Páginas vistas en total

sábado, 5 de marzo de 2016

250.000 horas del C-101 volando para la Academia General del Aire.


El jueves 23 de febrero, se alcanzaron las 250.000 horas de vuelo de los C-101 en la Academia General del Aire (AGA). El vuelo programado por la Escuela Básica (793 Escuadrón) tuvo como instructor al comandante Luis Barberá Alarcón, integrante de dicho Escuadrón y uno de los pilotos con más experiencia en esta aeronave, y como alumno al Alférez Alumno David Bonilla Rodríguez. Tras aterrizar, el C-101 atravesó el arco de agua proyectado por dos camiones contraincendios, pertenecientes a la Escuadrilla de Defensa Química y Contraincendios. A su llegada a la zona de aparcamiento de aeronaves, fue recibido por los pilotos y el personal de mantenimiento de la unidad, tras lo cual se inició el tradicional reportaje fotográfico, para recordar para siempre este hito de la aeronáutica militar española. 


Lejos queda ya aquel 4 de abril de 1980 cuando por primera vez en AGA, surcaban los cielos del entorno del Mar Menor los primeros C-101 en dirección a este centro de formación. Habían pasado tan sólo tres años desde que el primer prototipo salía de Getafe y cinco desde que se iniciaba el proyecto abanderado por Construcciones Aeronáuticas S.A., más conocida como CASA. El C-101 vino para quedarse y fue sustituyendo poco a poco a los Saeta, diseñados por el mítico ingeniero alemán Willy Messerschmitt, bajo la patente de Hispano Aviación. Hay que recordar que este avión ya superó en horas a la Bücker Jungmann, hito que ocurrió el dos de marzo de 2004, tras alcanzar las 176.124 horas de la mítica avioneta española, pasando a convertirse en el avión que más horas de vuelo ha realizado en este centro de formación. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                              

El Ejército del Aire recupera el mantenimiento de los radomos de los radares del Sistema de Mando y Control.


El Ejército del Aire realiza con carácter permanente misiones de vigilancia y control en los espacios aéreos de soberanía, responsabilidad e interés nacional. Para llevar a cabo estas labores, el Ejército del Aire cuenta con aviones de combate y el Sistema de Mando y Control, poseedor de una red de radares y equipos de comunicaciones entre otras de las funciones a realizar. Es un Sistema en el que trabajan más de 2.000 personas repartidas en las 22 unidades que hay desplegadas por todo el territorio nacional. Los radares están desplegados en los Escuadrones de Vigilancia Aérea (EVA) que son las unidades responsables de la obtención y transmisión de datos radar de las aeronaves en vuelo para que desde los Centros de Mando y Control se pueda llevar a cabo la misión de vigilancia y control de nuestro espacio aéreo. 


Estos radares están sometidos a condiciones climatológicas extremas dada la ubicación en la que se encuentran por lo que requieren disponer de radomos (radar dome) de protección. Estas estructuras son paneles de fibra de vidrio de diversas formas geométricas, de 23 metros de altura y que evita que la propagación de las ondas electromagnéticas se vea afectada. Para el mantenimiento y que se garantice la estabilidad y resistencia de las instalaciones, la Jefatura del Sistema de Mando y Control ha creado un equipo de mantenimiento heredero del existente en su día en la Maestranza Aérea de Sevilla, integrado por personal militar perteneciente a sus Escuadrones de Vigilancia Aérea. Entre los días 15 y hasta el 18 de febrero se ha llevado a cabo la labor de mantenimiento del primer radomo en el EVA número 13 de Sierra Espuña, Murcia. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook