miércoles, 22 de noviembre de 2017

Sin noticias en el Ejército de la nueva ‘Reina del Espectro’.

El B-707 de Guerra Electrónica del Ejército del Aire, bautizado como 'La Reina del Espectro'.
El anterior ministro de Defensa Pedro Morenés asumió personalmente la búsqueda del avión sustituto del B-707. Sin embargo, dos años después de la baja de la aeronave aún no hay novedades al respecto. Desde entonces, España ha estado ‘coja’ en materia de guerra electrónica y capacidades de obtención de inteligencia de señales (SIGINT). El ‘Programa Santiago’, como se denomina a este sistema rodeado de secretismo, carece del pilar central del denominado ‘SCAPA’ (Subsistema de Captación sobre Plataforma Aérea). En la práctica, el B-707 era una aeronave equipada con modernos sistemas de interceptación de señales, capaz de ‘escuchar’ prácticamente cualquier conversación enemiga o grabar en vídeo objetivos desde distancias de hasta 100 kilómetros. 

Sin embargo, los avances técnicos han conseguido reducir considerablemente el tamaño de los sistemas –y sobre todo, la energía que consumen - y ya no es necesaria una aeronave de gran tamaño –tenía una envergadura de 47 metros-. De hecho, explican fuentes del Aire a ECD, otros países como India o Australia han optado por recurrir a jets modificados para albergar equipos de guerra electrónica, como el Gulfstream G550, una aeronave mucho sensiblemente de menor tamaño que el B-707. Este modelo, a día de hoy, es uno de los favoritos para sustituir a la ‘Reina del Espectro’. El Ejército del Aire ya ha realizado una prueba técnica del G550, según aseguran fuentes militares próximas al proyecto. Sin embargo, en el 47 Grupo Mixto del Ejército del Aire aún no se han convocado los cursos de capacitación que deben realizar los pilotos para adaptarse al modelo G550. Por lo tanto, entienden en la unidad, “esto va para largo”. España continuará, indefinidamente, sin su nueva ‘Reina del Espectro’. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter, Facebook y Google+           

La ‘Numancia’ al frente de la guerra de superficie en el norte de Europa.

El capitán de fragata Matres en la sala de operaciones de la 'Numancia'.
El capitán de fragata Matres en la sala de operaciones de la 'Numancia'. 
 
Hace dos meses la fragata ‘Numancia’ se incorporaba en aguas del norte del viejo continente a la Agrupación Naval Permanente nº 1 (SNMG-1 en sus siglas en inglés) de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Allí se integró junto a ocho barcos de siete nacionalidades en las fuerzas de reacción rápida de la Alianza, «que deben estar preparadas para contribuir a la seguridad» de la misma, «apoyando la disuasión y la defensa colectiva, la gestión de crisis, la seguridad y la cooperación marítimas con los distintos socios», explica desde los Mares del Norte el capitán de fragata Eduardo M. Matres Manso, comandante de la ‘Numancia’.

Bajo su mando, 208 hombres y mujeres. De ellos, 178 pertenecen a la dotación de la fragata, mientras que el resto corresponden a un Equipo Operativo de Seguridad (EOS) de Infantería de Marina y a la Unidad Aérea Embarcada, un helicóptero SH-60 de la Décima Escuadrilla de Aeronaves. Éste es «una herramienta esencial», asegura el comandante, ya que con sus sensores es capaz de prolongar la cobertura de vigilancia del buque más allá del horizonte». «Dentro de la SNMG-1, la ‘Numancia’ tiene actualmente la importante función de comandar la guerra de superficie, siendo responsable de la evaluación de la posible amenaza materializada por otros buques», señala el capitán de fragata Matres. Así, bajo la dirección del comandante de la Agrupación, el comodoro de la Marina Real Noruega Petter Kammerhuber, los barcos de los cuatro países que actualmente la componen (Portugal, Noruega ,Alemania y España) «coordinan las medidas necesarias para, en su caso, contrarrestar dicha amenaza».

Compromiso con la Alianza
La OTAN cuenta con cuatro agrupaciones navales, todas de carácter internacional, dos de ellas formadas por buques escolta, la SNMG-1 y la SNMG-2, y otras tantas compuestas por cazaminas, SNMCMG-1 y SNMCMG-2. Mientras que las agrupaciones ‘1’ operan en los Mares del Norte y el Báltico, las ‘2’ lo hacen en el Mar Mediterráneo. Todas ellas hacen posible que la Alianza tenga capacidad marítima constante para llevar a cabo operaciones y otras actividades, como ejercicios de adiestramiento, en tiempos de paz, así como en el caso de que se produjeran crisis o conflictos. Asimismo, según la OTAN, también ayudan a «afirmar la presencia» de la Alianza Atlántica, «demostrando solidaridad», realizando visitas diplomáticas a diferentes países, «apoyando la transformación y proporcionando variadas capacidades militares marítimas a las misiones en curso». Por consiguiente, el día a día de la ‘Numancia’ está sujeto al calendario de ejercicios que emite el comodoro de la Agrupación «que trata siempre de equilibrar el adiestramiento en todas las áreas», subraya el capitán de fragata Matres.
 
Las jornadas son intensas, «pero el régimen de vigilancias establecido a bordo permite a la dotación sus espacios de descanso, ocio y recreo», asegura. Y nada mejor como la imaginación y el aprovechamiento de los limitados espacios de los buques de guerra para ello. En este caso, la fragata dispone de dos hangares, en uno de ellos se guarda el helicóptero SH-60, pero en el otro se ha habilitado un gimnasio, que «está siempre muy concurrido», puntualiza el comandante. La tripulación tembién edita una gacetilla de noticias semanal y organiza diversos concursos, «tipo ‘Trivial’ por poner un ejemplo, que tienen mucha aceptación entre la dotación». Además, al tocar puerto los buques de la Agrupación organizan competiciones deportivas, se celebran recepciones y actos sociales «para que las dotaciones puedan confraternizar», explican. Y destacan, como no podía ser menos, que el equipo de fútbol de la ‘Numancia’ «ha salido siempre victorioso en todos sus partidos».

Brilliant Mariner
Durante el pasado mes de octubre esta fragata tuvo oportunidad de participar en el ejercicio de respuesta de crisis ‘Brilliant Mariner-17’, en el que se enfatizó el adiestramiento de la OTAN como fuerza de respuesta marítima en el litoral. Liderado por el comandante de la Fuerza Marítima Francesa (FRMARFOR), el vicealmirante Olivier Lebas, en él participaron unas 25 unidades de superficie, además de las dos agrupaciones permanentes de escoltas de la OTAN (SNMG-1 y SNMG-2) y una de las de cazaminas (SNMCMG-2). Un ejercicio en el que se dieron cita las Armadas de Reino Unido, Noruega, Canadá, Dinamarca, Alemania, Grecia, Turquía, Portugal y España.

«La participación en ejercicios internacionales de esa magnitud es siempre muy beneficiosa, pues permite conocer unidades de otros países y ver su forma de operar», explica el comandante de la ‘Numancia’, que fue una de las representantes españolas, junto con el portaeronaves ‘Juan Carlos I’, la fragata ‘Blas de Lezo’ y el cazaminas ‘Turia’. «El objetivo del ejercicio era certificar al Cuartel General Marítimo de Alta Disponibilidad francés y por tanto el volumen de información operativa que se manejaba era muy intenso, lo cual fue sin duda uno de los mayores retos para la ‘Numancia’», señala.

Venciendo los retos
El despliegue en el norte de Europa está llegando a su fin, desde septiembre la dotación de esta fragata española se ha enfrentado a muchos retos e incertidumbres. «En particular, al tratarse de una agrupación multinacional», puntualiza el comandante Matres, «se suma la exigencia interna de mostrar las capacidades de la Armada Española a nuestros aliados y dejar, por tanto, alto el pabellón». Y, aunque pueda parecer lo contrario, el clima del norte de Europa no ha afectado a la ‘Numancia’ en este despliegue, aseguran. Un buque veterano, que acaba de cumplir 30 años, «y por tanto sujeto los lógicos ‘achaques’». 

«No obstante, el apoyo logístico de la Armada está siendo magnífico y ha permitido ir subsanando con prontitud todas las deficiencias ocurridas», asegura el comandante. «Comparado con el resto de buques de la Agrupación, se puede afirmar que la ‘Numancia’ mantiene un alto nivel de alistamiento». Y es que, antes de integrarse en la Agrupación Naval Permanente nº 1 de la OTAN, esta fragata tuvo que superar un periodo de certificación operativa en Rota para poder participar durante el despliegue en ejercicios multinacionales de alta intensidad y visibilidad, como el citado ‘Brilliant Mariner-17’, entre los que destacan ‘Northern Coast’ en aguas danesas y ‘Noble Mariner 2017’ en el Golfo de León, así como hacer escala en los puertos de kiel (Alemania) y Toulon (Francia). Nunca defrauda. En sus tres décadas de vida la ‘Numancia’ ha participado, por ejemplo, en la Guerra del Golfo, en los años 1990 y 1991 o, diez años más tarde, en la operación ‘Libertad Duradera’, en aguas del océano Índico. 

Y más recientemente ha estado desplegada en la operación ‘Atalanta’ de lucha contra la piratería frente a las costas de Somalia o en ‘Sophia’ luchando contra las mafias de tráfico de seres humanos en el Mar Mediterráneo. En esta ocasión, ha formado parte de la punta de lanza marítima de la OTAN, ya que las agrupaciones navales permanentes cuentan con un amplio catálogo de capacidades a disposición de la Alianza que las posibilitan para su rápida intervención en escenarios de crisis. «La seguridad total no existe en ningún ámbito de la vida. Lo que sí se puede afirmar es que las Agrupaciones Permanentes ofrecen una capacidad de disuasión y respuesta creíble y efectiva, y por tanto contribuyen a hacer de la mar un espacio más seguro para todos», afirma el capitán de fragata Matres. La ‘Numancia’, cuyo numeral de costado es el F-83, volverá a Rota a finales de este mes de noviembre, habiendo demostrado a los aliados su alta disponibilidad con, como figura en su emblema «entusiasmo, valor y decisión». (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter, Facebook y Google+