viernes, 2 de febrero de 2018

Otro tanto para Navantia en Australia.


Navantia se juega en Australia ganar el mayor contrato de su historia. Espera hacerse con el pedido para fabricar nueve fragatas para la Armada de las antípodas, con un contrato valorado en 25.000 millones de euros y compite por ellas con la italiana Fincantieri y la británica BAE Systems. En esa carrera de fondo, que si se cumplen las previsiones se resolverá en el mes de mayo con la adjudicación del encargo, la empresa que preside Esteban García Vilasánchez ha recibido un espaldarazo, ligado al contrato de los destructores de la clase Hobart.

El ministro de Industria de la Defensa de Australia, Christopher Pyne, acaba de anunciar que este proyecto ha dejado de ser crítico para el Gobierno «después de las continuas mejoras en el rendimiento de la construcción naval». La fabricación de estos tres destructores se había convertido en un quebradero de cabeza para el Ejecutivo australiano, ya que se había desviado considerablemente en plazo y en coste de las condiciones en las que se había adjudicado.Los buques, que se construyen en el astillero de Adelaide, están basados en las F-100 españolas e inicialmente Navantia fue contratada por el diseño, la transferencia de tecnología y el asesoramiento técnico. Pero los problemas detectados hicieron al Ministerio de Defensa ampliar esa participación de los astilleros españoles, que se hizo cargo de la gestión del pedido en el 2015. La ministra de Defensa, Senadora Hon, Marise Payne, aseguró que la reciente puesta en servicio de HMAS Hobart demuestra que el programa ahora es capaz de producir destructores de guerra aérea altamente potentes. En otras palabras, ha dejado de ser un problema para el Gobierno de las Antípodas, que recuerda que fue en diciembre del 2015 cuando se le encargó a Navantia hacerse cargo de la gestión.

«HMAS Hobart ha sido puesto en servicio, marcando un cambio radical en la capacidad de la Marina para luchar y ganar en el mar», afirmó el ministro Payne. Además, añadió que los dos siguientes, bautizados como Brisbane y Sydney, están en camino de ser entregados de acuerdo con el cronograma reformado, lo que aumentará considerablemente las capacidades de la Marina. Con un ambicioso proyecto de adquisiciones en el ámbito de la Defensa, haber enderezado el rumbo de este importante contrato ha sido un revulsivo para Navantia y la alianza AWD. La empresa española tiene destinados en Adelaida alrededor de medio centenar de empleados, algunos locales, pero la gran mayoría procedentes del astillero ferrolano. Están trabajando tanto en la factoría en donde se fabrican los destructores como en el centro de operaciones. «La resolución del proyecto Air Warfare Destroyer muestra que el país está listo para el programa de construcción naval continua del Gobierno de Turnbull, que creará miles de empleos y asegurará la industria de la construcción naval para las futuras generaciones de australianos», incidió Pyne. 

Más de once años de relación
Navantia desembarcó en Australia en el 2006 y desde entonces no ha dejado de captar trabajo y nuevos encargos, el último, la construcción de los dos buques logísticos que se fabrican en el astillero ferrolano. 
Sin embargo, el contrato para la construcción de las nueve fragatas es el de mayor importe -aunque los 25.000 millones de euros incluyen compras y actuaciones adicionales a la fabricación de los buques- en la historia de los astilleros públicos españoles. Se trata de una obra que se ejecutaría en el país y que, de ganarlo, serviría para que Navantia prolongase la relación con la Defensa y la industria australianas durante al menos dos décadas más.
 
Los quince alumnos de la FP dual con la compañía comienzan su formación en el astillero ferrolano 
Los quince alumnos de la Formación Profesional dual en Mecatrónica Industrial se integraron ayer en Navantia, en donde completarán su cualificación, de forma eminentemente práctica. Fueron recibidos por la dirección del astillero ferrolano, y posteriormente por el comité de empresa. Luis García, secretario de este órgano laboral, les dio la bienvenida y también se manifestó satisfecho por el hecho de que, a través de fórmulas como la FP dual, puedan incorporarse, aunque sea temporalmente, savia nueva a la factoría. 

En este sentido, consideró que al desarrollar su aprendizaje junto a personal experimentado se recupera una parte de la esencia de la escuela obrera. «Les deseé que ellos puedan ser el futuro», explicó el secretario del comité. Además, a los jóvenes les comentaron las funciones que desarrollan los miembros del comité y también la situación actual por la que atraviesa la empresa, que ha iniciado las negociaciones para la firma del plan estratégico, que incluye un programa de rejuvenecimiento de plantillas. (Jesús.R.G.)

Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter, Facebook y Google+             

Legionarios españoles y franceses se adiestran juntos en combate CQB.


Imagen de uno de los ejercicios.
Las maniobras tuvieron lugar en el campo de tiro ‘Álvarez Sotomayor’, donde integrantes de la VIII Bandera ‘Colón’ compartieron durante una semana ejercicios con los militares galos desplazados a España.

Durante esos días, los militares franceses y españoles realizaron simulaciones de combate CQB –combate en espacios cerrados- operaciones en ambiente desértico diurnas y nocturnas, utilizando para ello los escenarios de falsas aldeas construidos en el campo de tiro de Viator. La visita se suma así al largo historial de colaboraciones entre las dos unidades, que mantienen excelentes relaciones mutuas y cuyos miembros ya han coincidido en misiones en el extranjero.

Un cuerpo de élite de fama mundial
La Legión Extranjera es un cuerpo militar de élite francés fundado en 1831, como medida de choque por la prohibición de reclutar a extranjeros en el ejército galo. Su actuación como fuerza expedicionaria en la Primera y Segunda Guerra Mundial la convirtió en una unidad de gran prestigio en todo el mundo. 

De hecho fue una de las inspiraciones de Millán Astray a la hora de fundar la Legión española en 1920, como fuerza militar para las campañas del norte de África. La Legión Extranjera está formada en la actualidad por militares de 130 nacionalidades distintas, la mayoría de ellos procedentes de Europa del Este. Entre sus peculiaridades está que cualquier persona puede incorporarse a sus filas aunque utilice un pseudónimo o una nacionalidad ficticia. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter, Facebook y Google+