miércoles, 5 de diciembre de 2018

Luz verde a los submarinos S-80 Plus y los satélites Spainsat NG.

Navantia e Hisdesat están de enhorabuena. El Consejo de Ministros del 30 de noviembre ha acordado dar luz verde a los dos programas de mayor envergadura tecnológica y económica que cada una de las citadas compañías tiene entre manos ‒el submarino S-80 Plus y los satélites de comunicaciones gubernamentales Spainsat NG, respectivamente‒ y que ya acumulan varios años de retraso, especialmente el relativo al submarino. El gobierno de Pedro Sánchez acaba de refrendar el trámite final para la modificación de la Orden de Ejecución suscrita en marzo de 2004 para la construcción de cuatro submarinos S-80 Plus y elevar en casi 1.772 millones de euros la inversión inicial de 2.128 millones. 

Al final, el programa se ha situado en 3.900 millones de euros, lo que supone un coste por submarino de 975 millones, incluido el simulador en tierra existente en el Arsenal Militar de Cartagena. El gobierno aduce que el aumento de la inversión obedece “a razones de interés público” y detalla que son “en interés de la defensa” para alcanzar la independencia estratégica en un arma esencial, “el desarrollo tecnológico e industrial en España del sistema de propulsión AIP” y por motivos “económicos y sociales en el área de influencia del astillero de Navantia en la Región de Murcia”. Con los trabajos de construcción ya muy avanzados del S-81 “Isaac Peral” ‒el primero de la serie‒, Navantia hace más de un año que viene alertando al ministerio de Defensa de la necesidad de obtener una inyección económica para poder cumplir con el calendario que tiene establecida la DGAM, que sitúa la botadura del S-81 Plus en Cartagena a mediados de 2020 y su entrega a la Armada en septiembre de 2022.

Las consecuencias del ya subsanado error de Navantia ha exigido que la Escuadrilla de Submarinos haya tenido que prolongar la vida operativa de sus actuales tres submarinos de la clase S-70, a pesar de que cada uno ya acumula entre 33 y 35 años de servicio. El  S-71 “Galerna”, el S-73 “Mistral” y el S-74 “Tramontana” fueron recepcionados por la Armada en enero de 1983, junio de 1985 y diciembre también de 1985, respectivamente.

Primeros 76 millones para Spainsat NG
El mismo Consejo de Ministros autoriza ‒en este caso al ministerio de Industria, Comercio y Turismo‒ a conceder un préstamo por importe de 76 millones de euros a Hisdesat Servicios Estratégicos, para que la sociedad española pueda poner en marcha el programa de satélites de comunicaciones gubernamentales Spainsat NG. Se trata de la primera anualidad que Industria debe aportar a Hisdesat para financiar el proyecto, cuyo monto total asciende a un máximo de 750 millones de euros. Spainsat Nueva Generación es un proyecto cuya finalidad es desarrollar el componente espacial y terreno de dos nuevas plataformas de comunicaciones gubernamentales, así como su puesta en órbita. Los dos satélites ‒denominados Spainsat Ng-1 y NG-2‒ están destinados a relevar a los actuales satélites Spainsat y Xtar-Eur, cuyo periodo en servicio culminará en 2020/2021.

Según el gobierno, las capacidades que ofrecerán ambos satélites “darán respuesta a necesidades de comunicaciones de las Fuerzas Armadas en sus despliegues nacionales o misiones internacionales, así como a las comunicaciones de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y de otros organismos civiles de la Administración”. Aunque esos otros organismos no se detallan, es indudable que entre ellos están el ministerio de Asuntos Exteriores y el Centro Nacional de Inteligencia (CNI). Queda pendiente la firma del convenio de colaboración entre Defensa e Hisdesat para el periodo 2023-2037, que marcará el final del camino administrativo de los satélites y que previsiblemente se suscribirá a lo largo del presente mes de diciembre. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook                    

Un informe de la Armada avala que el diseño de la fragata noruega no influyó en su hundimiento.

Un informe de la Armada avala que el diseño de la fragata noruega no influyó en su hundimiento


Un informe elaborado por la Armada Española concluye que el accidente de la fragata noruega Helge Ingstad (F-313), que colisionó con el petrolero Sola TS en la madrugada del 8 de noviembre y se hundió posteriormente, tuvo como principal causa «un error humano». Además, y he aquí el objeto de la polémica entre las autoridades noruegas y el constructor español Navantia, el documento subraya: «Existen pruebas claras de que el daño inicial se extendió a cuatro compartimientos estancos e indicios de que pudieron ser cinco los realmente dañados en la colisión, lo que excede los criterios de supervivencia del diseño del buque»

En base al comportamiento de la fragata tras la colisión, se concluye asimismo que esta cumple con los criterios de supervivencia exigidos por construcción a un buque de estas características, ya que, «las dimensiones de los daños producidos por el abordaje superan los límites de avería exigidos en construcción y aun así las 134 personas pudieron ser rescatadas sin que se produjese ninguna baja».

Maniobra del choque entre la fragata noruega y el petrolero maltés

El jueves pasado un documento preliminar de la comisión noruega que investiga el accidente (DAIBN, en sus siglas en inglés) apuntaba a que se había notificado a Navantia «un asunto crítico de seguridad». Además, esgrimía que un problema con la estanqueidad (impermeabilidad) del buque pudo ser la posible causa de que se hundiera la fragata tras la brutal colisión con el petrolero. Por ello recomendaba al astillero español que investigara «si pudiera ser un asunto que afecte a otros buques». ABC ha consultado este documento en su versión en inglés. Estas afirmaciones del informe preliminar de Noruega provocaron manifiesto malestar en Navantia y en oficiales de la Armada Española consultados por este diario. Fuentes del astillero indicaron que «el diseño de la fragata cumple con todas las certificaciones y, en concreto, satisface la reglamentación aplicada a los buques de guerra en relación a la longitud máxima de inundación que deben soportar».

La fragata Helge Ingstad es la cuarta de la «clase Fridtjof Nansen» de un total de cinco construidas por Navantia en los astilleros de Ferrol entre 2006 y 2011. La F-313 fue entregada a la Real Marina Noruega en 2009. Volviendo al informe interno de ocho páginas de la Armada Española -al que ha tenido acceso ABC-, se destaca también que «la extensión de la avería visible en la fragata Helge Ingstad es del 15% de la eslora en la flotación (18,2 metros) que equivale a un escenario con tres compartimientos principales adyacentes inundados». No se descarta además daños más severos que ahora permanecen ocultos: «El análisis de las imágenes indica que probablemente por debajo de la línea de flotación la grieta alcance un cuarto compartimiento del buque (se desconoce el alcance exacto de la grieta debajo de la línea de flotación) […] Es probable que esta grieta la produjera el escoben y ancla de estribor del petrolero».

Daños producidos a la fragata tras el choque con el petrolero


Otro dato que refuerza este hecho, es la aparición de combustible de aviación en el mar, lo que indica que la avería podría llegar a compartimentos más a popa «y por lo tanto podría hablarse de cinco compartimentos inundados». La fragata noruega contaba con un helicóptero NH-90 de Airbus, también hundido. Este informe ha sido realizado a modo de «lecciones aprendidas» ya que el diseño de estas fragatas noruegas es una evolución de las fragatas F-100 de la Armada Española (también conocida como clase Álvaro de Bazán). Pero, ¿qué pudo pasar para que la fragata Helge Ingstad colisionara de manera tan directa con el petrolero Sola a las 4.02 de la madrugada del día 8 de noviembre en el fiordo Hjeltefjorden?.

El documento español apunta sin ambages al «error humano»: «No se aplicaron correctamente las reglas del RIPAM [Reglamento internacional para prevenir los abordajes en la mar], principalmente las que hacen referencia a la vigilancia (art. 4), velocidad de seguridad (art. 5), riesgo de abordaje y maniobras para evitarlo (art. 7 y 8), navegación por canales angostos (art.9) y navegación de vuelta encontrada (art. 14). El informe explica que el petrolero de bandera maltesa advirtió a la fragata noruega del rumbo de colisión que ésta llevaba. El buque de guerra noruego, que venía de participar en las maniobras de la OTAN «Trident Juncture» tras casi un mes, «no lleva el AIS [sistema de identificación automático] encendido lo cual no ayudó a la hora de ser identificado». Respecto a la velocidad, las conclusiones españolas reafirman un exceso de velocidad en el buque noruego: en el momento de la colisión -de noche y sin luna alguna- la fragata navegaba a 17,4 (32,2 km/h) nudos y el petrolero a 6,5 (12 km/h) y aumentando, lo que implica una velocidad de acercamiento de 23,9 nudos (44,2 km/h).

Petrolero Sola

«El Sola TS debido a su porte navegaba a una velocidad en principio adecuada al canal por el que transitaba y al tráfico existente. Por su lado, la fragata transitaba a una velocidad muy elevada. La capacidad de actuar sobre su propulsión es muy superior a la del mercante, pudiendo parar su arrancada en poco tiempo si fuese necesario», se manifiesta en el informe.

Otra de las cuestiones que analiza el exhaustivo documento es el apartado referente a «Otros posibles factores a tener en cuenta en el ámbito de la navegación». Son aspectos relativos al exceso de confianza, exceso de relajación o falta de experiencia. «La fragata transitaba de manera habitual por esta zona, la conocía y probablemente lo hacía a alta velocidad si era necesario. Además, el buque regresaba de casi un mes de maniobras, con lo que el nivel de relajación pudo haber aumentado. Se desconoce la experiencia del oficial de guardia en puente, por lo que es un factor que no se considera. La combinación de todos estos factores, especialmente los dos primeros factores, pudo repercutir de manera negativa a la hora de tomar las decisiones más apropiadas para evitar el abordaje», se deduce. Asimismo, el informe interno militar español detalla las medidas de diseño del buque que fueron incorporadas en las fragatas F-310 para reducir su vulnerabilidad. 

Entre ellas, un doble fondo en toda la eslora, traca en pantoque de alta resistencia (acero NV-550) para detener la propagación de grietas en el casco, estructura del casco reforzada para navegación por aguas con hielo o subdivisión en trece compartimentos mediante doce mamparos estancos, entre otras ocho medidas de refuerzo. «El diseño cumple los criterios de estabilidad en averías especificados por la RAR I (Rules and Regulations de la Marina Noruega). Estas reglas son similares a la DDS-079 de la US Navy pero no totalmente equivalentes», se apostilla. El informe concluye de nuevo con la idea principal: «Cualquier buque de características similares a la fragata sería incapaz de controlar la inundación y al sobrepasar la capacidad de supervivencia del buque, acabaría con el hundimiento, cosa que pudo evitarse por estar cerca de costa y poder varar el barco». Sin embargo unos cables que la mantenían a flote cedieron. La escora aumentó y la inundación continuó aumentando. Hundida. Enésimo error en esta cadena de despropósitos «made in Norway». (Jesús.R.G.)


Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook                    

El Gobierno asegura que firmará la orden para las fragatas de Navantia en las próximas semanas.


La orden de ejecución de las cinco fragatas F-110 que espera Navantia podría llegar en las próximas semanas. El líder del PSdeG, Gonzalo Caballero, se ha reunido esta mañana con la ministra de Defensa, Margarita Robles. Durante el encuentro le ha asegurado que el Gobierno de Pedro Sánchez autorizará el encargo en el consejo de ministros en ese plazo. Las F-110 supondrían diez años de empleo estable para los astilleros ferrolanos. Según los datos que la ministra ha trasladado al secretario xeral de los socialistas gallegos, se contempla la construcción de cinco fragatas por un importe total de 4.326 millones de euros, lo que supondría «el 40 por ciento de la contratación» que Navantia estima para los próximos 5 años. 

El impacto previsto en el empleo se aproximaría, conforme los cálculos del Ejecutivo, a 7.000 puestos anuales durante casi una década e incrementaría el PIB de la economía española en más de 590 millones de euros anuales. Asimismo, se estima que tendría un efecto sobre la demanda agregada de casi 1.500 millones al año. Tras el encuentro, Caballero ha señalado que abordó con la ministra «específicamente» la situación del contrato de las fragatas, fundamentales para los astilleros de navantia en Ferrol. «Fundamentales para una comarca que necesita el impulso económio e industrial que supone la actividad de la construcción naval», ha dicho. A renglón seguido, ha reivindicado que «tuvo que llegar un Gobierno socialista para desatascar un proyecto que llevaba en el cajón del Gobierno del PP durante muchos años». Caballero ha incidido en que, desde 2014, el Gobierno del PP tenía pendiente «defender el proyecto». «Perdió años planteando qué tipo de misil quería establecer en las fragatas y eso retrasó el proceso de contratación de las mismas, dejó a Ferrol sin empeo y sin inversión hasta ahora», ha relatado, según informa Europa Press. 

«Después de años de retraso del PP con las fragatas, el nuevo Gobierno de izquierdas está plenamente comprometido. Lo que no hizo el PP en años lo han hecho en cinco meses. Defensa y el Gobierno están plenamente comprometidos con la construcción de las fragatas de forma clara. Tienen los deberes hechos y en las próximas semanas irá al Consejo de Ministros», ha aseverado. Tras insistir en que, cuando el PSOE tomó las riendas del nuevo Ejecutivo, el proyecto de las fragatas estaba «muy retrasado», ha subrayado que «probablemente el PP y Feijóo (el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo) deben explicar qué tipo de misiles querían poner en las fragatas y por qué se retrasó tanto el proyecto». «Porque según planes del PP habría que esperar a finales 2019 para poder empezar a definir el proyecto. Y el Gobierno tuvo que plantear todas las especificaciones técnicas, cerrar el programa», ha incidido. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook