jueves, 20 de septiembre de 2018

El JEMAD preside una entrega de condecoraciones a personal del Estado Mayor de la Defensa.

Imposición de Grandes Cruces

El Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), general de ejército Fernando Alejandre Martínez, ha presidido hoy en la base de Retarmares, en Pozuelo de Alarcón (Madrid), una entrega de condecoraciones a personal civil y militar destinado en el Estado Mayor de la Defensa. Tras los honores y la revista a la Fuerza, se ha impuesto la Gran Cruz de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo al jefe del Centro Conjunto de Desarrollo de Conceptos, general José Antonio Herrera Llamas y al general José Manuel Vivas Urieta, perteneciente al Mando de Operaciones. Asimismo, ha sido impuesta la Gran Cruz al Mérito Militar al general Antonio Esteban López, destinado en el Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional. 

A continuación se han impuesto los títulos de Caballero de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo, en las categorías de Placa, Encomienda y Cruz, y las cruces al mérito militar, naval y aeronáutico a un numeroso grupo de oficiales, suboficiales y personal de tropa, así como a personal civil y del Cuerpo Nacional de Policía. Por último, se han entregado las cruces a la constancia en las categorías de oro, plata y bronce a militares de tropa y marinería. Tras la ceremonia, el general Alejandre ha dirigido unas palabras a los asistentes en las que ha señalado que son un ejemplo para todos sus compañeros de las Fuerzas Armadas, de los cuáles nos debemos sentir orgullosos. Igualmente, ha dado las gracias a las familias por el apoyo prestado a los militares, especialmente cuando están fuera de casa cumpliendo con su deber. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook                    

España compra más bombas guiadas por láser a Estados Unidos.


Entre marzo y octubre de 2011, la misión militar internacional autorizada por las Naciones Unidas intervino en Libia para proteger zonas pobladas por civiles de los ataques de las fuerzas leales a Muamar el Gadafi. Durante la campaña de bombardeos, los aliados de la OTAN recurrieron a armamento de precisión guiado por láser. En el plano aéreo, España envió cuatro cazas F-18 del Ala 12 -para misiones de policía aérea-, dos aviones cisterna y un CN-235 de patrulla marítima. Una de las conclusiones extraídas por los aliados tras el análisis de la campaña militar fue la falta de interoperabilidad de los arsenales de bombas guiadas por laser. Cuando la aviación de un país se quedaba sin stock de este armamento y tenía que pedirlo a otro aliado, se encontraron grandes problemas para utilizarlo debido a complicaciones en las configuraciones. Al parecer no sólo relacionadas en la adaptación de los proyectiles a los diferentes cazas, sino también con el CCG, el ‘ordenador’ que se acopla en la cabeza de la bomba y que guía la bomba hacia el haz de láser que se proyecta sobre el objetivo. 

Los socios de la OTAN tras constatar dicho problema, llegaron a la conclusión que deberían renovar sus arsenales con armamento específicamente diseñado para poder ser utilizado por cualquier caza aliado. En 2014, once naciones de la OTAN -entre las que se encuentra España- acordaron la adquisición de un paquete de bombas a Estados Unidos. La compra se realizaría a través de la NSPA, el organismo de la OTAN que coordina la adquisición de armamento para socios de la Alianza. Una de sus ventajas de hacerlo de este modo, explican fuentes militares, es que las condiciones económicas de venta son bastante mejores que las que podría conseguir un solo país por su cuenta. Un negocio de este tipo necesita la autorización por parte del Departamento de Defensa de Estados Unidos y de la Defence Security Cooperation Agency. Tal y como ha podido comprobar ECD, la autorización llegó en verano de 2016. La DSCA daba luz verde al suministro de 2.000 kits de guiado láser para bombas tipo JDAM, 1.000 kits de guiado láser y CCGs tipo Paveway II (las que utilizan las GBU-10 que España ha vendido a Arabia Saudí), sensores láser, piezas aerodinámicas... en total, 231 millones de dólares. 

El número total de piezas -y su coste- destinadas para España no ha sido revelado por la OTAN. Este tipo de documento de la DSCA es un requerimiento esencial para que se produzca el contrato de compraventa. Sin embargo, no siempre implica que la venta se vaya a producir. En este caso sí se ha dado, tal y como ha sabido ECD. Según información de la NSPA, en fechas próximas serán Bélgica y Dinamarca los países que recibirán el primer envío de kits de guiado láser para sus bombas Mk. España, según fuentes militares, espera recibirlas en un envío posterior “posiblemente en próximos meses”. Otras fuentes militares advertían que este contrato está relacionado con la venta de bombas GBU-10 a Arabia Saudí, ya que tras constatarse en 2014 su obsolescencia -en vista de las lecciones aprendidas tras la campaña de Libia- se decidió vender las reservas en 2015 y adquirir nuevas unidades. Un extremo que ECD no ha podido confirmar oficialmente. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook