miércoles, 4 de octubre de 2017

Australia da un nuevo empujón a Navantia en el concurso de las fragatas.


.

Un anuncio de Australia con respecto al concurso para la construcción de nueve fragatas para su Armada ha supuesto, indirectamente, un pequeño empujón para Navantia, uno de los competidores por ese contrato. El primer ministro del país oceánico, Malcolm Turnbull, ha desvelado que los nuevos buques incorporarán el sistema de defensa antimisiles Aegis, desarrollado por Lockheed Martin, con el que la firma española lleva trabajando dos décadas. Navantia opta a las fragatas junto a la italiana Fincantieri y a la británica BAE Systems, que también se encuentran en la Pacific 2017 Expo, el mayor escaparate marítimo y naval comercial de defensa para Australia y el Pacífico asiático.

Ver imagen en Twitter

Allí estuvieron en la primera jornada -se extiende hasta mañana-, la ministra de Defensa del país, Marisa Payne, y el ministro de Industrias de Defensa, Christopher Pyne. Ambos recorrieron los estands de las tres empresas, tal y como notificó Payne a través de su Twitter: «Encuentro con los potenciales socios de las futuras fragatas», escribió. Entre otros, están el presidente de Navantia, Esteban García Vilasánchez; el director de Navantia Australia, Donato Martínez, o Warren King, asesor de la empresa allí. Esto se produjo unas horas después del anuncio de Turnbull, del que se hicieron eco los diarios australianos. El equipamiento Aegis refuerza las opciones de la firma española en el programa de las F-5000, puesto que ya fue integrado en la serie F-100 para la Armada española y en las F-310 para la Marina noruega. Además, y esto es lo más relevante, también formará parte de los tres destructores AWD, cuyo diseño y gestión de su construcción los está abordando Navantia allí en las antípodas en este momento. De hecho, el pasado 23 de septiembre entregaron el primero de ellos.

Ver imagen en Twitter

Por otro lado, cabe destacar que el sistema de Lockheed Martin, que permitirá a Australia operar con sus aliados estadounidenses y japoneses, no sería tan fácil de integrar para Fincantieri y BAE, puesto que no están preparados parea ello. Esto podría afectar a los márgenes de tiempo a favor de Navantia, teniendo en cuenta que el gobierno oceánico ha manifestado que su deseo es que la construcción de los buques dé inicio en el 2020. La propuesta de Navantia para el programa bautizado como SEA 5000, presentada el 11 de agosto, incluye el diseño de las fragatas y, asimismo, un plan de desarrollo integral de la industria naval y de la cadena de suministro, ya que la Marina del país exige que se fabriquen allí. La firma pública, que cuenta con sedes en tres ciudades australianas y está mostrando músculo en la feria, aspira a colocarse en la lista corta. La previsión es que se adjudique en el primer semestre del 2018.

Un equipo para proteger a la nación frente a las amenazas de Corea del Norte
El sistema Aegis puede atacar simultáneamente objetivos terrestres y marítimos mientras protege al buque

La decisión del gobierno australiano de incorporar el potente equipo antimisiles de largo alcance parece haberse tomado, según recogen los medios del país, por las amenazas de Corea del Norte. «Teniendo en cuenta el entorno de amenaza complejo y creciente, proporcionaremos a las fragatas la mejor tecnología del mundo», expresó el primer ministro, Malcolm Turnbull. El sistema de gestión de combate Aegis puede atacar simultáneamente objetivos terrestres y marítimos mientras protege al buque contra aviones, cruceros y misiles balísticos. 

«Los recientes acontecimientos en nuestra región han demostrado que las futuras fragatas de Australia deben estar equipadas para defender al país de los posibles ataques con misiles de mediano y largo alcance», añadió Turnbull. Además de este sistema, las F-5000 contarán con 48 misiles de largo alcance, un cañón MK-45 de 5 pulgadas y un avanzado conjunto de sensores. Asimismo, permite la integración del helicóptero de combate naval MH-60R Seahawk Romeo y de un vehículo aéreo no tripulado. El valor del contrato que incluye las nueve fragatas se estima en unos 35.000 millones de dólares (29.764 millones de euros) y la fabricación se llevaría acabó en Adelaida. Además, se prevé que creará unos 2.000 empleos directos, según recogen los medios australianos. Los responsables de Navantia expresaron hace unos días que consideran la oferta española «muy sólida», por la experiencia en el país. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook