Páginas vistas en total

martes, 5 de abril de 2016

El 4 del 4 del 2004, el último gran combate de los soldados españoles en Nayaf, Irak.

El 4 del 4 del 2004, el último gran combate de los soldados españoles en Nayaf, Irak

El 4 de abril del año 2004 nuestros soldados sostuvieron en Nayaf un duro y prolongado combate, de los de verdad, cuya gravedad resulta poco conocida. ¿No sabes en qué consistió y cuál fue el detonante?

La fecha es muy fácil de recordar: el 4 del 4 del 4. No es del todo conocido lo que de meritorio y hasta de heroico, hubo entre aquellos españoles, unos soldados adiestrados y motivados que supieron cumplir muy bien con lo que en ese momento tocaba: defender con las armas la base española de Nayaf y rescatar a los camaradas de armas de El Salvador de un peligroso asedio. Nayaf es una ciudad situada a unos 160 km al sur de Bagdad y capital de su provincia. Con motivo de la participación española en la pacificación de Irak, se instaló en sus inmediaciones la base española llamada Al Andalus, denominación que pretendía establecer un puente entre los españoles y los musulmanes de la zona que facilitara las relaciones entre las respectivas autoridades y personas. Cerca de ella estaba la base de las tropas salvadoreñas.

La especial consideración de Nayaf por los chiíes
El cementerio musulmán de Nayaf

Según la tradición, en Nayaf está el lugar de enterramiento de Alí ibn Abi Talib -598-661-, primo y yerno de Mahoma y la primera persona que se convirtió al Islam. Para la rama de los chiíes, es su primer imán, el imán Alí, el legítimo sucesor de Mahoma junto con sus propios descendientes. Nayaf es, pues, una ciudad muy importante para los musulmanes en general y para los chiíes en particular, y a donde peregrinan en un número muy importante tras La Meca y Medina, en Arabia Saudí. Es famoso su gigantesco cementerio que fue creciendo a lo largo de los siglos por el deseo de los devotos de ser enterrado cerca de su imán.

Ya en los tiempos recientes, en Nayaf, en 2004, estaban funcionando unos tribunales autónomos que sólo aplicaban la ley de la 'sharía' y cuya independencia, o capacidad de atracción de partidarios, resultaba un obstáculo para la evolución de Irak hacia un estado integrado y, en consecuencia, su pacificación. En esos días, además, en Nayaf se concentraba un elevado número de peregrinos a causa de una de sus celebraciones.

Un aliado poco leal

Todo empezó con una acción muy poco elegante de nuestros aliados estadounidenses –motivada, se dijo, por los desencuentros previos entre los respectivos generales en jefe- cuyas negativas consecuencias recayeron sobre los españoles. Días atrás, el 31 de marzo, en Faluya, ciudad al oeste de Bagdad, una emboscada de los iraquíes insurgentes causó la muerte a cuatro 'contratistas' de EE.UU. –entiéndase escoltas civiles de la compañía Blackwater- cuyos cadáveres fueron salvajemente ultrajados, provocando en el mando estadounidense varias reacciones. Una de ellas fue ir a capturar a Mustafa al Yacubi, segundo del líder religioso Muqtada al Sadr, la cabeza de los chiíes de Nayaf y de un llamado 'Ejército de Al Mahdi', que se había convertido en el gobernante de la ciudad y líder de la insurgencia anti presencia occidental. El 2 de abril, tropas de EE.UU. enviadas a esta misión llevaban, se dijo, uniformes de campaña españoles, hablaban español y que, incluso, llevaban la bandera española en la manga izquierda. Además, tras capturarlo, dejaron creer que se lo llevaban a la base española Al Andalus. 

De hecho, al día siguiente 3 de abril, la esposa del imán se presentó en la entrada para reclamar su puesta en libertad, a la vez que le llevaba ropa y alimentos. Incluso la CNN difundió la autoría española de la captura de Al Yacubi. La peligrosa situación que creó la desleal acción de las tropas de EE.UU. "fue lo más parecido a una patada en los huevos", una frase que se atribuye al general Fulgencio Coll –posteriormente JEME-. Así se describe el destrozo que causaba a las relaciones que el mando español estaba manteniendo con las autoridades locales de Nayaf para pacificar la zona y que, por sus éxitos, merecieron el título de "modelo español". Incluso el mando estadounidense recomendaba a los generales de las brigadas polaca y ucraniana que sus respectivas tropas lo aplicaran. La irritación por la captura de Al Yacubi llevó a un millar de seguidores de Al Sadr a concentrarse amenazadoramente ante la entrada a la base española. Por la noche, hubo disparos de fusil y de mortero contra ella y también contra la base inmediata de las tropas hondureñas.

El 4 de abril de 2004

A media mañana, los crecientes disparos desde edificios cercanos que dominaban la base revelaron el inicio de un ataque en toda regla y no tardó en producirse un intento de asalto. En Nayaf entero la insurgencia había tomado la iniciativa superando a la ineficiente o dubitativa policía iraquí -muchos de sus miembros eran simpatizantes del chiísmo y de Al Sadr-. En el interior de la ciudad, un destacamento de tropas salvadoreñas quedó rodeado y atacado en un edificio de la policía iraquí y en la cárcel contigua. Cuando pareció inminente el asalto de los milicianos a la base y se dio la orden: "Fuego a toda persona que vaya armada". Aquí empezó de verdad el combate: disparos de fusil y de ametralladora de los de Infantería; y, por encima de las ráfagas, destacaron los disparos de los cañones de 25 mm de los blindados de Caballería.


Los defensores de la base recibían, además de los disparos de los fusiles de asalto AK 47, cohetes RPG y fusiles de precisión. Una furgoneta blanca llena de atacantes que se acercó a toda velocidad quedó convertida, a tiempo por los disparos de cañón, en una hoguera. E igual consiguieron con un camión. Ante la entrada de la base fueron aumentando las bajas causadas en las filas insurgentes. A las dos horas del combate, llegaron dos helicópteros de ataque estadounidenses, los 'Apache', que, entre otros fuegos, arrasaron un edificio desde el que se disparaba contra los españoles, y varios helicópteros de transporte 'Blackhawk' que dejaron en la base tropas estadounidenses de refuerzo. Blackwater también envió refuerzos. Al acabar el día, también llegan también a la base contigua de los hondureños refuerzos estadounidenses importantes.


Helicóptero de ataque Apache

El arrojo de los salvadoreños
En un momento en el que parecía que los ataques de la insurgencia decrecían, se vió con asombro cómo desde la base salvadoreña salió un destacamento que se dirigía a la ciudad. Verles avanzar valerosamente en una situación tan comprometida y peligrosa como la que había hizo cambiar la opinión que algunos españoles tenían de ellos: "Son como rocas".
¿A qué se debió esta salida de las seguras protecciones de su base? Iban a rescatar a sus compañeros asediados en el interior de Nayaf. Sin embargo, la extensión de los ataques de la insurgencia consiguieron frenarles y también quedaron rodeados.

Los españoles al rescate de los salvadoreños
Blindado BMR de Infantería -izquierda- y Blindado VEC de Caballería -derecha-

Era el momento de salir a ayudarles. El mando español designó la sección de blindados del alférez Guisado para que saliera a proteger el repliegue de los soldados salvadoreños, tanto los del interior de Nayaf como los que habían salido a buscarles. Salieron los blindados y avanzaron protegiéndose unos a otros atentos a defenderse de nuevos ataques. Los disparos de los iraquíes procedían sobre todo de las terrazas de las casas. Sobre algunas de ellas, desde las que salían los disparos sobre los salvadoreños, se centró el fuego de las armas españolas.

Tras combatir muy duramente, la columna española regresó sin sufrir bajas a la base, consiguiendo replegar sólo una parte de los salvadoreños. Lamentablemente, éstos, en los combates anteriores han tenido un soldado muerto y varios heridos, y en Nayaf quedaban más salvadoreños asediados. El alférez Guisado, en un gesto que le honra, decidió volver a salir con su sección para rescatar al resto de salvadoreños que aún seguían atacados. Él les había dicho que regresaría a por ellos y tenía que hacerlo. No hizo caso de la oportunidad de ahorrarse combatir de nuevo, pues ya estaba lista otra sección de blindados para la segunda operación de rescate.

¿Qué pasa en un combate?

Sólo quien haya oído el espeluznante impacto de veinte proyectiles de 7,62 estrellándose en un instante a unos palmos de su cabeza puede empezar a aproximarse a las experiencias de nuestros soldados que han combatido en primera línea.

En realidad, los ciudadanos españoles no saben por lo que han pasado o pueden pasar nuestros soldados que envía el Gobierno a una misión en el exterior para aumento de nuestra seguridad. Los españoles no saben prácticamente nada y lo que trasciende viene presentándose como simples acciones casi sin consecuencias o acciones aparentemente irrelevantes, que contrastan mucho con los relatos que otros han compuesto sobre, por ejemplo, cómo era el día a día en Irak o Afganistán y de los que se deduce que lo que había se llama guerra. Para aproximarnos a cómo nuestros soldados llevaron a cabo las misiones asignadas en Irak, hemos de acudir a militares y periodistas extranjeros que se incrustaron en las unidades de primera línea. La cuestión importante no es conocer las órdenes de operaciones, los despliegues o las grandes acciones. 

Lo que falta por conocer bien es la vivencia del combatiente en primera línea. Se argumentará que la literatura disponible y más abundante se refiere a las tropas estadounidenses y británicas, y que sus operaciones de combate no son equiparables a las de pacificación asignadas a nuestras tropas. Siendo aproximadamente así, no es menos cierto que un fusilero que sufre cerca de su cuerpo el impacto de una bala de un fusil de asalto que le buscaba a él, o el hecho de que él ha de apuntar bien al enemigo armado y que ha de darle para que no cause bajas entre sus camaradas, o que, ahogado por el calor y aplastado por el peso del armamento y equipo, siente que se asfixia a los pocos metros de carrera, da igual si es de Texas, Birmingham o Sevilla. Para hacerse una idea de lo ocurrido el 4 del 4 del 4, es decir, el ir callejeando por una ciudad sublevada y recibiendo disparos desde las terrazas, convendría recordar algunas secuencias de la película 'Blackhawk derribado' -2001-. (Jesús.R.G.)

Fuente: http://www.onemagazine.es/

Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook          

Navantia apuesta por los simuladores de adiestramiento para bases navales.


A partir de los simuladores de Control de Plataforma existentes, principalmente enfocados al adiestramiento de personal de máquinas, Navantia ha extendido sus capacidades hacia el mundo de los pilotos de puente. Navantia, diseñador y constructor de barcos, es también un reconocido fabricante de Sistemas de Combate y de Control de Plataforma -SICP-, que incluyen documentación, captura de pantalla y grabación de vídeo, diagramas de tendencia, notificaciones, gestión de usuarios, asignación de responsabilidades, grabación de históricos, generación de informes...

La aproximación actual de Navantia para el adiestramiento de dotaciones consiste, en esencia, en la utilización del propio software del SICP que se ejecuta en el buque real, complementándolo con los simuladores de plataforma. El adiestramiento de dotaciones basado exclusivamente en el software de control remoto aportado por el SICP de Navantia, es un adiestramiento parcial, puesto que el control local de los equipos de plataforma es una parte esencial en la operación diaria de los buques. Por este motivo, Navantia enriqueció su sistema de adiestramiento dotándolo de paneles físicos virtualizados a los cuales se accede a través de la vista 3D. Esto permite a las futuras dotaciones familiarizarse con el interior del barco, la localización exacta de los equipos y la operativa local de sus paneles.

Simuladores de viento, tormenta...

La nueva aportación de Navantia consiste en virtualizar el puesto físico de control más completo y complejo que existe a bordo: el Puente de Gobierno. La evolución natural de esta idea es completar el alcance del adiestramiento hacia el exterior del barco, una vez dominado el interior. También están presentes otros agentes meteorológicos como el viento, el estado de la mar y las corrientes que afectan al movimiento del buque.

El sistema Navantis podría ser instalado en Bases Navales o Centros de Adiestramiento de las Marinas, los cuales se pueden interconectar para trabajar conjuntamente en tiempo real dentro del mismo entorno natural virtual. Un ejemplo perfecto de estas prácticas es el aprovisionamiento en la mar entre dos barcos, donde no solamente se requiere pericia en la maniobra de aproximación y alineación de los buques, sino que también se requieren acciones precisas para el trasiego de combustible u otros líquidos operando sobre el SICP. (Jesús.R.G.)

Fuente: http://www.onemagazine.es/

Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook          

Los militares españoles desplegados en Irak reclaman una medalla como la que ha creado el Pentágono.

Medalla estadounidense para la operación 'Inherent Resolve'.
Medalla estadounidense para la operación 'Inherent Resolve
 
El Confidencial Digital adelantaba el pasado mes de octubre que el Gobierno se estaba planteando la creación de una medalla de campaña para aquellos militares que están participando en estos momentos en la misión de entrenamiento de las Fuerzas Armadas iraquíes. La iniciativa, tal y como informaban fuentes militares a ECD, surgió del coronel del Tercio Alejandro Farnesio IV de la Legión, Julio Salom Herrera, el primer jefe de contingente de la misión iraquí actual. A través de un escrito enviado al Comandante del Mando de Operaciones y al Jefe del Estado Mayor de la Defensa, Salom sugirió que sus hombres deberían disponer de una condecoración propia, al igual que ocurre con los miembros de las Fuerzas Armadas que van destinados a Líbano o Afganistán. El Jefe del Estado Mayor de la Defensa, almirante Fernando García Sánchez, elevó la propuesta al ministro para que fuera valorada. Inicialmente, la propuesta provocó algunas reticencias, pero finalmente Defensa decidió estudiar la creación de esta medalla.

El plan pasaría por incluir dicho reconocimiento entre las modificaciones planteadas en la Orden Ministerial sobre uniformidad y condecoraciones, abriendo así las puertas a otras medallas para la misión en la Republica Centroafricana y la de Malí. Sin embargo, seis meses después las tropas españolas desplegadas en Irak no han recibido noticia alguna al respecto. El malestar entre los españoles, tal y como explican fuentes militares próximas a la misión consultadlas por ECD, se ha acrecentado tras conocerse que Estados Unidos acaba de crear una medalla para la misión. Los militares estadounidenses destinados en la base de Besmayah, la misma en la que operan los españoles formando militares iraquíes, recibirán esta medalla que ha anunciado el Pentágono para la Operación ‘Inherent Resolve’. Tal y como anunció el secretario de Defensa estadounidense, Ashton Carter, todos aquellos que hayan estado desplegados en Irak o Siria 30 días –o 60 de forma intermitente- serán reconocidos con esta medalla. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook