viernes, 17 de noviembre de 2017

Defensa dota a los buques de la Armada con sistemas contra UAV.


Los drones son una amenaza creciente en las operaciones militares en el exterior, por ello la mayoría de países han iniciado procesos para la adquisición de sistemas que permiten inutilizar estos aparatos de forma segura. En el caso de España, el Ministerio de Defensa adquirió en abril de este año un sistema fijo conocido como AUDS de la firma británica Blighter, que ya está instalado en la base española en Irak, y recientemente ha comenzado un proceso para dotar de sistemas portátiles contra UAV a buques de la Armada española El sistema seleccionado en esta ocasión es el DroneDefender que se instalará en el Buque de Acción Marítima (BAM) Rayo y en el Buque de Aprovisionamiento en Combate (BAC) Patiño a primeros de noviembre, según confirmó en el comandante del Mando de Operaciones, teniente general Fernando José López del Pozo. 


El primero permanece desde julio desplegado en el marco de la operación Atalanta que lucha contra la piratería en aguas de Somalia y en el Océano Índico. El segundo, por su parte, se incorporará en diciembre a esta misión de la Unión Europea. La incorporación a ambos buques de los sistemas antidron se produce en un momento en el que se han registrado varios incidentes en la zona del golfo de Adén relacionados con el empleo drones manipulados para cargar explosivos. Como, el sistema antidron (cUAS por sus siglas en inglés) DroneDefender está desarrollado por la empresa norteamericana Battelle. Se trata de un 'rifle antidron' que, en lugar de contar con un cañón, cuenta con una antena que mediante ondas inhibe el control remoto de los drones y su sistema GPS. Este aparato cuenta con un alcance de 400 metros. La compañía destaca que es una solución fácil de usar, ligera y que no requiere un entrenamiento específico para apuntar y disparar. 

Sistemas portátiles en Irak 
El comandante del Mando de Operaciones también confirmó que otros cuatro sistemas DroneDefender llegarán a finales de noviembre a la base Gran Capitán en Besmayah, en la que el Ejército de Tierra junto con la Guardia Civil adiestra a unidades policiales y militares iraquíes. En estas instalaciones ya se encuentra desplegado el sistema fijo AUDS de la británica Blighter. La compra se cerró en abril de este año por importe de dos millones de euros y permite detectar, rastrear, identificar y desactivar un dron en unos 15 segundos en un rango de hasta diez kilómetros. 

Compra de un nuevo lote 
Cabe destacar que en estos momentos la DGAM, como responsable directo de la adquisición de este tipo de material, está gestionando la compra de otros tres sistemas portátiles DroneDefender, a petición del Mando de Operaciones. La previsión es que este nuevo lote se reciba antes de final de año. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter, Facebook y Google+             

El coste de los F-35 es mareante. El precio de cada caza supera con creces los 100 millones de euros. Sería el aparato más potente de las Fuerzas Armadas, superando las prestaciones a las del helicóptero Tigre. Y, además, ayudaría a que España pudiera cumplir el compromiso de alcanzar un presupuesto del 2 por ciento del PIB en el año 2024 en materia de Defensa. De hecho, tal y como contó La Información, los 'hombres de negro' de la OTAN ya han desembarcado en España para exigir más apoyo financiero.


El Ejército no contempla adquirir a Estados Unidos los potentes cazabombarderos Lockheed Martin F-35 Lightning II para sustituir a los actuales F-18 con los que operan los militares españoles. En los últimos meses se había especulado con un posible macrocontrato con la compañía norteamericana de unos 6.000 millones de euros en lo que hubiera supuesto un gesto hacia la administración de Donald Trump. Sin embargo, en los planes del Defensa no está contemplada la posibilidad de adquirirlos, según confirma el departamento que dirige María Dolores de Cospedal. El coste de los F-35 es mareante. 

El precio de cada caza supera con creces los 100 millones de euros. Sería el aparato más potente de las Fuerzas Armadas, superando las prestaciones a las del helicóptero Tigre. Y, además, ayudaría a que España pudiera cumplir el compromiso de alcanzar un presupuesto del 2 por ciento del PIB en el año 2024 en materia de Defensa. De hecho, tal y como contó La Información, los 'hombres de negro' de la OTAN ya han desembarcado en España para exigir más apoyo financiero. El Ministerio de Defensa sí que estudió la posibilidad de cerrar la compra de estos modernos cazas F-35 para sustituir a los actuales F-18, un avión que deberá ser reemplazado antes del año 2025. Algunas unidades de este aparato están cerca de las horas límites de vuelo (7.000) y ya han comenzado a dar algunos fallos. De hecho, el accidente de hace un mes en el que falleció el teniente Fernando Pérez en Torrejón se debió a un problema en el motor. También la Armada tiene que renovar sus 12 AV-8B Harrier II Plus a lo largo de los próximos años y el F-35, en su versión B, sería el aparato idóneo, ya que cuenta con posibilidad de despegue y aterrizaje vertical. 

Inversión en Defensa.

En el equipo de Cospedal, sin embargo, tienen claro que los actuales recursos financieros y materiales con los que cuenta el Ministerio no van a ir destinados a los F-35. Al menos, por el momento. En el Planeamiento de la Defensa, el documento en el que se contemplan las inversiones que hará el Ministerio para cubrir sus necesidades operativas, tampoco hay contemplada esta operación que supondría adquirir el caza más caro de la historia del Ejército. Una de las opciones que maneja Defensa para sustituir a los F-18 es ampliar la actual flota de 73 EF-2000 Eurofighters con los que cuenta actualmente el Ejército del Aire. Se trata de un caza que en algunos aspectos técnicos y en prestaciones supera al F-35, pero que no es de quinta generación, lo que dejaría a España fuera de la élite mundial en aviación. Sí que tendría la ventaja y es que en la construcción del aparato participa España: en concreto el ala derecha se fabrica en las instalaciones de Airbus en Getafe. Precisamente, hace unos días salió de esta factoría el ala del último aparato que se entregará a España. 

El problema de los Eurofighter es que ya ha sufrido varios accidentes con resultados fatales, en algún caso. El último se produjo el pasado 12 de octubre, cuando el aparato que pilotaba el capitán Borja Aybar se estrelló cerca de la base de Los Llanos (Albacete). En 2014 hubo otro siniestro en Morón, donde también falleció el piloto. Antes, en 2010, se produjo un primer accidente también en Morón y, en 2002, un prototipo se estrelló cerca de Belvis de la Jara, en Toledo. Otros países de nuestro entorno también están barajando diferentes posibilidades para reemplazar su flota de aviones de guerra. Es el caso de Alemania, cuyo Ministerio de Defensa está estudiando la posibilidad de comprar los F-35 americanos para sustituir a los actuales Tornado con los que opera. "El reemplazo debe ser un avión de quinta generación que pueda detectarse lo más tarde posible. Debe ser capaz de identificar los objetivos desde una gran distancia y dirigirse a ellos lo antes posible”, indicaron fuentes de la Fuerza Aérea germana. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter, Facebook y Google+