Páginas vistas en total

lunes, 13 de abril de 2015

El programa electoral del PP para las Fuerzas Armadas contempla menos profesionales y más reservistas.

Reservistas voluntarios del Ejército del Aire.
Reservistas voluntarios del Ejército del Aire.

El Partido Popular se presentó a las elecciones de 2011 con un ambicioso plan para renovar e impulsar la reserva voluntaria, poniéndola al nivel de otros países europeos de nuestro entorno como Francia o Italia que también pasa por malos momentos. Sin embargo, no llegó a aplicarse. Eso es precisamente lo que busca recuperar el PP de cara a la próxima legislatura, según ha sabido El Confidencial Digital de fuentes del partido. Consideran que, con una mejora del marco económico, se puede poner en marcha el plan que quedó aparcado en 2012. 

Menos profesionales, más reservistas 
Según las fuentes consultadas por ECD, la proporción de militares profesionales y reservistas voluntarios en las Fuerzas Armadas “está absolutamente descompensada de lo que sería ideal”. Inspirándose en modelos de otros países europeos, el plan es reducir paulatinamente mediante una reducción de la tasa de reemplazo los efectivos profesionales de las Fuerzas Armadas, sustituyéndolos a cambio por una reserva “mejor formada, más numerosa y más fácilmente activable”, que tendría además beneficios económicos para las arcas del Estado. 

Por ejemplo, se estudian medidas para mejorar la compatibilidad laboral de los reservistas, con incentivos para aquellos autónomos que sean activados perdiendo parte del tiempo e ingresos de su trabajo, o creando mecanismos para evitar que los asalariados puedan tener perjuicios en su puesto de trabajo. Otro de los objetivos del plan es mejorar el sistema actual de formación de los reservistas. La reforma buscará que los reservistas presten servicio en unidades próximas a sus lugares de residencia, algo que hasta ahora no ocurría. 

Un colectivo diezmado por la crisis 
Los primeros afectados de los recortes presupuestarios en materia de Defensa han sido los reservistas voluntarios. En los últimos años se han reducido considerablemente los fondos destinados a la instrucción y activación de reservistas. Algunos de ellos incluso han perdido esta condición tras estar 3 años sin ser llamados a filas requisito indispensable para renovar su compromiso. 

Una cláusula impuesta para evitar ‘reservistas capricho’, personas que accedían a las Fuerzas Armadas pero no volvían a activarse de nuevo, lo que suponía un gasto inútil para Defensa. Este problema alcanzó a tantos de los 5.000 reservistas españoles que Defensa tuvo que modificar los reglamentos en 2014 y eliminar esa cláusula para no quedarse sin efectivos en la reserva voluntaria. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook