viernes, 26 de enero de 2018

Cospedal anuncia que España duplicará el gasto militar en siete años.

España se ha comprometido ante la OTAN a destinar el 1,53% de su Producto Interior Bruto (PIB) a gasto militar en 2024 según ha confirmado hoy en el Congreso la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal. 

La cifra anunciada, 18.470 millones de euros, se queda lejos del 2% que los países de la OTAN fijaron como objetivo en la cumbre de Gales de 2014 para la siguiente década, pero supone duplicar el porcentaje actual (0,86% del PIB en 2018). Este compromiso, condicionado a la situación ecoómica y presupuestaria, figura en la misiva que el embajador español ante la OTAN, Nicolás Pascual de la Parte, remitió a finales del pasado año al secretario general aliado, Jens Stoltenberg, y que adelantó EL PAÍS el 27 de diciembre. Esta carta es consecuencia del compromiso en mayo pasado por los mandatarios aliados en Bruselas (en la primera cumbre a la que acudió el nuevo presidente estadounidense, Donald Trump, quien abroncó a los europeos por su escaso esfuerzo militar) de presentar antes de final de año sus planes nacionales para cumplir los objetivos de Gales. Está previsto que los ministros de Defensa aliados debatan dichos planes en su reunión de febrero. Cospedal ha admitido que para España “sería imposible” llegar al 2% del PIB en solo siete años, pero ha subrayado que la hoja de ruta remitida a la OTAN supone un “claro incremento” del gasto militar, que será menor en los primeros años y más acelerado en el arranque de la próxima década. 

De hecho, el porcentaje del gasto militar respecto al PIB bajará este año del 0,91 al 0,86% debido al crecimiento económico y la prórroga de los presupuestos. En realidad, la cumbre de Gales no obligaba a llegar al 2% del PIB en 2024, sino a tender hacia dicho objetivo. La OTAN no solo incluye en el gasto militar el presupuesto del Ministerio de Defensa sino otras partidas como las pensiones de los militares y de los empleados civiles de Defensa, por eso atribuye a España unos 10.400 millones de gasto militar. Aunque España está a la cola en porcentaje del PIB, sí cumple el objetivo, también fijado en Gales, de destinar el 20% de dicho gasto a la adquisición de equipos. También es uno de los mayores contribuyentes a misiones militares de la OTAN, la UE o la ONU y está previsto que en 2018 destine 1.100 millones de euros a sufragarlas. Ante las críticas del PSOE por no haber hecho pública la carta remitida a la OTAN, la ministra se ha mostrado inicialmente dispuesta a entregarla al Congreso, aunque luego ha dado marcha atrás y ha dicho que buscará la forma de informar a los grupos parlamentarios, alegando que parte de su contenido está clasificado como secreto. 

Durante la comparecencia, de más de cinco horas, Cospedal ha explicado también la participación española en la Cooperación Estructurada Permanente (PESCO, por sus siglas en ingles) de la UE en materia de Defensa. En concreto, ha anunciado que España liderará el proyecto del Sistema de Mando y Control para Misiones y Operaciones de la UE y participará en otra decena de programas referidos a sanidad militar, ciberseguridad o vigilancia marítima. La Comisión de Defensa ha aprobado este miércoles por 25 votos a favor y ninguno en contra (con la abstención de Unidos Podemos, que acusó a la ministra de "saltarse la ley") aumentar de 140 a 292 militares el contingente en la misión de la UE en Mali, que desde el 31 de enero mandará el general español Enrique Millán Martínez. Cospedal ha reconocido el "deterioro de la seguridad" en el Sahel y ha considerado imprescindible el apoyo de la UE para evitar una "degradación irreversible" de la situación que tendría graves consecuencias para Europa. El incremento de tropas supondrá que el coste de la misión pasa de 72,9 a 88,5 millones. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter, Facebook y Google+             

La Armada solicitará asistir a la prueba de los F-35 británicos.


La Royal Navy tiene previsto poner a prueba este verano la operatividad sobre portaaviones de sus 14 nuevos cazas F-35 B, con capacidad de despegue vertical. El buque que acogerá los test será el HMS Queen Elizabeth, el portaaviones más moderno de la flota británica. El pasado mes de octubre Reino Unido anunciaba que las pruebas de despegue en tierra –con una rampa simulando la parte final de la pista de un portaaviones- habían sido un éxito y que el aparato ya contaba con la certificación necesaria para realizar ensayos sobre un portaaviones. Tal y como ha sabido 

El Confidencial Digital de fuentes militares, la Armada española ha seguido muy de cerca los hitos marcados por el programa de adaptación británico, habida cuenta de que desde el Estado Mayor de la Armada se sigue señalando al F-35 como el único sustituto posible para los Harrier de la 9ª Escuadrilla de Aeronaves. Según estas mismas fuentes, la Armada valora solicitar permiso a la Royal Navy para poder enviar observadores a las pruebas previstas para este verano. Se quiere comprobar en vivo, dicen, como es el comportamiento del aparato sobre un portaaviones, pese a las grandes diferencias técnicas que existen entre el nuevo HMS Queen Elizabeth y el Juan Carlos I. Este tipo de iniciativas suele ser habitual cuando un socio adquiere un sistema de armas que España está considerando adquirir en un futuro. Sin embargo, para ello debe ser la Royal Navy quien ofrezca una invitación formal para acudir a las pruebas. 

Una década para comprarlos 
El F-35B, tal y como aseguró recientemente el propio AJEMA durante un encuentro de prensa, es a día de hoy el único candidato a sustituir a unos Harrier que afrontan el último tramo de su vida útil. 

Sin embargo, el descomunal coste de adquisición y mantenimiento de estos aparatos sigue siendo el principal hándicap ante una futura compra. De momento, los Harriers españoles tienen entre 7 y 12 años de servicio por delante, siempre que España pueda acceder al inventario de repuestos que dejará sin uso Estados Unidos e Italia cuando jubilen definitivamente sus flotas de Harrier y los sustituyan por F-35. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter, Facebook y Google+             

Visita del secretario general de la OTAN al Cuartel General del Ejército del Aire.


Rueda de prensa en el CGEA

Ayer, 25 de enero, el secretario general de la OTAN, el noruego Jens Stoltenberg, visitó el Cuartel General del Ejército del Aire (CGEA), acompañado por la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal. A su llegada al CGEA fueron recibidos por el jefe de Estado Mayor del Ejército del Aire (JEMA), general del aire Javier Salto Martínez-Avial. Anteriormente, Stoltenberg había celebrado un encuentro bilateral con la ministra de Defensa en las instalaciones que el 45 Grupo del Ejército del Aire en la Base Aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid) y, a continuación, había visitado las instalaciones del Centro de Operaciones Aéreas Combinadas (CAOC TJ, en inglés). 
Durante su visita al CGEA, el secretario general de la OTAN y la ministra de Defensa ofrecieron una rueda de prensa en la que coincidieron en destacar el importante papel de España en la organización con su participación en varias misiones a nivel internacional. La ministra de Defensa subrayó el hecho de que una España fuerte contribuye a una OTAN fuerte dentro de una política común de seguridad y defensa. Asimismo, Jens Stoltenberg reconoció el creciente esfuerzo de España en su contribución a la defensa común dentro del marco de la Alianza Atlántica. (Jesús.R.G.)
Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter, Facebook y Google+