Páginas vistas en total

viernes, 11 de marzo de 2016

La F-101 ensaya en aguas de Noruega una guerra ficticia.

La fuerza naval que manda la fragata Álvaro de Bazán (F-101), está integrada por cinco unidades.

Los dos barcos de la Armada con base en Ferrol integrados en la fuerza naval de la OTAN SNMG-1 -la F-101, como unidad de mando, y el buque de apoyo logístico Cantabria- ensayaron en aguas de Noruega una guerra ficticia, en el marco del ejercicio Cold Response, unas maniobras en las que ponen a prueba su capacidad para operar en condiciones extremas de frío, hielo y nieve. Según narran desde la F-101, el escenario bélico simulado «de gran intensidad» consistía en que «nuestra nación, Norlandia, debía asegurar el control de la provincia de Highland ante la amenaza de Gothia», informan desde la Álvaro de Bazán. 

Para ello, las fuerzas, compuestas de barcos, aviones y submarinos de distintas nacionalidades -españoles, noruegos, ingleses, franceses y daneses-, «han tenido que coordinarse para hacerse con el control de la zona y poder efectuar un desembarco anfibio y así, conseguir la victoria». Estas maniobras se han caracterizado por la llamada fase Tacex, en donde el calendario de actividades no es conocido por los participantes y por tanto, las acciones de todo tipo se pueden desencadenar en cualquier instante. «Podemos estar enfrentado a 70 millas a una fragata enemiga a punto de lanzarte un misil Harpoon, defendiéndonos de los torpedos de un submarino y al mismo tiempo combatiendo a dieciséis cazas dirigiéndose a la velocidad del sonido hacia nuestra posición, y todo ello cuando acabas de entrar de guardia a las 4 de la mañana», explica la dotación. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook