miércoles, 31 de octubre de 2018

El JEMAD visita las nuevas instalaciones del JFAC español durante el ejercicio Dragon 18.

El JEMAD en la sesión informativa del ejercicio

El ejercicio está dirigido a evaluar al Componente para su certificación como mando aéreo para la Fuerza de Respuesta de la OTAN 2019 El Jefe de Estado Mayor de la Defensa, general de ejército Fernando Alejandre, ha visitado esta mañana las nuevas instalaciones del ESP JFAC (Componente Aéreo de la Fuerza Conjunta), donde está teniendo lugar el ejercicio Dragon 18 de evaluación de dicho componente como mando aéreo para la Fuerza de Respuesta de la OTAN 2019 (NRF19). 

Durante el ejercicio, se han practicado procedimientos de mando y control de gestión de crisis en el marco de las operaciones de media intensidad, todo ello en un escenario ficticio. El ESP JFAC es la principal estructura nacional de mando y control aéreo para coordinar e integrar las capacidades aéreas en un escenario conjunto complejo, siendo capaz de realizar acciones de mando y control tanto en operaciones aéreas nacionales como internacionales. Las nuevas instalaciones del JFAC están diseñadas para satisfacer los requerimientos operativos más elevados y están equipadas con los sistemas de tecnología e información más avanzados. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook         

Noruega (I): España, en la «guerra» del Ártico con la OTAN.

Noruega (I): España, en la «guerra» del Ártico con la OTAN

La OTAN mira de frente a Rusia en el Ártico, la otra frontera de la nueva «guerra fría» que libran Vladimir Putin y las potencias occidentales. Una escalada militar que se acentuó tras la crisis de Ucrania (2014) y la intervención rusa en Siria (2015). Aunque antes hubo dos advertencias de Moscú: el ciberataque a Estonia (2007) y la guerra en Georgia (2008). Ahora el deshielo podría reavivar el interés de los países ribereños del Ártico por establecer bases militares, nuevas rutas comerciales marítimas y, claro está, por explotar sus recursos naturales (podría albergar el 30 por ciento de las reservas mundiales de gas). Con estos mimbres, y al «socorro» de países aliados como Noruega, Islandia y Dinamarca -y otros socios no miembros como Suecia o Finlandia-, la OTAN desarrolla desde el pasado jueves y hasta el 7 de noviembre sus mayores maniobras militares desde el fin de la Guerra Fría: 50.000 efectivos, más de 10.000 vehículos militares, 250 aviones y 65 buques de guerra (entre ellos el portaaviones estadounidense Harry S. Truman).


El ejercicio se llama «Trident Juncture 18» y en él también tiene un papel importante España, cuya participación es destacable por el peso cualitativo de su despliegue: 1.800 militares, seis cazas F-18 Hornet, tres carros de combate Leopardo 2E, nueve vehículos blindados Pizarro, las fragatas Cristóbal Colón (F-105) y Navarra (F-85), el buque de aprovisionamiento Cantabria (A-15) o misiles antiaéreos Hawk. También se cuenta con un grupo de Inteligencia, otro de Apoyo Logístico y otro de Transmisiones. Un despliegue inusual para un país como España en unas maniobras internacionales. «El ejercicio se basa en un escenario defensivo del Artículo 5 de la OTAN. 


En una zona ficticia a la que acuden otros países desde el sur para ayudar a ese país aliado que se ve atacado por una fuerza extranjera», explica el teniente coronel Gabriel Villalonga, jefe del grupo táctico mecanizado Lepanto de la Brigada «Guzmán el Bueno» X, con base en Córdoba. Es el jefe de la principal unidad del Ejército de Tierra desplegada en el centro de Noruega. «Hoy hemos llegado a -10°C. Por ahora estamos viviendo en un camping, en casas de madera, en la localidad noruega de Dallholen. A partir del martes ya empezaremos a estar desplegados y descansando o bien en los vehículos o bien en tiendas de campaña», explicaba ayer por teléfono el teniente coronel Villalonga.  Obviamente, el frío es uno de los principales desafíos para el despliegue español. La preparación del vehículo (ruedas o cambios de aceite) y el movimiento en la nieve son ahora las prioridades de la adaptación del contingente terrestre español. 

Efectivos del Regimiento de Cazadores de Montaña ‘Galicia’ 64″

Efectivos del Regimiento de Cazadores de Montaña «Galicia» 64 ya se han adentrado en el «infierno blanco» ártico para probar materiales. Son nuestros soldados sobre esquíes. Otro de los problemas será el «white out» (o «fundido en blanco», el factor psicológico ante situaciones donde lo único que alcanza la vista es la niebla, la nieve o la oscuridad). En «Trident Juncture 18», el batallón mecanizado español irá insertado en una brigada italiana que, junto a otra alemana y británica, deberá jugar un rol decisivo en el contraataque de la OTAN ante la amenaza extranjera. En Berkåk, cerca del fiordo de Trondheim, acabará el día 7 la «guerra» del Ártico para los soldados del Ejército de Tierra.

Soldados españolas con vehículo TOA español (dcha.) / ET
 
El buque Cantabria, de la Armada Española, en el puerto de Trondheim

Uno de los 18 pilotos de cazas F-18 del Ejército del Aire desplazados a Noruega es el capitán Emiliano Delgado Hurtado. Su base de operaciones está aún más al norte, en Bodø, dentro del Círculo Polar Ártico. «Tendremos misiones coordinadas, con gran número de aviones», explica. En total, 14 países despliegan aviones, entre ellos estará presente el bombardero estadounidense B-1 Lancer. Sobre la posibilidad de tener algún problema con una aeronave de Rusia o volar cerca de la frontera rusa, el capitán Delgado Hurtado explica que «las zonas están muy limitadas, con un escenario ficticio sobre agua y sobre tierra». No hay margen al error, de otro modo, el ejercicio ficticio podría convertirse en real. ¿Qué hace España en Noruega? «Esto es la OTAN. Cuando un aliado pide ayuda, el resto acude al rescate. “Trident Juncture” es una prueba de solidaridad entre los aliados », sentencian desde el Ejército del Aire. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook          

Defensa convoca por primera vez a una mujer al curso de ascenso a general.


El Boletín Oficial de Defensa (BOD) publica hoy la convocatoria para el curso de ascenso a general en el que, por primera vez, figura una mujer: la única coronel de las Fuerzas Armadas, Patricia Ortega García. «La superación del curso es perceptivo para el ascenso a oficial general», especifica el BOD, aunque fuentes del Ministerio de Defensa precisan que «es condición imprescindible, pero no todos los que los superan ascienden a general, suele ser uno de cada tres lo normal», tal y como informa la agencia EFE. 

Las fuentes reconocen que, en el caso de Ortega, «parece que sería lo lógico y normal», especialmente dado que este año se celebran los 30 años de presencia de la mujer en las Fuerzas Armadas. El pasado 8 de marzo, siendo ministra María Dolores de Cospedal, Ortega participó en un acto con motivo de dicho aniversario como la única coronel, el rango más alto alcanzado por una mujer en las Fuerzas Armadas. Ortega afirmó entonces que los logros por la integración en estos 30 años se deben a los hombres y mujeres. «Las mujeres somos tratadas como uno más, pero somos más que uno más», aseguró la coronel, quien pidió a las instituciones militares «esfuerzos» para alcanzar la «excelencia» en materia de igualdad. Ortega, nacida en 1963 en Madrid, se incorporó al Ejército, junto con otras 25, en 1988 en la primera promoción que admitió mujeres. 

Actualmente, en las Fuerzas Armadas hay 221 generales, todos hombres; 1043 coroneles, de los que solo 3 son mujeres, y 3.096 tenientes coroneles, de los que 16 son mujeres, según datos actualizados de Defensa. La convocatoria del «Curso de actualización para el desempeño de cometidos de Oficial General» convoca a 145 coroneles del Ejército de Tierra, la Armada, Ejército del Aire, cuerpos comunes de las Fuerzas Armadas y guardias civiles. El curso, que comenzará el próximo 9 de noviembre en su fase no presencial y del 21 de enero al 15 de marzo de 2019 en su fase presencial, se desarrollará en la escuela Superior de las Fuerzas Armadas (Ceseden). Los convocados a realizar el curso son coroneles o capitanes de navío y deberán disponer de Habilitación de Seguridad OTAN de nivel NATO Secret/EU-S, especifica el BOD. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook