miércoles, 4 de julio de 2018

España realiza una inspección de Documento de Viena 2011 en la Antigua República Yugoslava de Macedonia.

Reunión con cuadros de mando de la 1ª Brigada Mecanizada

La inspección ha sido llevada a cabo por un equipo de la Unidad de Verificación Española (UVE) junto con inspectores invitados de Eslovenia y Luxemburgo. La Unidad de Verificación Española (UVE) es la unidad encargada de velar por el cumplimiento de los tratados de control de armamentos firmados por la mayoría de los países europeos en el marco de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) con el objetivo de promover una mayor apertura y transparencia en sus actividades militares y contribuir al desarrollo y robustecimiento de la paz, la estabilidad y la seguridad internacionales. 

El Tratado de Fuerzas Armadas Convencionales en Europa (FACE), el Documento de Viena (DV 2011) y el Tratado de Cielos Abiertos constituyen la base fundamental sobre la que se cimenta la actividad de la UVE. En este marco, del 25 al 28 de junio, se llevó a cabo una Inspección del Documento de Viena 2011 liderada por el Reino de España en la Antigua República Yugoslava de Macedonia con la finalidad de comprobar las actividades militares que se pudieran estar llevando a cabo en el país y verificar la situación general después de los incidentes acaecidos en zonas fronterizas del norte debido a la presencia de insurgentes kosovares así como a las alternancias políticas recientes en el gobierno. El equipo estaba formado por dos miembros de la Unidad de Verificación Española y dos inspectores invitados procedentes de la República de Eslovenia y del Gran Ducado de Luxemburgo. 

Los objetivos de la inspección eran reconocer el área por tierra, visitar las principales Unidades Militares y los campos de maniobras y entrevistar a los mandos del Ejército. En este sentido, las unidades visitadas fueron el Cuartel General del Ejército, el Mando de Operaciones Conjuntas, la Brigada de Reserva, la 1ª Brigada Mecanizada, la Brigada Aérea, el Regimiento de Operaciones Especiales, la Brigada de Apoyo Logístico y las Fuerzas de Reserva. El Equipo de Inspección también tuvo la oportunidad de sobrevolar en un helicóptero macedonio MI17 el Área de Inspección declarada, en la que se encontraba el campo de maniobras de Krivolak, el más grande de Macedonia y uno de los más grandes del sureste europeo. Al finalizar la Inspección, el Jefe del Equipo declaró al Jefe del Equipo de Escolta que consideraba que Macedonia había cumplido con los términos del DV-11 más allá de lo establecido. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter, Facebook y Google+             

Defensa “recluta” tecnologías de cañón láser, munición guiada, big data, robots…

Defensa “recluta” tecnologías de cañón láser, munición guiada, big data, robots…

El Ministerio de Defensa, a través de la Dirección General de Armamento y Material (DGAM), ha convocado un proceso de selección de proyectos de I+D “de interés para la Defensa” y susceptibles de ser incluidos en el Programa de Cooperación en Investigación Científica y Desarrollo en Tecnologías Estratégicas (Programa Coincidente), una iniciativa que busca aprovecharse de las tecnologías del ámbito civil para aplicarlas al militar. Las propuestas son presentadas por Universidades, centros de investigación y personas físicas o jurídicas (el 80% en estos casos es financiado por el Ministerio de Defensa); pequeñas y medianas empresas (con 60% de aportaciones del Ministerio); y grandes empresas (30%). Básicamente el Ministerio de Defensa está interesado en desarrollar ocho tecnologías o capacidades militares, que a buen seguro marcarán la Defensa en la primera mitad del siglo XXI.
1. Armas de energía dirigida mediante láser de alta potencia. También denominadas “cañón láser”, muy útiles para derribar aviones no tripulados que se detecten. “El objetivo de esta temática es aprovechar los últimos avances en tecnologías láser desarrolladas en el ámbito civil para promover el desarrollo de armas de energía dirigida mediante láser de alta potencia para su futuro empleo en aplicaciones militares, tales como la neutralización de RPAS”, indica el documento del Ministerio. (Límite máximo para cada proyecto es de 450.000 euros).

El prototipo de sistema de armas láser que opera en la Armada estadounidense

2. Tecnologías aplicables al guiado de municiones. “Se prevé que esta tendencia se vaya haciendo más patente en el futuro de manera que es previsible que el uso de munición convencional no guiada esté cada vez más restringido”. (Límite para cada proyecto de 500.000 euros).

3. Robótica aplicada a misiones militares. Defensa quiere “reclutar” nuevos drones pero no aéreos. El objetivo es que esta línea de desarrolle tecnológico eleve las prestaciones de lo “no tripulado” a sistemas remotamente tripulados terrestres (UGV) y navales de superficie (USV) o submarinos (UUV). (400.000 euros para cada proyecto).

El prototipo SHARK, de la empresa Bluefin Robotics, un proyecto de submarino (UUV) no tripulado estadounidense

4. Detección y neutralización de IED (artefactos explosivos improvisados) en entornos terrestres y navales. Los IED son una de las principales amenazas a las que se enfrentan las Fuerzas Armadas cuando se encuentra de misión. Afganistán reveló esta realidad con toda su crudeza. Por eso desde la DGAM del Ministerio de Defensa se busca una tecnología que pueda detectarlos con mayor solvencia.

Además advierte sobre los IED marítimos:”En los últimos años ha venido incrementándose el riesgo asociado a la aparición de los denominados WBIED (Water Borne Improvised Explosive Device), es decir, vehículos marinos de superficie, ya sean tripulados a bordo, remotamente tripulados o autónomos, que contienen cargas explosivas y que se dirigen contra buques de superficie, con frecuencia en zonas portuarias o angostas”. (400.000 euros para cada proyecto).
Dos operadores iraquíes EOD se preparan para desactivar un IED, entrenados por el Ejército español

5. Tecnologías para la mejora de los sistemas de protección pasiva del combatiente y de las plataformas militares. Protección frente a impactos balísticos o explosiones. “Se valorará positivamente aquellas propuestas que aborden la integración del material desarrollado en los sistemas de protección pasiva del combatiente (chalecos, cascos, etc.) o en blindajes de plataformas de uso militar existentes”, indica el citado documento. (450.000 para cada proyecto).
6. Alerta y protección frente a amenazas NRBQ (Nuclear, Radiológico, Biológicas y Químicas) aplicadas a misiones militares. Trajes de nueva generación, detectores a distancia de aerosoles biológicos para la protección de infraestructuras. (400.000 euros para cada proyecto).
Actual traje NRBQ del Ejército de Tierra / ET

7. Sistemas inteligentes de análisis y explotación de información aplicado a la resolución de problemas militares. ¡La gestión del Big Data! “El objetivo de esta temática es aplicar los últimos avances en tecnologías de inteligencia artificial, análisis de información y representaciones visuales avanzadas a problemas militares específicos, con el objetivo de obtener demostradores tecnológicos de ayuda a la toma de decisión en el ámbito militar, que hagan uso de datos provenientes de fuentes heterogéneas (sensores, bases de datos estructuradas y no estructuradas, documentos de texto, imágenes, audios, fuentes abiertas…) y que proporcionen capacidades de predicción o de deducción de información relevante no explícita en la base de conocimiento”. (400.000 euros por proyecto).
8. Soluciones innovadoras en ciberdefensa. Se trata de uno de los principales asuntos en los que se mueven ahora las Fuerzas Armadas y la Defensa de todos los países. El campo de combate “ciber” está en auge: detección, protección, recuperación y resiliencia frente a un ataque para mejorar las capacidades de las unidades operativas de las Fuerzas Armadas. (400.000 euros). (Jesús.R.G.)

Un militar desplegado en el nuevo centro de «ciberdefensa» de la OTAN en Mons (Bélgica), imagen de 2013


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter, Facebook y Google+