Páginas vistas en total

martes, 14 de julio de 2015

El fusil HK-36 con piezas gallegas gana en fiabilidad al alemán.

HK G36: El fusil que jubiló al Cetme


Hace algunas semanas, el Ministerio de Defensa alemán reconocía que se habían detectado deficiencias en los fusiles de asalto HK-36, de patente germana y que utilizan las Fuerzas Armadas españolas, además de las de Alemania, Chile, Lituania, Marruecos y Uruguay. El problema consistía en una deficiente precisión de las armas, sobre todo a altas temperaturas, tanto cuando el fusil se recalienta por el uso continuado como cuando las temperaturas exteriores son muy elevadas. No es un tema menor, porque el HK-36 es el arma reglamentaria de los militares españoles, de modo que a raíz de esa información el Ejército de Tierra ordenó hacer un estudio sobre su funcionamiento. 

A partir de entonces, «todos los HK-36 pasan una prueba de resistencia de materiales, sin que hasta la fecha se haya detectado ningún problema ni se hayan recibido observaciones a su funcionamiento de las unidades», explica un portavoz del Ministerio de Defensa. Por lo tanto, «nuestros fusiles funcionan correctamente», recalca. Se da la circunstancia de que, aunque la patente del fusil es alemana, y aunque las armas que se utilizan en España emplean algunos componentes fabricados en Alemania, otras de sus piezas, entre ellas el cañón, se construían en la fábrica de armas Santa Bárbara, en A Coruña, cerrada recientemente. ¿Qué ocurrirá a partir de ahora, una vez que la fábrica coruñesa ha dejado de operar? A este respecto, desde el ministerio aclaran que la dotación de armas se completó en el 2010 y la compra actual de nuevos fusiles «es prácticamente residual, apenas sobrepasan las 50 unidades». 

No ocurrió así en el pasado, pues el Ejército español dispone en la actualidad de 75.000 fusiles HK-36, adquiridos desde el año 1999 hasta el año 2010. El Gobierno alemán, que tiene 176.000 armas de este tipo en funcionamiento, fabricadas en la central de la empresa Heckler & Kock en la localidad germana de Obendorf, detuvo hace un año de forma preventiva la compra de esta arma y estudia si cambiar por completo la flota de fusiles. Faltaban menos de dos años para que las Fuerzas Armadas españolas experimentaran uno de sus cambios más trascendentales, la supresión del servicio militar obligatorio, cuando los Ejércitos dejaron el antiguo CETME, de origen español, y adoptaron el fusil de asalto HK-36 como arma reglamentaria. Fue concretamente en el año 1999 cuando el rifle de asalto de la compañía Heckler & Koch llegó a los cuarteles españoles para asumir la misión de sustituir al CETME. 

Pese a los problemas detectados en las armas fabricadas en Alemania, el nuevo fusil superó con bastante buena nota el examen en España, aunque también hubo quejas sobre su fragilidad. El arma, fabricada con materiales más ligeros que el antiguo CETME, es menos pesada y más manejable, pero no tiene la resistencia de su predecesor, según la valoración de sus usuarios. Resulta, pese a todo, más fiable que los fusiles M16 que emplean las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, según el Foro de Cultura de Defensa. Además del Ejército, varias unidades de la Policía Nacional y de la Guardia Civil utilizan este fusil que hasta hace unos meses se fabricaba en Santa Bárbara y cuyo precio rondaba los 800 euros por unidad. El HK-36 tiene un alcance de 4.000 metros, aunque su distancia eficaz es de 500 metros. Su calibre es el reglamentario de la OTAN, 5,56 milímetros. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                

1 comentario:

  1. La propaganda no hace un buen rifle y este G-36 se ha vendido por años como el mejor. Famas y SA-80 Britanico , MP5 y los rifles G-3 las mejores armas de Alemania

    ResponderEliminar

SI TUS COMENTARIOS EMPLEAN PALABRAS CON INSULTOS HACIA MI PERSONA, PAIS, COMENTARISTA, RELIGIÓN O QUE NO ESTE RELACIONADO CON LA NOTICIA SERAN BORRADO AL INSTANTE Y NO SERAN PUBLICADOS, SI AUN ASIN SE SIGUE INSULTANDO DEJARE DE PUBLICAR SUS COMENTARIOS PARA SIEMPRE. SALUDOS Y GRACIAS POR SU VISITA.