Páginas vistas en total

jueves, 20 de octubre de 2016

Presencia española en los cuarteles generales de la coalición internacional contra el Da´esh.


Además de los soldados españoles que participan en las tareas de adiestramiento de las Iraquí Security Forces, Oficiales españoles participan en el planeamiento y conducción de las operaciones.  
Cerca del momento culminante de la operación que se lleva a cabo en Irak para liberar Mosul y completar la derrota militar del Da’esh es buen momento para volver a poner en valor la aportación española a la Coalición desde sus inicios. Si bien es más conocida la magnífica labor de nuestras unidades desplegadas en Irak adiestrando brigadas de las Fuerzas Armadas iraquíes y unidades del Servicio Contraterrorista, la presencia española se extiende además a los Cuarteles Generales en los distintos niveles de planeamiento y ejecución de las operaciones militares, en los que desempeñan sus cometidos un grupo de oficiales del Ejército de Tierra español. La Fuerza Conjunto-Combinada para la operación «Inherent Resolve» (CJTF-OIR), liderada por Estados Unidos, es la gran unidad en la que se encuadran las unidades de numerosos países de la Coalición que entrenan y asesoran a las fuerzas iraquíes, así como las que realizan acciones directas. 

Su Cuartel General (CG) es una potente estructura de mando multinacional que se encuentra en la base de Arifjan, al sur de Kuwait City; España cubre varios puestos en áreas de planeamiento operativo, inteligencia y apoyo logístico. Además, tiene un elemento avanzado en Bagdad, en el que está destinado otro oficial español trabajando en el desarrollo a largo plazo de las fuerzas armadas y de seguridad iraquíes. El CG de la CJTF dirige el nivel operacional, con una visión muy amplia sobre la operación, tanto en lo relativo a su área de actuación, Siria e Irak, como al marco temporal; por ello, está jugando un papel esencial en el diseño del futuro de la operación una vez se alcancen los objetivos de la fase actual. El nivel táctico lo dirigen los Cuarteles Generales en contacto directo con la ejecución de la operación: en el ámbito de las Operaciones Especiales (CJSOTF-Irak), dos representantes españoles trabajan en las áreas de operaciones y TRAINING, y en el Mando Componente Terrestre (CJFLCC-OIR) se encuentran destinados cinco oficiales más. 

Este último, que actualmente manda el General Jefe de la 101st Airborne Division del Ejército de Tierra estadounidense, es el que está dirigiendo el apoyo que la Coalición presta a las fuerzas iraquíes, incluidas las kurdas, en la ofensiva para liberar Mosul. Está situado en la denominada «zona verde» o distrito seguro de la capital iraquí, en la base Union III, de uso conjunto iraquí e internacional; su situación junto al Centro de Operaciones de las Fuerzas Armadas iraquíes (CJOC-Baghdad) le permite seguir e impulsar las operaciones de forma constante. Los oficiales españoles del CG del CJFLCC-OIR están integrados en secciones relacionadas con la preparación y el equipamiento del Ejército iraquí, apoyo logístico y planeamiento de la lucha contra artefactos explosivos improvisados (C-IED), un aspecto esencial en este escenario en el que el Da’esh hace profusa y sofisticada utilización de ellos. 

También destaca la presencia de un oficial español junto al elemento de inteligencia del puesto de mando desde el que los iraquíes dirigen sus operaciones, el mencionado CJOC. Completa la plantilla española en Union III el oficial de enlace del BPC español de Besmayah ante el jefe del CJFLCC, mando del que dependen todos los centros de adiestramiento convencional de la Coalición. Desde sus puestos, nuestros representantes en la Operación «Apoyo a Irak» intentan impulsar cualquier iniciativa que favorezca los intereses de España en la operación, apoyar a nuestras tropas desplegadas en Irak y, ante todo, al igual que todos los militares españoles desplegados en otros Teatros de Operaciones, dejar siempre el Pabellón lo más alto posible en este esfuerzo internacional para luchar contra el terrorismo y comenzar a reconstruir la paz en esta devastada región. (Jesús.R.G.)

Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                              

Una juez avisa a Morenes del “grave riesgo” de volar algunos cazas F-5.



La titular del juzgado militar territorial número 12 ha advertido al ministro de Defensa, Pedro Morenés, del “grave riesgo que pudiera existir” al mantener en vuelo cazas F-5 cuyas turbinas llevan discos que han superado ya su vida útil. La juez investiga el accidente de un F-5 en noviembre de 2012 en Talavera la Real (Badajoz) debido a la rotura de un disco que sufría “fatiga de material”. Defensa ha pedido un informe aclaratorio al Ejército del Aire y le ha instado a que, mientras tanto, adopte las “máximas precauciones” para garantizar la seguridad de los vuelos. En un auto dictado el pasado día 7, la juez Patricia Moncada advierte de que un disco de turbina, “al parecer instalado y operando en la actualidad” en un caza F-5, “podría haber superado su límite de vida” útil; y de que otros cinco, todos identificados por su numeración, “aunque no habrían superado dicho límite”, tendrían una vida útil muy inferior a la oficialmente registrada. 

Es decir, podrían romperse en pleno vuelo y provocar un accidente como el que costó la vida al comandante Ángel Álvarez Raigada y heridas gravísimas al alférez Sergio Santamaría. A la vista de ello, la juez acuerda pedir al Mando Logístico del Ejército del Aire que designe a dos peritos para verificar las horas de funcionamiento de los discos de turbina de los F-5 y opta por informar directamente al ministro de Defensa “del grave riesgo que pudiera existir” si se mantienen los vuelos. El accidente que investiga la juez se produjo por la rotura de un disco del motor izquierdo debido a las fisuras causadas por la “fatiga de material”. El Ejército del Aire informó de que el disco tenía en el momento del siniestro 2.884 ciclos, por debajo de los 3.000 fijados por la empresa fabricante, General Electric. En agosto de 2013, durante un ensayo, se rompió otro disco idéntico al anterior, a pesar de que entonces solo tenía 2.690 ciclos. 

El problema es cómo se cuentan los ciclos. Los jefes de taller de las bases aéreas que han declarado en el juzgado explicaron que el factor de severidad que se aplica es de un ciclo por cada hora de vuelo en bases operativas, como Morón de la Frontera (Sevilla) y Gando (Gran Canaria), y de 0,8 por hora de vuelo en Talavera, dedicada a la formación de pilotos de caza. En caso de duda, debe aplicarse el factor de severidad mayor. Los F-5 que están ahora en Talavera pasaron antes por Gando y Morón y, aunque no se conserva el historial de los discos, la acusación particular ha logrado reconstruirlos a través del de los motores. En un minucioso y exhaustivo informe explica que los dos discos que se rompieron —el del accidente y el del banco de pruebas— habían superado ya su vida útil según los parámetros explicados a la juez por los jefes de taller. Lo mismo ocurría en el momento del siniestro con otros 30 discos, el 70% de los del mismo modelo. 

Además, el estudio concluye que, de los que siguen operativos —los del primer escalón de turbina, ya que los de segundo escalón fueron reemplazados—, uno habría superado su vida útil en diciembre de 2014, y a otros cinco les quedaría en esa fecha un remanente de horas muy inferior al que consta en la documentación oficial. Consultado el Ministerio de Defensa, un portavoz explicó que, cuando se recibió el auto, el ministro pidió al Ejército del Aire que “con la mayor celeridad” verificase los datos aportados por la juez y le remitiese un informe. Dicho informe se recibió este martes pero, al parecer, no fue totalmente satisfactorio, pues la subsecretaria, Irene Domínguez-Alcahud, en nombre del ministro, ha pedido nuevas aclaraciones e instado a la Fuerza Aérea a que, mientras se despejan las dudas, “se extremen las medidas para garantizar la seguridad de los vuelos”. (Jesús.R.G.)

Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                              

La Armada, alertada por el lanzamiento de misiles contra buques en Yemen.

Mapa de la zona donde se registró el lanzamiento de misiles por parte de fuerzas hutíes.
Mapa de la zona donde se registró el lanzamiento de misiles por parte de fuerzas hutíes

El pasado 9 de octubre a las siete de la tarde (hora local), el destructor USS Manson detectó el lanzamiento de dos misiles de crucero desde una zona de Yemen próxima a la costa. Los misiles se dirigían hacia el grupo de buques norteamericanos que transitaba por el estrecho de Bab al-Mandab. En ese momento acompañaban al Manson  la unidad de asalto anfíbio USS Ponce y el destructor USS Nitze.
Pese a que el Pentágono no ha comunicado oficialmente los detalles del incidente, la prensa estadounidense maneja abiertamente que el USS Manson evitó el impacto de ambos misiles mediante el uso de misiles antiaéreos SM-2s y Evolved Seasparrow, además de utilizar los sistemas de contramedidas y guerra electrónica que disponen estos buques –como el sistema Nulka-. El USS Manson es un destructor de la clase Arleigh Burke, la misma que los cuatro buques destinados en la base naval de Rota en el operativo del Escudo Antimisiles (Carney, Porter, Donald Cook y Ross). Es, además, de la misma ‘familia’ que el USS Cole que fue atacado por una lancha suicida precisamente en Yemen en el año 2000.

Los rebeldes hutíes controlan una base militar estratégica
La zona donde tuvo lugar el ataque, en aguas del estrecho de Bab al-Mandab, está bajo control del movimiento popular yemení  Ansar Allah (rebeldes hutíes), relacionados con el régimen chií de Irán y enemigos de Arabia Saudí (se declaran abiertamente anti wahabistas).
Se sospecha que fue esta facción la responsable del ataque, que desde 2012 controla una importante zona de Yemen y que en diciembre de 2015 tomó una estratégica base militar situada en Bab el-Mandeb. Se sospecha que el ataque se planificó y ejecutó desde esa base, con la ayuda de estaciones de radar situadas en la zona y que posteriormente fueron bombardeadas por el USS Manson.

Una zona de vital importancia estratégica
El estrecho de Bab el Mandeb, situado unos 1.500 kilómetros al sur del Canal de Suez, es la desembocadura del Mar Rojo al Golfo de Adén –y al Océano Índico-. Está considerada una de las zonas marítimas más estratégicas del mundo, ya que en una anchura de unos 12 kilómetros se condensa el paso de miles de buques cargueros, petroleros y flotas militares que van en dirección al Índico o al Mediterráneo.
Por ahí pasan también los buques de la marina española que van destinados a la Operación Atalanta para dar protección a las flotas que transitan por aguas del Golfo de Adén y de Somalia.

Inquietud en la Armada española
Por ello, según ha sabido El Confidencial Digital, en el Cuartel General de la Armada se ha seguido –y se sigue- con interés la evolución de esta situación para determinar si puede convertirse en un riesgo para los buques españoles.
Oficiales de la Armada consultados por ECD admiten cierta “preocupación” aunque confirman que de momento “no supone un peligro evidente” para las unidades de la marina desplegadas en la zona. Sin embargo, confiesan que hay que prestar atención pues es el tipo de suceso que se evalúa a la hora de establecer planes de contingencia que puedan afectar a la seguridad de las unidades.

La F-81 Santa María patrulla en la zona
En estos momentos, el buque militar español que está destinado a la Operación Atalanta contra la piratería es la fragata Santa María F-81. Esta unidad realiza patrullas por la zona del Golfo de Adén, próxima a Bab al-Mandab, y deberá pasar por dicho estrecho de vuelta a casa cuando finalice su misión.
Las fuentes consultadas aseguran que incluso en caso de darse un ataque contra la F-81 –con una dotación de 215 militares a bordo-, el buque dispone de armamento y sistemas de contramedidas suficientes para evadirlo. Va equipado con misiles antiaéreos RIM-66 SM-1MR, además de lanzadores de bengalas y señuelos FMC SRBOC Mk 36. Además, según explican fuentes de la Armada, el buque cuenta con un nuevo sistema de defensa electrónica RESM, instalado por Indra en 2009. El contrato de modernización de la fragata ascendió a 6 millones de euros. (Jesús.R.G.)

Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook