jueves, 3 de mayo de 2018

Equipos Operativos del MOE se adiestran en combate en aguas interiores en el ejercicio 'Neptuno'.

En el ejercicio se practicaron procedimientos

Los Equipos Operativos Especialistas en Agua del Mando de Operaciones Especiales (MOE) se desplazaron a las proximidades de Monzalbarba (Zaragoza) y del pantano de El Grado (Huesca), del 7 al 20 de abril, para mejorar su instrucción y unificar sus tácticas y procedimientos de combate en aguas interiores como ríos y embalses, en el marco del ejercicio “Neptuno”. Se trata de un ejercicio del Mando de Operaciones Especiales, planeado y ejecutado por el Grupo de Operaciones Especiales (GOE) “Valencia” III y que ha liderado a los Equipos Operativos Especialistas en Agua de los GOE III y IV, los binomios de tiradores de precisión especializados en agua de ambos GOE y la Unidad de Embarcaciones del Mando de Operaciones Especiales. Para llevarlo a cabo contaron también con la participación de la Compañía de Operaciones Anfibias del Regimiento de Pontoneros y Especialidades de Ingenieros nº 12.

El ejercicio tuvo dos partes diferenciadas: una de instrucción y adiestramiento de técnica en aguas interiores con corriente en el río Ebro, donde se realizó un ejercicio táctico; y otra de técnica en aguas interiores, pero sin corriente, en el pantano de El Grado, que también finalizó con un tema táctico. Los ejercicios desarrollados en el río Ebro fueron realmente exigentes, dado el caudal y la velocidad de la corriente en este momento del año. Durante el ejercicio se revisaron, practicaron y actualizaron los procedimientos específicos utilizados por los Equipos Operativos Especialistas en Agua con la finalidad de mejorar la interoperabilidad entre ellos, así como para integrar a los binomios de tiradores de precisión de los GOE III y IV con los Equipos Operativos. Asimismo, se logró una alta integración de la Unidad de Embarcaciones y de las Unidades de la Compañía de Operaciones Anfibias en su misión de Fuerzas de Apoyo a Operaciones Especiales. (Jesús.R.G.)

Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter, Facebook y Google+             

Los instructores de las Task Forces Besmayah y Monsabert trabajan codo con codo en el adiestramiento del Ejército iraquí.

Centro Director de Fuegos de Artillería

Las autoridades iraquíes han reconocido el gran trabajo que España está realizando en el adiestramiento de sus unidades, considerando a nuestro país un gran aliado.

Una delegación del Ejército de Tierra francés procedente de la Task Force Monsabert, encabezada por su jefe, coronel Olivier Pinard, ha visitado, del 24 al 25 de abril, el Centro de Adiestramiento de Besmayah (BRC por sus siglas en inglés) para comprobar sobre el terreno el desarrollo de los ejercicios de tiro de fuego real que un equipo de adiestradores franceses pertenecientes a La Legión Extranjera están llevando a cabo con el Grupo de Artillería 106º de la 6º División del Ejército iraquí. Los instructores galos se han desplazado a Besmayah para completar la formación del personal iraquí que tiene bajo su responsabilidad con un ejercicio de tiro de fuego real de Artillería empleando la pieza M-198. La presencia del personal francés en el BRC se debe a las excelentes condiciones que ofrece el campo de maniobras, el único de los cinco grandes centros de adiestramiento de la Coalición que cuenta con la capacidad para realizar este tipo de ejercicios. Durante su estancia han contado en todo momento con la colaboración y el apoyo de los instructores españoles.

De esta forma, queda patente, una vez más, la predisposición, flexibilidad y apoyo que de forma permanente presta la Task Force Besmayah, liderada por España, a los contingentes de otros países de la Coalición desplegados en Irak para ayudar a liberar a este país de la amenaza terrorista del Daesh. El ejercicio ha contado, además, con la presencia del jefe de la Task Force Besmayah, general Cepeda, y de varias autoridades iraquíes, como el jefe del Centro Operacional de Bagdad (BOC, por sus siglas en inglés), teniente general Jahlil, y el jefe de la 6ª División, general Saad, quienes, una vez finalizado el ejercicio, han reconocido el gran trabajo que España está realizando en el adiestramiento de sus unidades, considerando a nuestro país un gran aliado de Irak. Posteriormente, la comitiva ha visitado la base “Gran Capitán” y el general Jahlil ha firmado en el Libro de Honor. (Jesús.R.G.)

Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter, Facebook y Google+             

Tiradores de precisión: mente fría, agilidad mental y confianza.


Fusil Barret M95 de la Armada española

José Luis, sargento primero y tirador de precisión en el Mando de Operaciones Especiales del Ejército de Tierra. Dice que cuando se alistó -en 1998- “todavía no pensaba en ser tirador de precisión”, aunque reconoce que era algo que le gustaba “desde pequeño”. Este sargento primero está destinado como tirador de precisión en el Mando de Operaciones Especiales del Ejército de Tierra. Lo que más le atrae es “la forma de trabajar, a veces aislada, estar a la espera durante un tiempo, esperando un objetivo, oculto, con la sensación de que en cualquier momento puede ocurrir algo, y que de tí va a depender que las cosas vayan bien”. 

Después de años de experiencia y misiones en Afganistán, Líbano, Kosovo e Irak, explica que la labor del tirador de precisión la tiene que hacer “alguien al que le gusten las armas, el tiro de precisión, que tenga cierta agilidad mental, que pueda mantener la calma en situaciones de estrés y la mente fría, y con confianza en sí mismo”. Además, es necesario disfrutar de “buenas facultades físicas -tanto de visión como de estado de forma- porque en ocasiones cargamos mucho peso durante los itinerarios de infiltración y extracción”. Según José Luís, dentro de su especialidad trabajan en ocasiones “en acciones directas, que pueden ser un ataque relacionado con un rescate de rehenes o una captura de algún terrorista o algún insurgente, o realizar acciones de reconocimiento especial, siempre que en esa misión tengamos una ventana de oportunidad en la que surja algún objetivo que tuviéramos que eliminar”. 

“La entidad mínima con la que trabajamos -señala el militar- son dos, el tirador y su observador, que normalmente es el jefe, y no están aislados, siempre están metidos en un grupo”. Añade que actuar en solitario es “muy de películas, estamos acostumbrados a ver el típico tirador o francotirador que en las películas actúa solo, pero la realidad es distinta”. Su protocolo de actuación depende de la misión, cuando reciben la luz verde para hacer fuego “siempre hay un lenguaje entre el tirador y el observador”, y es este último el que asigna el objetivo e indica qué correcciones se deben introducir en la mira de precisión. Sobre el tiempo que deben esperar antes de disparar, asegura que es “muy variable”, desde sólo unos minutos hasta “12, 24 ó 36 horas”, dependiendo de la misión. Lo ideal es “estar sobre el terreno con suficiente antelación que permita hacer nuestro trabajo para estar preparado para hacer fuego -si fuera necesario- en las mejores condiciones”, afirma el tirador de precisión. (Jesús.R.G.)

Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter, Facebook y Google+