta a atropellar los derechos y libertades de los demás. El primer deber del gobernante es asegurar esos derechos. Esto lo tienen claro en Centroeuropa.

¿Suiza es verdaderamente un país neutral?
Es curioso que los países más neutrales y pacíficos del mundo también estén en Centroeuropa. El caso paradigmático es Suiza. Pero de lo que no se habla es de que, la nación neutral por excelencia, que ha evitado las dos guerras mundiales, y que no ha tenido conflictos en dos siglos, es también la nación más armada del mundo.

Gracias a ello evitó que los alemanes, desde 1940, a pesar de existir el plan Tannenbaum para su invasión, al estar rodeada por la Alemania nazi y la Italia de Mussolini, finalmente no intentaran llevarla a cabo. El país estuvo movilizado desde 1935, con unas fortificaciones a lo largo de los Alpes desarrolladas desde el siglo XIX que la hacían de muy difícil conquista; o a un coste altísimo. Además, mantiene unos bunkers perfectamente camuflados, red de túneles, etc. en los que se pueden refugiar la población y las unidades militares junto con una planificación para la destrucción y voladura del país: puentes, túneles, vías férreas, carreteras, pasos, etc. Hasta hace unos años mantenía unos efectivos de unos 500.000 soldados, habiendo sido reducida esa cifra a unos 200.000 en la actualidad. El país tiene una población de algo más de ocho millones, pero tiene la capacidad de movilizar a 3 millones de manera inmediata. Cada año reciben formación unos 120.000 efectivos. 

El ejército profesional que tiene es casi nulo. La mayor parte son reclutas, varones, a los que se las da una formación militar inicial de casi 6 meses desde los 18 años de edad hasta los 35. Tras esa formación se les entrega su equipamiento militar, incluidas las armas reglamentarias, fundamentalmente armas cortas y fusiles de asalto, para que las mantengan en sus casas. Las mujeres son admitidas como voluntarias. Es curioso que, sin embargo, no se oiga que haya problemas de asesinatos o violencia; todo lo contrario. Es un dato para la reflexión cuando se dice demagógicamente que el problema de la violencia son las armas. En 2013 se hizo un referéndum al objeto de estudiar la abolición del reclutamiento forzoso. La población, con un 73%, votó mayoritariamente en contra de su abolición. Compárese esto con el sentir de la población española.

Otros casos similares...
Algo parecido sucede en Finlandia, dónde la población también está muy armada y los reclutas están en situación de reservistas hasta los 50 años de edad y se les puede llamar para realizar ejercicios o maniobras; especialmente durante los cinco años siguientes a su formación inicial en los que permanecen en estado de asignados a unidades. La doctrina militar está basada en el concepto de defensa total. El objetivo, al igual que el caso suizo, es la disuasión. Otro caso interesante es Austria. País que tras la segunda guerra mundial se ha mantenido neutral y que, al igual que Suiza y Finlandia, tampoco forma parte de la OTAN. 

En 2013 también celebró un referéndum, no vinculante, apoyado por los socialistas y los verdes para estudiar la abolición del servicio militar obligatorio. Tan solo contó con una participación del 52% de los electores. El 60% de de ellos votó en contra de su abolición y la introducción de un ejército profesional. En Centroeuropa todavía está en el ambiente y en el recuerdo colectivo de la memoria histórica de la población lo sucedido con los turcos hace ya siglos. El imperio Otomano sitio Viena y permaneció en buena parte de Hungría, y resto de países de los Balcanes, incluida la parte de Buda, de lo que es su capital Budapest, durante casi 150 años. Se recuerda que el croissant que todos conocemos, que convirtieron los franceses en su desayuno nacional y lo dieron a conocer al mundo, surge para celebrar que el sitio de Viena fue finalmente levantado. 

Por ello, es por lo que tiene ese nombre cuya traducción del francés es “creciente” haciendo referencia a la forma de media luna que tiene, por el simbolismo que conlleva, y que cada vez que se come uno se está comiendo al enemigo turco. Actualmente ya muy pocos países del Centro y Este de Europa mantienen ejércitos con soldados de reemplazo, y aquellos que actualmente tienen ejércitos profesionales los políticos se cuestionan si fue una buena decisión; igual que sus poblaciones, que en muchos casos no entienden el motivo de haber cambiado el sistema. Polonia, que tiene en la actualidad un Ejército profesional, desde el conflicto de Ucrania ha realizado modificaciones en su legislación y ha abierto la posibilidad no solamente para que soldados en la reserva realicen ejercicios, sino que se puedan movilizar de manera forzosa a jóvenes reclutas para que reciban instrucción militar. Los países más pequeños también hacen esfuerzos que las estadísticas OTAN inicialmente no reflejan. El motivo es que los presupuestos de defensa son reducidos; especialmente las partidas para inversiones. 

Sin embrago, las cifras se distorsionan debido a que las compras importantes se efectúan por acuerdo de gobierno de manera extrapresupuestaria. La lección no escrita que transciende en la actitud que mantienen estas naciones es que para ser libre hay que ser fuerte. Los polacos son muy beligerantes por la historia que han tenido y la lección han decidido no olvidarla. Los países Bálticos también, pero están a la merced del resto pues no tienen casi capacidad de autodefensa por tener una dimensión muy reducida. Por ello, se sumaron rápidamente a la OTAN para estar a su resguardo. La historia les ha ensañado que si se es débil se está a la merced de la buena voluntad del fuerte y del capricho del gobernante de turno. También que los tratados y las buenas intenciones sirven de poco. La cuestión es que cuando a un pueblo lo han aniquilado ya es tarde para hacer nada. Esto ha ocurrido a lo largo de los siglos en repetidas ocasiones. (Jesús.R.G.)

Fuente: http://www.onemagazine.es/

Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook