martes, 23 de enero de 2018

Sólo el casco de los pilotos del F-35 cuesta 325.000 euros.


Casco de un F-35. Casco de un F-35.

Es cuestión de tiempo que la Armada española acabe adquiriendo unidades del caza F-35 de despegue vertical. La pasada semana, el Jefe del Estado Mayor de la Armada mantuvo un encuentro con periodistas en el que volvió a insistir en el F-35B como única opción de relevo a los AV-8B Harrier II de la 9ª Escuadrilla. Según ha sabido El Chivato, en la Armada se da por hecha la compra una vez se produzca la jubilación de los Harrier, cuyas últimas unidades podrían mantenerse operativas hasta el horizonte de 2030.

Sin embargo se considera un proyecto “complejísimo” en lo económico. El coste de cada aparato ronda los 200 millones de dólares y la inversión es de difícil encaje en las cuentas de Defensa. Es todo un desafío. Pero no sólo ‘asusta’ el precio de cada aeronave. Los militares recuerdan estos días que el caza norteamericano conlleva multitud de gastos aparejados: el coste de una hora de vuelo está por encima de los 40.000 dólares –frente, por ejemplo, a los 11.000 de un F-18. El último comentario que circula entre militares resulta bastante gráfico: la armada británica va a desembolsar 325.000 euros por cada casco de piloto. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter, Facebook y Google+             

Fragatas F-110: presupuestados por ahora 174 millones en I+D+i y su diseño.

El programa de I+D+i de la futura fragata F-110 lleva presupuestados ya 174 millones de euros, según informó la Armada Española el pasado miércoles en el encuentro anual que celebra con los medios de comunicación en su cuartel general. Esa partida de 174 millones para desarrollar el proyecto en su fase de desarrollo tecnológico (nada aún de ejecución) se divide a su vez en cuatro programas:
– el mástil integrado y el sistema de combate SCOMBA: 135 millones de euros (UTE Protec 110 formada entrare Navantia e Indra).
– fase de definición (FD) del buque: 20 millones (Navantia)
– sistema IRST (Sistema Infrarrojo de Búsqueda y Seguimiento): 9,6 millones (UTE entre Indra y Tecnobit, ésta última del Grupo Oesía).
– desarrollo y viabilidad del misil Camm del sistema Sea Ceptor: 9,5 millones (MBDA)

Todo esto, como hemos dicho, se trata de una fase inicial de I+D+i donde se certifica la viabilidad del proyecto necesaria para que a nivel político se dé luz verde a la orden de ejecución de las cinco fragatas F-110. En la Armada Española esperan esa orden de ejecución para antes de mediados de este año. Ello permitiría un calendario de entrada en servicio de la primera fragata de este tipo (F-111) en 2024.

Calendario de construcción de las F-110 que maneja la Armada Española

La construcción de estas cinco fragatas tendrían un impacto laboral de 1.600 empleos directos (1.300 de Navantia y 300 de Indra), otros 2.450 en la industria auxiliar y otros 4.000 en empleos indirectos en otros sectores. En total, unos 8.050 empleos, según las estimaciones presentadas a la Prensa por la Armada Española, que considera que las nuevas fragatas F-110 estarían construidas en un 63 por ciento por producto nacional (un 25 por ciento sería de integración estadounidense).


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter, Facebook y Google+             

Reino Unido busca reforzar su relación de Defensa con España tras el Brexit.

Reino Unido busca reforzar su relación de Defensa con España tras el Brexit

El cóctel tiene lugar a bordo de un buque de Su Majestad… pero de Reino Unido. ¿El lugar? El muelle 1 del Puerto de Málaga. Donde habitualmente desembarcan los turistas de cruceros, esa noche tiene lugar la recepción del HMS Duncan. Es el buque de guerra operativo más moderno de la Royal Navy y se encuentra en la ciudad andaluza de escala una semana antes de asumir el mando de una agrupación naval SNMG-2 de la OTAN. En el hangar de este destructor, en un ambiente distendido, se citan ciudadanos españoles y británicos expatriados, representantes de asociaciones de empresarios, políticos, militares, policías, guardia civiles, diplomáticos y periodistas. Todos ellos, unidos en torno a un vino o refresco, conversan junto a los anfitriones en el acto organizado por el Consulado. Y claro está, el fantasma del Brexit (o más bien el fin de las negociaciones con la UE) es el tema recurrente.

El comodoro Michael Utley, próximo mando de la agrupación naval de la OTAN, agradece en primer término la cálida bienvenida que les ofrece la ciudad de Málaga. En su brindis, destaca los desafíos comunes que países como España y Reino Unido comparten en el ámbito de la defensa y seguridad en el Mediterráneo, así como la cada vez mayor presencia rusa en esta zona (submarinos incluidos). También en otros lugares como Oriente Próximo o el Báltico. Sirva la presencia de este destructor de la «clase Type 45» en Málaga y este mensaje de desafíos compartidos para reforzar una idea que desde otras fuentes militares de la Royal Navy se transmite esa noche: «Tenemos un mandato de nuestro Gobierno, el de impulsar las relaciones de Defensa con nuestros aliados para que, consolidando esta acción militar mutua, podamos elevar el buen entendimiento a la relación política también».

EJEMPLO FRANCÉS
Así es, como ya se ha visto con Francia la semana pasada -Reino Unido acaba de anunciar que participará en la misión francesa en el Sahel con helicópteros Chinook-, el Gobierno británico quiere reforzar las relaciones de defensa con España, las cuales por razones obvias (nómbrese en este punto a Gibraltar) están sujetas siempre a los vaivenes lógicos de las relaciones diplomáticas. «Estamos estudiando las diversas posibilidades que ofrece la cooperación militar, como intercambios, maniobras o compartir mejores prácticas, para identificar nuevas oportunidades de colaboración. Entre ellas podría destacar el intercambio de información, la lucha antiterrorista, la lucha contra las minas, la guerra híbrida y la guerra cibernética. Espero que esta cooperación militar aumentada refuerce lo que ya es una relación bilateral amplia y profunda», explica a ABC el embajador británico en España, Simon Manley, quien ha extendido su mandato hasta 2019 por las negociaciones del Brexit, que en España además deben completarse con la cuestión gibraltareña.

El embajador Manley observa que, «a través de unas Fuerzas Armadas muy profesionales», España y Reino Unido cooperan exitosamente en operaciones internacionales: «Ya sea con la OTAN, la ONU o la UE (una combinación que no es tan habitual). Por ello, inevitablemente estamos deseosos de hacer más cosas juntos, aprovechando los éxitos de, por ejemplo, la VJTF». Esa «VJTF» a la que se refiere Manley responde a las siglas en inglés de la Fuerza de Muy Alta Disponibilidad de la OTAN, que el pasado año comandó un general británico teniendo entre sus unidades disponibles a una compañía de La Legión española. Fruto de ese interés por reforzar las relaciones mutuas de defensa, en los últimos meses se han producido movimientos que indican la mayor disponibilidad de España y Reino Unido a colaborar en materia de defensa.

VISITA DEL JEMAD
A finales de noviembre el jefe de Estado Mayor de la Defensa (Jemad) británico, el general del Aire Stuart Peach tuvo encuentros al más alto nivel militar y visitó algunas instalaciones de la OTAN en nuestro país. Tanto Peach como su homólogo español, el general Fernando Alejandre, manifestaron su compromiso de «continuar trabajando juntos en temas que nos afectan a todos más allá de la salida del Reino Unido de la Unión Europea».


El Jemad español, Fernando Alejandre, muestra a su homólogo inglés una réplica del mapa de Juan de la Cosa / EMAD

Otro encuentro al más alto nivel, y que no fue publicitado como el caso del Jemad, fue la visita de Nick Gurr, director de Política de Seguridad Internacional del Ministerio de Defensa británico. En sus encuentros insistió en que España y Reino Unido seguirán siendo aliados tras la salida del Reino Unido de la UE. En un encuentro con ABC, insistió en la necesidad de «seguir desarrollando, incluso más, las relaciones de defensa tanto en el ámbito de la OTAN como de modo bilateral». Una de las cuestiones pendientes por decidir será la futura sede del cuartel general de la Operación Atalanta de la UE contra la piratería en el Índico, que actualmente se encuentra en la ciudad inglesa de Northwood. Una decisión aún no tomada y para la cual España ha postulado la base gaditana de Rota.

En el ámbito de defensa, una de las cuestiones que preocupan al Gobierno británico es el factor industrial. Sobre todo, habida cuenta de la dependencia que las compañías británicas tienen de la cadena de suministros provenientes de la UE. En este punto, Gurr se muestra optimista y no cree que el acuerdo final vaya a impedir el normal funcionamiento de la industria de defensa británica: «Creemos que un mercado abierto de defensa beneficia a todos los países europeos. Queremos asegurarnos de que el dinero gastado en defensa ofrezca la mejor capacidad posible para Europa y para la OTAN, y que la colaboración industrial exitosa que disfrutamos con los socios europeos, incluido España, no se vea afectada».

Un general británico, con la Legión española

COMPRA CLAVE DE ROLLS-ROYCE
Quizás para evitar algún contratiempo industrial post-Brexit en el plano industrial también se han producido durante los últimos meses operaciones que refuerzan el nexo de defensa entre España y Reino Unido. Por ejemplo, el Consejo de Ministros autorizó el 7 de diciembre la venta del 53,1 por ciento de la empresa «Industria de Turbopropulsores» (ITP) a la británica Rolls-Royce, que pasaba así a adquirirla en su totalidad (ya contaba con el resto de la empresa).

ITP es una empresa clave que forma parte de los consorcios europeos que fabrican motores de aviones (A400M o Eurofighter, en servicio ambos también en Reino Unido). Aunque se aseguraba su españolidad y se nombró de presidente de la filial al exministro Josep Piqué, no cabe duda de que se trata de un movimiento estratégico del Reino Unido ante un escenario post-Brexit. Al menos en materia de defensa, Londres ya empieza a mover ficha. También en España. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter, Facebook y Google+             

El futuro de la Armada: el S-80 en 2021, nuevos helicópteros y el sueño del F35B.




La Armada empieza a manejar ya las primeras fechas para la recepción del primero de los nuevos submarinos S-80 –uno de los programas de modernización que más quebraderos de cabeza está causando–, continúa incorporando sistemas no tripulados, considera necesaria la llegada de un BAM de intervención subacuática, sustituirá los vehículos de asalto anfibio de la Infantería de Marina, y sigue soñando con los cazas F35B para mantener su ala fija.
 

Así lo ha explicado este miércoles el almirante jefe del Estado Mayor de la Armada (AJEMA), el almirante general Teodoro López Calderón, junto a su equipo más próximo, durante un encuentro con los medios de comunicación en el Cuartel General de la Armada. En el mismo, ha hablado sobre la situación presente de este arma de las Fuerzas Armadas y sobre las previsiones que tienen sobre su futuro cercano. La principal novedad es que ya empiezan a manejar las primeras fechas para la recepción del primer S-80. Después de que el diseño inicial tuviese un problema en el balance de pesos y hubiese que rediseñar el submarino, cuentan con que la primera unidad les será entregada por Navantia en el mes de diciembre de 2021, aunque no estaría totalmente operativo hasta el año 2023. La segunda unidad la recepcionarían 30 meses después y la tercera 22 meses después que la segunda.
 

Los dos primeros no vendrán con el nuevo sistema de Propulsión Independiente de Aire (AIP, por sus siglas en inglés), que les sería incorporado unos años más tarde, coincidiendo con el momento en el que su ciclo de mantenimiento marcase su primera gran carena. Respecto al tema económico, los 2.100 millones aprobados en su momento para los cuatro submarinos sólo darían ahora para el primero, por lo que la cifra final se irá hasta cerca de los 4.000 millones de euros. Mientras se está a la espera de estas recepciones, está prevista que se realice la quinta gran carena a los tres S-70 operativos. La del S-71 Galerna fue autorizada por el Consejo de Ministros en diciembre. Teniendo en cuenta que el retraso del S-80 ha provocado que se realicen la cuarta y, ahora, quinta carena de estos submarinos, y que cada gran carena tiene un coste aproximado de 40 millones, el retraso del S-80 ha supuesto un sobrecoste añadido de 260 millones por este lado. 
 
Los nuevos BAM, helicópteros y RPAS
 
La extensión de la primera serie de los BAM (Buques de Acción Marítima) sigue al ritmo previsto inicialmente. El P-45 Audaz será entregada a la Armada en julio, mientras que el P-46 Furor lo será en el mes de diciembre de este año. Estas embarcaciones son prácticamente igual que la primera serie de cuatro BAM, aunque con algunas mejoras. En lo que al ala rotatoria se refiere, la Armada es consciente de que es necesario sustituir las once unidades de helicópteros SH-3D que están actualmente operativos. "Vuelan con garantías pero están limitados en sus capacidades", han explicado. Serán sustituídos por los nuevos NH-90 en su versión navalizada, aunque el diseño de estas aeronaves "todavía no está acabado". Entre tanto, se seguirán adquiriendo SH-60F de segunda mano. La tercera pareja de estos helicópteros será recepcionada en breve y está previsto comprar otras dos parejas.

Los AB212 se encuentran en pleno programa de extensión de vida, que debería permitirles ser operativos hasta algo más de 2030. Los SH-60B que operan en las embarcaciones también serán modernizados para extender su vida hasta algo más del año 2035, cuando está previsto que sean sustituidos por una segunda versión de los NH-90 navalizados compatibles con los sistemas de comunicación de las embarcaciones. Los sistemas remotamente tripulados (RPAS, por sus siglas en inglés) siguen llegando a la Armada. Actualmente se tienen dos sistemas del Scan Eagle –uno de ellos desplegado actualmente en Irak– y se está terminando de recepcionar el tercero. La Infantería de Marina está probando el Fulmar de Thales. Además, tienen interés en el Pelícano de Indra, de ala rotatoria, aunque creen que "todavía no está maduro".
 
Infantería de Marina, F110 y BAM subacuática
En lo que a los vehículos de la Infantería de Marina se refiere, la intención de la Armada es sustituir gradualmente los vehículos de asalto anfibio (AAV) debido a que acumulan ya demasiados años. Se mantendrá el mismo modelo, que se comprará nuevo. El relevo será gradual y el primero será de 19 unidades (las fabricadas en 1972-1974). También se quiere modernizar los 18 vehículos de combate Piraña de la versión 1 a la versión 2.
 

Respecto a las fragatas F-110, se espera que el Gobierno aprueba la orden de ejecución a mediados de junio, lo que podría hacer que la primera unidad –destinada a sustituir a las F-80 de la clase Santa María– fuera recepcionada entre 2023 y 2024. La última lo sería entre 2027 y 2028. También quieren adquirir un nuevo BAM de intervención subacuática con capacidad para rescate y salvamento submarino, recuperar patrimonio sumergido y protección de infraestructuras críticas en el litoral.
 
El ala fija
 
El ala fija de la Armada sigue compuesta por una docena de cazas Harrier AV8-B de despegue vertical. La última modernización de estos aviones les permite tener una vida útil segura hasta el año 2025, gracias al acuerdo de apoyo mutuo firmado con los otros países que lo operan (Estados Unidos e Italia) e, incluso, permite tener un importante número de piezas en stock por las unidades que irán dando de baja estos dos países.

Sin embargo, la única opción de mantener esta capacidad de la Armada a futuro es adquiriendo los cazas estadounidenses F35B, el único en el mercado con capacidad de despegue vertical y por el que han optado tanto Estados Unidos como Italia. El problema es que todo el programa del F35 (en sus versiones A, B y C) acumula muchos sobrecostes y el avión tiene ahora mismo unos precios prohibitivos para la economía española. La opción más plausible para la Armada española –el Ejército del Aire piensa en el F35A para sustituir a los F-18 actuales, aunque tiene otras opciones presentes y futuras en el mercado–es que las presiones que se están ejerciendo para que se abarate el coste por aparato se conviertan en una realidad. El propio Donald Trump está presionado para ello. De modo que sea mucho más asequible para las arcas españolas. (Jesús.R.G.)

Fuente: http://www.libertaddigital.com/

Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter, Facebook y Google+             

Cospedal visita la zona desmilitarizada entre las dos Coreas y aboga por la «esperanza para la reunificación».

en Videos

La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, ha visitado este miércoles la zona desmilitarizada que transcurre a lo largo del paralelo 38 y que separa las dos Coreas, coincidiendo con una reunión entre delegaciones de los gobiernos de ambos países, y ha manifestado la «mejor voluntad para que haya un camino de esperanza para la reunificación de las Coreas».

En este sentido, Cospedal ha subrayado el compromiso de España como miembro de Naciones Unidas con la legalidad internacional y ha reafirmado las «claras convicciones» del Ejecutivo de Mariano Rajoy «en defensa de la democracia y la libertad, contra la proliferación nuclear y contra el lanzamiento de misiles balísticos». Según ha recordado, España aplicó «medidas diplomáticas muy importantes» ante las amenazas nucleares de Corea del Norte, en referencia a la decisión de pedir que abandonara su puesto al embajador del país en España. Antes de la visita, la ministra se ha reunido con su homólogo surcoreano, Son Young-moo, en la sede del Ministerio de Defensa en Seúl, donde ha destacado las «excelentes relaciones bilaterales entre ambos países en todos los ámbitos y, particularmente, en el de la seguridad y defensa».

Según ha asegurado, «Corea del Sur es un actor fundamental para mantener la estabilidad y la seguridad en la zona nordeste de Asia», con la que comparte intereses marítimos. En este contexto, ha subrayado la «necesidad de cooperar en materia de seguridad marítima y participar en ejercicios conjuntos de nuestras fuerzas navales», si bien ha destacado que la cooperación en este ámbito «ha sido siempre fluida». Asimismo, ha subrayado que, en el ámbito de la libertad de navegación y de la legalidad internacional, España siempre ha defendido que «no se puede utilizar el mar como instrumento o como vía de comunicación para la consecución de fines ilícitos». «Es algo por lo que España ha luchado siempre y no desde ahora sino desde el principio de nuestra historia marítima. España es un país naval, de una clara vocación marítima», ha concluido.
Lucha contra el terrorismo internacional
Cospedal y Young-moo también han abordado cuestiones relativas a la lucha contra el terrorismo internacional y ha trasladado a su homólogo el compromiso de España en la lucha contra la amenaza global que supone el terrorismo.
La ministra ha manifestado que España «ha aprendido a luchar contra el terrorismo, no solo en el ámbito interior sino a nivel internacional» y ha destacado la presencia de las Fuerzas Armadas españolas en Irak, Malí, Senegal y Afganistán, como muestra del compromiso de España en la lucha contra el terrorismo internacional. Por lo que respecta a Afganistán, Cospedal ha añadido que España continúa trabajando en la reconstrucción y estabilidad del país asiático. Durante el encuentro mantenido con Young-moo, Cospedal también ha abordado diferentes aspectos relacionados con los programas especiales de tecnología e innovación en el ámbito de la industria de defensa.
Incremento en la cooperación bilateral
Según ha informado el Gobierno, el principal acuerdo que enmarca las relaciones bilaterales es el Acuerdo sobre Cooperación para la Defensa entre los Ministerios de Defensa español y surcoreano de 2006.
En el segundo semestre de 2018 está prevista una reunión de la Comisión Mixta para profundizar la cooperación existente y profundizar el diálogo estratégico-militar. España busca compartir experiencias e impulsar la realización de actividades conjuntas en seguridad marítima, ciberdefensa, gestión de desastres naturales e intercambios entre unidades militares que fomenten la interoperabilidad.

Fuente: http://www.lavozdigital.es/

Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter, Facebook y Google+             

2017, repaso a un año de trabajo en la Unidad de Verificación Española.

Inspección FACE de España en Ucrania a la Empresa Estatal de Armamento en Kiev

La Unidad de Verificación Española lleva veintiséis años dedicada a fomentar la cooperación, transparencia, confianza y seguridad en el ámbito militar dentro del continente europeo y Asia Central Tras veintiséis años de existencia, la Unidad de Verificación Española (UVE), sigue desempeñando con éxito, entrega y esfuerzo la tarea encomendada desde el día de su creación. Esa misión es la de velar por el cumplimiento de los Tratados de control de armamentos firmados por España y la mayoría de los países europeos. En este sentido, cabe afirmar que la reducción y el control de armamentos en Europa son elementos esenciales para garantizar la estabilidad y construir la paz, estando siempre integrados en el marco de seguridad que proporciona la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), responsable de regular la aplicación de los dos elementos iniciales. Así mismo, es menester reconocer, que como garante del cumplimiento de los tratados mencionados, la Unidad de Verificación Española ha contribuido en gran medida al fortalecimiento de la cooperación, transparencia, confianza y seguridad en el ámbito militar entre las naciones que integran nuestro Continente. 

Doble Inspección FACE de Alemania en Bielorrusia a la 11 BMCZ y a la 288 Base de Reserva de Vehículos

La UVE no es una Unidad de choque. Sus combates se ciñen al diálogo, la negociación y la vigilancia del cumplimiento estricto de los acuerdos mencionados, siendo su anónima y laboriosa labor indispensable para seguir manteniendo en nuestro entorno los conceptos enumerados previamente: paz, estabilidad, cooperación, transparencia, seguridad y confianza. El Tratado de Fuerzas Armadas Convencionales en Europa (FACE), el Documento de Viena (DV 2011) relativo a Medidas para el Fomento de la Confianza y Seguridad y el Tratado de Cielos Abiertos, conforman el núcleo fundamental de acuerdos sobre reducción y control de armamentos convencionales surgidos a finales de la guerra fría, cuya aplicación en Europa ha promovido en gran medida la confianza, en materia de seguridad, entre los países del viejo Continente. Para poder hacernos una idea de los cometidos en los que la UVE desempeña su labor, a continuación se hará un repaso de las misiones de verificación llevadas a cabo durante el pasado año. 

Evaluación DV11 de Rusia en España a la BRIAC XII. Madrid

En 2017, se ha hecho una Inspección FACE en Ucrania y se ha participado en cinco inspecciones FACE lideradas por otros países aliados (Eslovaquia en Bielorrusia, Portugal en Ucrania, EEUU en Ucrania, Alemania en Azerbaiyán y Bielorrusia). Tres han sido las actividades lideradas por España en el marco del DV 2011: dos inspecciones de área a Tayikistán y Moldavia además de una Evaluación a Ucrania. También se ha colaborado en cinco inspecciones/evaluaciones lideradas por otros países aliados (Rep. Checa en Serbia, Francia en Armenia, Estonia en Bielorrusia, Italia en Georgia, Hungría en Turkmenistán). En el Tratado de Cielos Abiertos, se han recibido dos vuelos de observación de la Federación Rusa, uno en marzo y otro en octubre, ambos con sensores de observación digitales y con el avión TUPOLEV 154M-LK. También se ha participado en vuelos activos compartidos con Canadá sobre Rusia, y con Suecia y República Checa sobre Ucrania. En el ámbito formativo, cabe destacar que en el año 2017 se ha realizado un seminario de reconocimiento, de dos semanas de duración, de materiales en el que por primera vez se ha invitado a participar a miembros de otras unidades de las Fuerzas Armadas. 

Se han realizado tres ejercicios de verificación VERIFEX con dos países aliados, Hungría y Portugal, y un ejercicio CAEX (vuelo de observación de Cielos Abiertos) con EEUU y Republica Checa. La UVE ha participado con alumnos y profesores en diversos cursos internacionales de Control de Armamento, tanto en la escuela de la OTAN en Oberammergau, así como en otros cursos organizados por otras agencias de verificación. Además de la participación en las actividades relacionadas con los Tratados y Acuerdos que conforman el núcleo fundamental del control de armamentos, en el ámbito de las Armas Pequeñas y Munición Convencional (APAL), se ha continuado con la participación activa en los Simposium del MSAG (Multinational Small Arms and Ammunition Group) celebrados en Estados Unidos y Bélgica. También se ha tomado parte en dos importantes proyectos de destrucción y desmilitarización de munición excedente. El primero de ellos consistente en la verificación de la destrucción de gran cantidad de MANPAD,s en Mauritania, y el segundo en la monitorización de la desmilitarización de una gran cantidad de munición obsoleta de artillería que contiene RDX (ciclotrimetilentrinitramina) en Georgia. 

Respecto a los Acuerdos de Dayton, dos miembros de la UVE han participado en sendas inspecciones una de Croacia en Bosnia-Herzegovina y otra de la República de Serbia en Croacia. En el campo de las Armas Químicas, se ha continuado apoyando a la Autoridad Nacional para la Prohibición de Armas Químicas (ANPAQ), participando en las cuatro inspecciones llevadas a cabo por la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) en España. De cara al año 2018, la UVE, dará cumplimiento a sus misiones habituales, programadas e imprevistas, de la misma manera que lo ha venido haciendo en años anteriores, con esfuerzo y profesionalidad, y de esta forma seguir siendo una herramienta fundamental para la consecución de los objetivos que persiguen los Tratados internacionales ya enumerados: estabilidad, transparencia, paz, confianza mutua, cooperación militar y seguridad. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter, Facebook y Google+