Páginas vistas en total

miércoles, 14 de diciembre de 2016

¿Qué va a hacer el Ejército del Aire en Nevada?

¿Qué va a hacer el Ejército del Aire en Nevada?
 
El Eurofighter del Ala 14 de Albacete y del Ala 11 de Morón viajarán hasta Estados Unidos para participar en "el ejercicio aéreo más grande del mundo".

Aviones de combate Eurofighter del Ala 14 de la Base Aérea de Albacete y del Ala 11 de Morón (Sevilla) participarán por primera vez, en el ejercicio 'Red Flag', que se realiza anualmente en Nevada (Estados Unidos), considerado como el más completo que hacen las fuerzas aéreas en todo el mundo. Así lo ha avanzó el coronel jefe de la Base Aérea Los Llanos de Albacete y del Ala 14, Julio Nieto, que ha adelantado que el ejercicio se llevará el próximo mes de febrero. En declaraciones a los medios, con motivo de los actos que se han celebrado hoy en la base de Los Llanos para celebrar la festividad de la virgen de Loreto, patrona de la Aviación, Nieto ha explicado que el 'Red Flag' se lleva a cabo en un polígono de Nevada dedicado a estos entrenamientos y ha destacado que es "el más completo que realizan las fuerzas aéreas en todo el mundo".

El coronel Nieto ha afirmado que "es un reto importante", tanto para el Ala 14 como para el Ala 11 de la Base Aérea de Morón, ya que el Eurofighter "desplegará por primera vez allí". En este sentido, ha relatado: "Tenemos que cruzar el Atlántico, realizando varios reabastecimientos y vamos a estar allí tres semanas, donde creo que vamos a demostrar claramente la capacidad del avión y de la unidad, que estamos al más alto nivel". Asimismo, ha indicado que entre pilotos y personal de mantenimiento viajarán hasta Nevada 60 personas del Ala 14 de la Base Aérea de Los Llanos. El acto de homenaje a la patrona de la Aviación ha estado organizado de manera conjunta por la Base Aérea de Albacete, Maestranza también de esta ciudad y el centro de adiestramiento de pilotos del TLP de la OTAN, que tiene aquí sus instalaciones. (Jesús.R.G.)
Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                              

La Armada recibe este mes el 'Tramontana', después de tres años inactivo por su carena.

El 'Tramontana' pasa por delante del Paseo del Muelle, en una imagen de archivo.

 
 La Armada recibirá antes de que acabe este mes el submarino 'Tramontana' (S-74), que lleva inactivo desde junio de 2013 con motivo de su última gran reparación, que comenzó en julio de 2014 con catorce meses de retraso y que se ha prolongado mucho más tiempo del previsto. Se trata de uno de los tres buques pertenecientes a a la clase S-70 de los que disponen las Fuerzas Armadas para labores de seguridad e inteligencia naval mientras no entran en servicio los nuevos S-80. 
 
Esto último no ocurrirá antes de cuatro años. El 'Tramontana' está superando en el último mes las pruebas de mar que los ingenieros de Navantia y su propia tripulación realizan en aguas de Cartagena, para comprobar el correcto funcionamiento de todos los equipos y motores. A finales de noviembre realizó sin novedad la prueba estática de enstanqueidad. Aunque la fecha de entrega a la Armada aún está sin cerrar, fuentes cercanas al proyecto de la cuarta gran carena del buque destacaron que se hará antes de enero. La, previsiblemente, última gran revisión y actualización de equipos de este submarino botado el 30 de noviembre de 1984 fue adjudicada a Navantia por el Consejo de Ministros en su reunión del 11 de julio de 2014, por un importe de 42,9 millones de euros, a pagar en cuatro anualidades, hasta 2017. La previsión fue que la obra se hiciera en 18 meses (con finalización en enero de 2016), con la intervención de unos 300 profesionales de plantilla del astillero y sus empresas auxiliares. 
 
Sin embargo, los plazos se han alargado más de lo previsto por distintas vicisitudes. El barco salió del taller a finales de mayo e inmediatamente regresó para someterlo a nuevos ajustes antes de su puesta a flote. Ésta tuvo lugar el pasado mes de julio y la previsión inicial era hacer las pruebas de mar durante todo el verano, para entregarlo como muy tarde en octubre. Ese plazo tampoco se cumplió, por problemas derivados del mayor calado del proyecto. Además de los trabajos propios de una gran carena (que supone desmontar hasta la última pieza del barco), se incluyeron otros que gestionaba directamente la Armada o con contratos distintos, como la adquisición y la instalación de los cuadros eléctricos principales, el suministro de los repuestos necesarios, la compra de las baterías y el mantenimiento y la puesta a punto de los equipos electrónicos. 
 
Después, la certificación
Tras su entrega a la Armada, el 'Tramontana' entrará en un periodo de puesta a punto operativa que durará por lo menos un mes. Su tripulación tendrá por delante la misión de obtener de nuevo las certificaciones operativas que le permitan realizar operaciones navales nacionales e internacionales. 
 
Tras esta reparación, la vida operativa del buque se prolongará hasta 2021, año en el que debería entrar en servicio el esperadísimo S-81, con el nombre de 'Isaac Peral'. Mientras llega ese momento y para no perder más capacidad submarina, la Armada pretende hacer la quinta gran carena -de forma extraordinaria- a los buques 'Galerna' y 'Mistral'. Será en ese orden, a partir del año que viene. (Jesús.R.G.)
Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook