lunes, 4 de junio de 2018

Scan Eagle, el dron de la Armada que ayudó a derrotar al Daesh en Irak.

Scan Eagle, el dron de la Armada que ayudó a derrotar al Daesh en Irak

Los drones españoles también despliegan en Irak. En la lucha que se libra contra el Daesh, una unidad de nueve militares de la Undécima Escuadrilla de la Armada Española es la encargada de recabar información de Inteligencia, Vigilancia y Reconocimiento (ISR, en inglés) desde hace seis meses. Su objetivo es servir de apoyo a los grupos de operaciones especiales antes y durante sus misiones. Todo ello en coordinación con la Coalición Internacional en la que participa España con 550 efectivos. La misión de los “drones” españoles se renovó el pasado mes por un año más. El “arma” empleada por la Undécima Escuadrilla es el Scan Eagle, un sistema aéreo pilotado de forma remota y fabricado por la empresa estadounidense Insitu (Boeing). 


Permite visualizar las imágenes sin ser percibido, a 5.500 metros de altitud. Cada sistema consta de dos aeronaves “armadas” con cámaras de visión diurna y nocturna (en ningún caso misiles, por aclarar). La Armada Española ya lo desplegó en la operación contra la piratería en Somalia desde el buque Galicia (2015). Previamente fue utilizado, en calidad de pruebas, por el Ejército de Tierra, asistido con personal de Insitu, para el repliegue en Afganistán (2013). Con cero riesgo de pérdida de vidas humanas, el Scan Eagle es un “gran hermano” capaz de vigilar los pasos enemigos o situaciones de inestabilidad durante 24 horas al día en un escenario de guerra. “Hemos participado en la liberación, por parte del ejército iraquí, de los últimos bastiones del Daesh de la zona noroeste del país, en ciudades como Annah, Sagrah y Rawah. Ahora nos encontramos en una etapa de transición en la que adiestramos a las tropas iraquíes. 


En el periodo electoral contribuimos a que se celebren unas elecciones seguras y sin incidentes”, explica a ABC el capitán de corbeta Javier Moreno, responsable de la unidad. El Scan Eagle se está convirtiendo en un elemento esencial en el escenario iraquí. En la misma base de Taji –unos 30 kilómetros al norte de Bagdad- otros tres países lo utilizan junto a los españoles. “Durante este periodo hemos realizado más de 400 horas de vuelo, colaborando principalmente con el equipo de operaciones especiales español, aunque también hemos operado junto a daneses, noruegos, polacos, ingleses y estadounidenses, entre otros”, explica la misma fuente. Además de la aeronave de 22 kilos de peso, el sistema del Scan Eagle consta de una estación de control desde la cual se pilota y adonde llegan las imágenes y vídeos tomados que posteriormente se analizan.

Estación de control desde donde se pilota y registran las imágenes que toma el Scan Eagle

Además de la obtención de información inherente del sistema, la Undécima Escuadrilla realiza operaciones de “Force Protection”, en las que, desde el aire, proporciona  seguridad a los equipos de operaciones especiales que se encuentran desarrollando su trabajo en territorio iraquí. También proporciona alerta temprana a las columnas de vehículos que se trasladan por Irak, control de checkpoints, aviso de artefactos explosivos improvisados (los temidos IED), tráfico, etc. Asimismo, apoyan operaciones directas sobre objetivos de interés para la coalición y realizan seguimiento de individuos. Pero el escenario iraquí entraña dificultades que lo convierten en muy complejo para los pilotos españoles de los Scan Eagle: “Compartimos espacio aéreo con todo tipo de aeronaves, tanto tripuladas como no tripuladas con reglas muy estrictas; también hay que destacar las tormentas de arena contra las que nos enfrentamos de manera frecuente”, explica el capitán de corbeta Moreno.


El Scan Eagle de la Armada Española es junto al Searcher MK IIJ (fabricación israelí) del Ejército de Tierra uno de los principales drones con los que cuenta ahora las Fuerzas Armadas. En los último años, gracias al “Programa Rapaz” de la Dirección General de Armamento y Material se han incorporado otros “made in Spain” a diversas unidades. Entre ellos se encuentran el Cóndor, de la empresa sevillana Dronetools, que ha sido incorporado a la UME en enero; o el Fulmar, de Thales España, que es operado ya por la Infantería de Marina y se incorporará también al Ejército, que prevé desplegarlo también en Irak. (Jesús.R.G.)

Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter, Facebook y Google+             

Concluye el VIII Curso de Instructores Avanzados de Tiro 'Centauro' en la Academia de Caballería.

Tiro con el "Centauro" durante el curso

El VIII Curso de Instructores Avanzados de Tiro “Centauro”, que se ha desarrollado del 5 de marzo al 25 de mayo, ha concluido con la entrega de los respectivos diplomas acreditativos, en la Academia de Caballería (Valladolid), a los nueve oficiales y suboficiales del Arma de Caballería que han finalizado con éxito el correspondiente plan de estudios.

El Curso de Instructores Avanzados de Tiro “Centauro”, convocado por la Dirección de Enseñanza y perteneciente a la enseñanza de perfeccionamiento, tiene por finalidad proporcionar a los alumnos los conocimientos necesarios para su especialización en el tiro con el Vehículo de Reconocimiento de Caballería (VRCC) “Centauro”, en el desarrollo de los procesos de instrucción de tiro y análisis de resultados y en el empleo de los medios técnicos de apoyo a dicha instrucción. Consta de una fase a distancia de siete semanas que se desarrolla en las unidades, una fase de presente de cuatro semanas, realizada en la Academia de Caballería; y una fase de tiro, de una semana de duración, que se realizó en el Campo de Tiro de Boyero de “San Gregorio”, y en la que se contó con la colaboración del Regimiento de Caballería España nº 11.

Este año la fase de presente ha incluido varias conferencias en las que se ha tratado de incorporar las lecciones aprendidas de los “Master Gunner” de las unidades acorazadas de los países aliados que han estado desplegadas en Letonia. Durante la fase de tiro, los alumnos, tras proceder a la homogeneización y puesta a cero de los sistemas de armas, pusieron en práctica los distintos procedimientos que se emplean en el tiro con el VRCC “Centauro”, con los que se pretende batir objetivos en el menor tiempo posible y con la máxima precisión, a la vez que se resuelven las eventuales incidencias que se puedan plantear en el combate con medios acorazados. La destreza de los alumnos quedó demostrada al adquirir y batir blancos móviles y fijos hasta una distancia de 2.200 metros. (Jesús.R.G.)

Fuente: http://www.ejercito.mde.es/

Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter, Facebook y Google+