martes, 4 de septiembre de 2018

Los drones de la Armada alcanzan las 500 horas de vuelo en Irak.

Vuelo de 'Scan Eagle' en Irak.

Llegaron desde Cádiz a Irak el pasado mes de octubre. Tenían ante sí un reto que han cumplido más que de sobra, desplegar su sistema aéreo pilotado de forma remota (RPAS en sus siglas en inglés) 'Scan Eagle' para realizar labores de seguridad y obtención de información sobre el terreno y contribuir así a la operación 'Inherent Resolve' de lucha contra el terrorismo yihadista en el país asiático. 

Lejos queda aquel mes de diciembre en el que, por primera vez, el 'Scan Eagle' surcó los cielos iraquíes. Esa también fue la primera ocasión en la que la Undécima Escuadrilla de Aeronaves de la Armada Española operaba en una misión en tierra. Porque, si bien desde su participación inaugural en una operación internacional en abril de 2015, desplegada en la operación 'Atalanta' que combate la piratería en el océano Índico, la Undécima había acumulado experiencia, nunca antes de 'Inherent Resolve' la más joven de las unidades de la Armada había participado en una misión en tierra. 

Desplegados hasta noviembre 
Foto de familia de los efectivos humanos y materiales de la Undécima desplegados en Irak.

El destacamento 'Sombra' (como así se conoce a estos drones espía que proporcionan seguridad a las tropas internacionales e información de valor para acabar con el Daesh o autoproclamado Estado Islámico en Irak), ha alcanzado las 500 horas de vuelo en el país asiático. Sin duda, un importante hito para estos marinos e infantes de marina que participarán en 'Inherent Resolve' hasta que el próximo mes de noviembre sean reemplazados por UAVs (sistemas aéreos no tripulados) del Ejército de Tierra. Durante este tiempo, los militares de esta unidad gaditana, que tiene su base en la Agrupación de Blancos de Tiro Naval de Torregorda (situada en la carretera que une Cádiz con San Fernando), han desplegado en relevos de siete a diez personas, cada tres meses. 

Actualmente, el destacamento 'Sombra' está compuesto por nueve personas que llegaron a finales de junio y finalizarán su despliegue en Irak a finales de septiembre. Su mayor problema desde que la Undécima desplegó en el país asiático han sido las tormentas de arena, a las que se ha unido la hostilidad del terreno. Como relataba el comandante de la Undécima Escuadrilla, capitán de corbeta Santiago Yáñez, en una reciente entrevista a este periódico, «el polvo que levantan (las tormentas de arena) es finísimo y se mete por las más insospechadas rendijas de los equipos electrónicos, las piezas móviles, e incluso el personal, que tiene que convivir con ello y respirarlo. Además, el tiempo cambia muy rápidamente». 

Vigilancia contra el terrorismo
Dos militares de la Undécima revistan el dron.

Según afirma Defensa, «la misión de la Undécima Escuadrilla es proporcionar a la Fuerza la capacidad de obtención de imágenes y video en tiempo real de la zona de interés», para lo que utiliza el sistema 'Scan Eagle'. De este modo, los cometidos de esta Escuadrilla de la Flotilla de Aeronaves de la Armada son: ISR (identificación, vigilancia y reconocimiento de objetivos de interés), vigilancia marítima, apoyo a las unidades de Operaciones Especiales, SAR (Search and Rescue) y apoyo a entidades civiles (control de fronteras, detección de incendios, vigilancia de ferrocarriles, etc). 

Desde 2015 España participa en 'Inherent Resolve', la coalición internacional de lucha contra el Daesh, en la que actualmente están desplegados 480 militares españoles con el objetivo de instruir al Ejército de Irak en el combate frente al autodenominado Estado Islámico. Como señala Defensa, «en Besmayah se realiza el adiestramiento del Ejército iraquí por equipos conjuntos hispano-estadounidenses. La instrucción a los grupos de operaciones especiales se imparte en Bagdad y Tají». (Jesús.R.G.)


Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook