Páginas vistas en total

lunes, 11 de abril de 2016

La Armada española adiestrará a la Marina australiana durante cuatro meses.


La Armada Española estudia desplegar en Australia a su más moderno y tecnológico buque: la fragata Cristóbal Colón (F-105), con base en Ferrol. El periodo de la misión sería durante cuatro meses durante el primer semestre de 2017, informan a ABC fuentes militares. «El objetivo principal del despliegue responde a una petición de la Marina Australiana para que una fragata española contribuya al adiestramiento de las dotaciones de las nuevas fragatas de la clase “Hobart” diseñadas por Navantia (también denominadas "Air Warfare Destroyer") que se prevé empiecen a ser entregados a la Royal Australian Navy en agosto de 2017», explican las mismas fuentes. Para esta nueva misión en las antípodas la Armada Española prevé diseñar un plan de adiestramiento que contemple el embarque escalonado de personal australiano en la fragata Cristóbal Colón, buque cuyo diseño y equipamiento es muy similar al de las nuevas fragatas ”Hobart”. 

El coste del despliegue será a cuenta de la Marina australiana. La fragata Cristóbal Colón forma parte del listado oficial de buques de la Armada Española desde el 23 de octubre de 2012. Se trata de la quinta y última fragata de la clase F-100 «Álvaro de Bazán» y, a diferencia de las anteriores, cuenta con un sistema de combate «más españolizado» a partir del estadounidense Aegis -de la compañía Lockheed Martin- y cuyo objetivo es detectar, seguir e interceptar misiles que supongan una amenaza. En esa españolización del sistema de combate Aegis participaron compañías como la mencionada Navantia, Sistemas Faba, Indra Sistemas (radares, comunicaciones...), Tecnobit (vigilancia optrónica o de datos) o Sainsel (cartas marítimas digitales). Con una eslora de 133,2 metros, desplaza a plena carga unas 6.041 toneladas, pudiendo navegar a una velocidad máxima de 28,5 nudos (50km/h). 

La dotación es de 234 marinos. Si finalmente se aprueba el despliegue en Australia, será la segunda ocasión que un buque español se desplaza hasta el país oceánico para este tipo de misión. Durante todo el año 2013 el buque de aprovisionamiento de combate Cantabria se desplazó con el objetivo de apoyar operaciones marítimas de buques australianos. Además, la Marina australiana valoró durante dicho periodo las prestaciones del Cantabria, también construido por Navantia, ante un posible encargo de dos unidades que podría materializarse antes de este verano, al haber sido seleccionado el pasado mes como «licitador preferente». Durante este año, la Armada Española también despliega dos buques en Canadá en apoyo a la marina canadiense. El Patiño, lo hizo durante el primer trimestre del año; mientras que el Cantabria acudirá tras el verano. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook            

La Armada analizará a fondo los errores cometidos con el submarino S-80.

Navantia anunciaba la semana pasada que habían terminado de construir y ensamblar el caso del primer submarino S-80, al que se le ha dado el nombre de S-81 Plus. Plus por los siete metros que se le ha tenido que añadir al casco para repartir mejor el peso y que pueda flotar. Este fue el problema de diseño más grave al que se ha enfrentado el programa del S-80. En 2013 se supo que el primero de los prototipos tenía graves problemas de flotabilidad. Se hundía. La culpa la tenían las cerca de 100 toneladas extra de peso que no figuraban sobre el papel del diseño.
Navantia tuvo que contratar a una empresa estadounidense especialista en el diseño de buques submarinos para que analizase el proceso y detectase qué era lo que fallaba y cómo se debía solucionar. El resultado, 200 millones de euros por la auditoría y un retraso en la entrega del primer submarino. Pero no fueron los únicos problemas a los que se ha enfrentado Navantia en la fase de producción. Por el camino se quedó la empresa Abengoa, responsable del diseño de los motores de Propulsión Independiente de Aire (AIP), tras hallar diversos ‘enigmas’: motores que se queman durante las pruebas, problemas para ensamblarlo dentro del casco. Abengoa fue relevada por Técnicas Reunidas, retrasando más el proceso de producción.

Auditoría de la producción
Ahora que el programa parece encaminado a su consecución, aunque cinco años después de lo previsto, la Armada y el Ministerio de Defensa –junto con Navantia- van a realizar una profunda auditoría de todo el proceso.

Se va a analizar, pormenorizadamente, todos los pasos recorridos hasta el momento para detectar en qué se falló y cómo evitarlo en futuras producciones. Ya no sólo para los buques españoles, sino para el caso de que el submarino entre en el circuito comercial internacional.
Este proceso, que en su nombre técnico se denomina CDR - Critical Design Review, revisión crítica del diseño- se llevará a cabo durante todo el 2016. Mientras dure, la producción de los submarinos quedará paralizada. El objetivo es determinar el estándar de calidad necesario para continuar con la producción. Se analizarán, explican fuentes de la Armada, todo el trabajo realizado por los departamentos técnicos y estudios de ingeniería que han participado en alguna fase de la producción.

Criticas en la Armada
El programa del S-80 ha despertado muchas críticas internas en la Armada española durante los últimos años. Principalmente porque al no cumplirse los plazos estipulados en un primer momento, la marina española ha tenido que dar luz verde a la carena de varios de los vetustos submarinos de la clase S-70, pese a que estaba prevista su baja. Los buques sumergibles de la serie S-70 que aún quedan en activo –El ‘Mistral’, el ‘Galerna’ y el ‘Tramontana’- han ido pasando por talleres en los últimos años para someterse a una gran carena que alargue su vida operativa hasta cinco años. El ‘Tramontona’ fue el último de ellos, y se espera que sea entregado este 2015.

Sin embargo, existen en la Armada dudas razonables sobre estas previsiones, y algunos ven “demasiado optimista” que estos buques continúen en servicio activo cinco años más. “En 2016 nos quedaremos con dos cuando se dé de baja el S-71 ‘Galerna’ –el más antiguo de la serie-, y habrá que llegar hasta finales de década con el Tramontana y el Mistral, contando con rotaciones y reparaciones, y eso siempre que alcancen esos años” aseguran las fuentes consultadas en la Armada. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook             

La BRIMZ “Extremadura” XI primera unidad española que adiestra una brigada pesada en Irak.


Tres batallones acorazados y un batallón mecanizado de la 35ª Brigada Acorazada del Ejército de Tierra iraquí, son las primeras unidades pesadas que se adiestran en Besmayah. El pasado lunes día cuatro de abril se ponía en marcha el programa de instrucción destinado al adiestramiento de tres batallones acorazados, dos de carros T-72 y uno de M1 Abrams, y un batallón mecanizado BMP, de la 35ª Brigada Acorazada del Ejército de Tierra iraquí, que es la unidad seleccionada por el alto mando militar para que sus combatientes y tripulaciones se instruyan en el Besmayah Range Complex (BRC), en la instrucción básica del soldado para sobrevivir en el campo de batalla y especialmente en la instrucción de los procedimientos específicos acorazados y mecanizados. Con relación a estos se prestará especial atención a la instrucción de los puestos tácticos para nuevas tripulaciones y se reforzará la de aquellas que ya poseen alguna experiencia. Se consideran factores clave la instrucción de tiradores y la instrucción táctica de los jefes de vehículo. Se instruirá en las técnicas, tácticas y procedimientos del carro aislado, binomio de vehículos y sección completa, que en la táctica militar iraquí está constituida por tres carros. 


Además de ello se hará hincapié en los procedimientos de conducción y de tiro del arma principal en casos de emergencia. También tendrá una especial importancia la instrucción y el adiestramiento logístico en aspectos como mantenimiento de primer escalón, repostajes o inutilización. inalmente, en el caso mecanizado, la instrucción de la unidad desembarcada tendrá una importancia clave y se adiestrará la cooperación entre carro y unidad desembarcada. La Task Force Besmayah liderada por España, es el Building Partner Capacity (BPC) seleccionado por el mando de la Coalición para, por primera vez, afrontar el reto de la preparación para el combate de una unidad de estas características, habiendo contribuido a ello la circunstancia de que en la actualidad el BPC está dirigido por la Brigada de Infantería Mecanizada (BRMZ) “Extremadura” XI, unidad del Mando de Fuerzas Pesadas que va a ser la primera unidad militar española que en una misión internacional instruya a una unidad acorazada/mecanizada. 


Para conocer los materiales de dotación en la brigada iraquí, los instructores españoles se desplazaron diariamente durante las dos últimas semanas a la Iraqi Armour School, la escuela de carros del ejército de tierra iraquí, una de las instalaciones que se encuentra en el BRC. La 35ª Brigada Acorazada del ejército de tierra iraquí está actualmente desplegada e implicada en combates contra el DAESH en la provincia de Al Anbar, que se encuentra al oeste del país. Parte de la unidad permanece desplegada y ha trasladado al BRC solo una parte de sus efectivos, muchos de los cuales carecen de experiencia y otros son de incorporación reciente desde la vida civil. Al finalizar su adiestramiento y en corto plazo serán destinados al norte del país donde previsiblemente participarán en las operaciones para la toma de la ciudad de Mosul. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook