viernes, 12 de mayo de 2017

Fracasa el último intento asturiano de ‘salvar’ el portaviones “Príncipe de Asturias”.



Estado actual del portaaviones Príncipe de Asturias
El portaaviones Príncipe de Asturias ya es, oficialmente, chatarra. El Boletín Oficial del Estado publicaba ayer martes el anuncio de formalización del contrato para la enajenación del buque, que ha sido adquirido por la UTE hispanoturca Surus-Leyal. La adjudicación del lote, por 2,7 millones, ya se había realizado hace meses. Sin embargo, una de las empresas que participó en el concurso había presentado una impugnación, alegando que la UTE ganadora carecía de ciertos requisitos exigidos.

Concretamente de los certificados de calidad ISO 30.0000 e ISO 14.001, ambos relacionados con el sistema de gestión de residuos y materiales peligrosos y el impacto medioambiental de la técnica utilizada por esta empresa: ‘varar’ el buque en una playa y proceder a su desguace. Defensa paralizó el proceso de adjudicación hasta resolver la situación y comprobar si efectivamente esta UTE tiene los certificados de calidad exigidos por contrato. Finalmente, el proceso se ha desbloqueado y el Principe de Asturias es ya propiedad de Surus-Leyal, que lo trasladaran en breve hasta el mar Egeo para comenzar su desguace.
Un último intento por salvarlo
Desde que fuese dado de baja, en diciembre de 2013, han sido muchos los intentos –frustrados todos- por salvar al portaaviones del desguace. La mayoría de iniciativas buscaban adquirir el buque para convertirlo en un museo flotante. Seguiría así los pasos de otros buques históricos, convertidos en referentes turísticos en otras ciudades del mundo como el portaaviones ‘Intrepid’ en Nueva York o el buque ‘Belfast’ en Londres. Incluso algunos senadores, ex alumnos del curso de Defensa Nacional del CESEDEN, llegaron a presentar un manifiesto pidiendo un futuro para el histórico buque. 

Pero la falta de concreción de un proyecto económico para llevar a cabo la iniciativa la hizo fracasar. El último intento se ha registrado esta misma semana. Desde la localidad asturiana de Castrillón, la formación Foro Asturias ha presentado una propuesta para adquirir el ‘Príncipe de Asturias’ a través de la Mancomunidad de la Comarca de Avilés, con colaboración del sector del metal local y del Principado de Asturias. La idea era colocar al buque, que lleva el nombre de la región, en el puerto de Avilés convirtiéndolo en un reclamo turístico de la ciudad. Sin embargo, la propuesta llegó tarde. El ‘Príncipe de Asturias’ ya es turco. (Jesús.R.G.)

Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                             

Navantia sospecha de un boicot inglés al macrocontrato de fragatas para Australia.



España se juega los 21.000 millones de euros –que conlleva el suministro más el mantenimiento- con otros dos competidores: la británica BAE y la italiana Ficantieri. Junto a Navantia, son las tres compañías que han llegado hasta la última fase del concurso. España tiene, según algunos analistas, cierto favoritismo en esta lista corta del programa SEA 5000, como lo ha denominado Australia. Principalmente por la fortaleza de la apuesta: las fragatas F-100 son muy competitivas respecto a las FREMM de Ficantieri y las Type 26 de BAE Systems.

Sin embargo, en las últimas semanas se han sembrado en la prensa australiana ciertas dudas sobre la fiabilidad de los productos españoles. Concretamente la de los dos buques de asalto anfibio, que actualmente están paralizados en una base naval de Sydney tras encontrarse hace más de un mes un problema en los propulsores azipod fabricados por Siemenes que llevan equipados. El fallo se encontró en el HMAS Canberra, pero provocó también la parada del HMAS Adelaide. Tras una revisión exhaustiva se encontraron también otros defectos que están siendo analizados. Se ha especulado con que el origen del problema sea el uso de un tipo combustible no estipulado en los manuales de los buques, aunque la armada australiana ha negado haber utilizado un modelo no aceptado.

Según ha podido saber ECD de fuentes internas –y extraoficiales- de Navantia, en la compañía española se sospecha que puede haber “malas artes” por parte de algún competidor en el contrato de las fragatas. Hablan, en concreto, de BAE, empresa que lleva el contrato de mantenimiento de los dos buques gemelos del ‘Juan Carlos I’. Tal y como explican, la multinacional habría señalado al fabricante –Navantia- como responsable de los fallos en la propulsión, pese a que tanto ellos como Siemens también participaron del diseño y mantenimiento de los dos buques. “No es la primera vez que ocurre algo semejante cuando hay un contrato de esta magnitud por medio” explican estas voces. Cada vez son más quienes sospechan de la existencia de un ‘boicot’ inglés a las aspiraciones españolas. Sin embargo, admiten que ya contaban con “la presión que están ejerciendo para llevarse el contrato”. (Jesús.R.G.)

Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                             

Expertos españoles responden a los rusos: nuestros Leopard “arrasarían” a los T-90.


Se tratará del primera despliegue internacional en la historia de los Leopardo españoles. Hasta ahora no habían salido de territorio nacional para realizar ninguna misión. Los seis blindados de la Brigada «Extremadura» XI estarán acompañados de 300 militares españoles, 14 vehículos Pizarro y vehículos de infantería Lince. La misión Presencia Avanzada Reforzada de la OTAN, liderada en Letonia por Canadá, tiene como objetivo proteger a los países bálticos ante una hipotética intervención militar de Rusia en sus territorios, que son miembros de la OTAN desde 2004.

Se trata de una operación puramente defensiva mediante “capacidad de disuasión y con potencia de combate”, tal y como la definió el general Francisco José Dacoba Cerviño, jefe de la Brigada «Extremadura» XI, durante la presentación de la misión.

Un despliegue que intranquiliza al Kremlin
Esta misión de la OTAN en la frontera con Rusia no es del agrado de Moscú, que ya ha mostrado por vías diplomáticas su malestar con la presencia de fuerzas de combate de la Alianza Atlántica a sólo unas decenas de kilómetros de su frontera. En medio de ese clima de cierta tensión, desde Rusia se reafirma la supuesta superioridad de su material bélico en caso de un hipotético –aunque improbable- choque de fuerzas en la zona. Concretamente, el de los carros rusos T-90 y los Leopard de la OTAN. En el caso del modelo español, el Leopard 2E. Y es que desde el Kremlin se ha defendido que el T90 es superior sobre el terreno al carro alemán. Así lo aseguraba, por ejemplo, el ex Jefe Adjunto de la Dirección General de Vehículos Blindados del Ministerio de Defensa Yuri Kovalenko.


Hace unos años, la agencia rusa Ria Novosti se hizo eco de un simulacro realizado por técnicos rusos, en el que se enfrentaban diez carros T90 contra diez Leopard. Y las conclusiones mostraban una superioridad “aplastante” del tanque ruso:
Explicaban, en sus conclusiones, que la distancia de tiro del T90 es superior a la del Leopard, por lo que podría alcanzarle sin ponerse a tiro del blindado alemán. Sin embargo, expertos españoles en armamento y fuentes militares que trabajan día a día con estos blindados han realizado un análisis para ECD de las capacidades de ambos carros. Y no están de acuerdo con las tesis rusas. Ni mucho menos: según su criterio, el carro aleman "arrasaría" enun supuesto combate.

Comparando el T90 con el Leopard
Analizando esa supuesta superioridad del T90, las voces consultadas por ECD –entre ellos, un mecánico que se ocupa de los Leopard 2E españoles- aseguran que los datos rusos están “sacados de contexto”.

Estas son algunas de sus conclusiones:
-El T90 tiene mayor alcance sí. Sus misiles contracarro Refleks-M son capaces de llegar hasta los cinco kilómetros, mientras que la munición DM53 del Leopard supera poco más de 4 kilómetros de alcance. Sin embargo, lo que omiten los técnicos rusos es que el tiempo que tarda en recorrer esa distancia una y otra munición es muy diferente: la del Leopard tiene una velocidad de 1.800 metros por segundo y la del carro ruso sólo 350 metros por segundo. Más de 15 segundos desde el disaparo, tiempo suficiente, dicen, para que el Leopardo detecte la amenaza y sea capaz de realizar maniobras evasivas para evitar el impacto.

-El carro Leopard dispone, además, de una mejor capacidad de detección y obtención de blancos. Básicamente, el Leopard 2E es capaz de ‘ver’ al T90 a una distancia mayor, y la ventaja se acrecienta en condiciones de escasa visibilidad, como en niebla –habitual en la zona báltica- o en entorno nocturno. El visor del carro alemán, explican estas voces, es tecnológicamente muy superior al modelo ruso.

-Otro punto a analizar es el blindaje y el sistema de protección pasiva de ambos carros de combate. El ruso dispone del sistema Shtora 1, que incluye dispositivos para ‘confundir’ a misiles enemigos e incluso un blindaje reactivo ERA, denominado Kontakt-5, consistente en pequeñas placas que se disparan contra el proyectil cuando este está cerca de impactar y destruyéndolo antes de que lo haga. Sin embargo, explican, estos sistemas se diseñaron para defenderse de armas de fabricación rusa y su eficacia contra ellas es total. No así contra algunos de los misiles contracarro más modernos de la OTAN, como el Spike. Los vehículos españoles Lince van equipados con lazadores de Spike.

-El Leopard es más pesado, más de 62 toneladas frente a las 46 del T-90. Pero sus motores son más potentes, por lo que el carro español podría alcanzar una punta de velocidad ligeramente superior al ruso. En cuanto a su autonomía, el ruso tiene 550 kilómetros frente a los 350 Leopardo. Al menos en condiciones normales, teniendo en cuenta que los carros españoles deberán llevar a Letonia un combustible específico para entornos gélidos. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook