martes, 18 de diciembre de 2018

Dos fragatas españolas se integrarán con dos portaaviones de EE.UU y Francia en 2019.

Dos fragatas españolas se integrarán con dos portaaviones de EE.UU y Francia en 2019

Dos fragatas de la Armada Española se integrarán en los grupos de combate de dos portaaviones de EE.UU. y de Francia como acciones cooperativas de defensa con estos países, informan a ABC fuentes militares. Estos despliegues serán unas de las grandes novedades de la Armada Española para 2019. Permitirá a las dotaciones de los dos buques españoles -la fragata Méndez Núñez (F-104) y la Cristóbal Colón (F-105)- adiestrarse en complejas operaciones de escolta, guerra antisubmarina, antiaérea o de superficie con los portaaviones Abraham Lincoln (CVN-72) y Charles de Gaulle (R 91).

Asimismo, servirá para reforzar los vínculos con ambas marinas en un entorno geográfico variado y avanzar en la interoperabilidad de sistemas de guerra y comunicaciones. Cualitativamente, el despliegue de la fragata Méndez Núñez con el portaaviones Abraham Lincoln (CVN-72) tiene más relevancia: por tiempo, exigencia tecnológica y distancias a navegar. “Este es un despliegue cooperativo que comprenderá los primeros once meses del año, habiendo completado la vuelta al mundo en el periplo”, detallan las mismas fuentes. Tras la aprobación del despliegue en el Consejo de Ministros de finales del año 2017, los trabajos se culminaron el pasado mes de agosto cuando se firmó un Memorando de Entendimiento (MOU) entre el Ministerio de Defensa español y la US Navy, que ampara la integración de la fragata Méndez Núñez (F-104) en el grupo de combate CSG-12 del Abraham Lincoln, compuesto por unidades norteamericanas. 


Esta integración tendrá dos fases: la primera consistirá en un adiestramiento avanzado, denominado C2X, con el grupo de combate estadounidense en la costa este de EE.UU. durante los meses de enero y febrero, mientras que la segunda fase será el despliegue propiamente dicho. El buque, que saldrá de su base en Ferrol en el mes de abril, se incorporará al grupo de combate el portaaviones Abraham Lincoln en las proximidades del Estrecho de Gibraltar y finalizará el despliegue en el mes de octubre en San Diego (California). “Durante ese despliegue navegará por aguas del Mediterráneo, mar Rojo, golfo Pérsico, océano Índico, mar de la China y océano Pacífico. Todo ello bajo mando de la 5ª, 6ª, 7ª y 3ª Flotas de la Marina de EE.UU.”, explican las mismas fuentes conocedoras del operativo. Hay que recordar que no es la primera vez que un buque español despliega con un portaaviones estadounidense. Hubo tres participaciones anteriores: la Álvaro de Bazán (F-101) en 2005 con el portaaviones Theodore Rooselvelt ; la Almirante Juan de Borbón (F-102) en 2011 con el George H. W. Bush; y la Blas de Lezo (F-103)  en 2012 con el Dwight D. Eisenhower.

Ahora será el turno para la cuarta fragata española de la clase F-100, equipada con el sistema de combate Aegis, fabricado por la empresa estadounidense Lockheed Martin y del que disponen las principales unidades de la US Navy. Tiene capacidad de interceptación de misiles. El Abraham Lincoln es uno de los diez portaaviones de propulsión nuclear de la clase Nimitz de que dispone la US Navy. Tiene una dotación de 6.500 marinos, con unas 60-70 aeronaves a bordo, entre ellas cazas F-18 de los “marines”. Desplaza unas 97.000 toneladas con 317 metros de eslora y 41 m. de manga. El grupo de combate 12 de la US Navy al que se unirá la fragata española Méndez Núñez lo completan un escuadrón de cinco destructores de misiles guiados (Nitze, Mitscher, Winston S. Churchill, Mason y Gonzalez) y el crucero de misiles guiado Leyte. 


Además, irá acompañado de algún submarino, una capacidad que siempre se mantiene en secreto en este tipo de despliegues. Ya en octubre, la fragata Méndez Núñez regresara desde San Diego, cruzando el canal de Panamá, a su base en Ferrol, donde está previsto que entre durante el mes de noviembre, tras haber completado la vuelta al mundo. Por su parte, la fragata Cristóbal Colón también tendrá en 2019 la oportunidad de adiestrarse con el portaaviones francés Charles de Gaulle. Serán en el mes de febrero en el ejercicio “Fanal-19”, previo al despliegue del grupo de combate francés en el Mediterráneo y océano Índico. El buque español sólo participará en la fase del ejercicio de adiestramiento e integración en el Mediterráneo, abandonando al grupo francés posteriormente. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook                    

El «milagro» de Urovesa: la I+D+i militar que exporta a 25 países.


La exportación no entendida como mera estrategia de substistencia para capear la crisis, sino como filosofía de funcionamiento normal de la empresa, hasta el punto de que el 70% del negocio sea fuera de nuestra fronteras. Ese es el ejemplo de la gallega Urovesa, especializada en transportes especiales para fuerzas armadas y otros cuerpos de intervención. Ayer, durante una visita a sus instalaciones, Alberto Núñez Feijóo subrayó su «milagro económico y tecnológico», al ser capaz no ya de competir en el exterior, sino de imponerse en su sector a gigantes de la industria norteamericana y europea. Según el presidente autonómico, la empresa con sedes en Valga y Santiago es un ejemplo de que los gallegos cuando se ponen «a hacer cosas» son «tan competitivos en precio y calidad como en cualquier otro lugar del mundo». Con una facturación alrededor de los 40 millones de euros, Urovesa está hoy presente en 25 países, a los que no solo vende vehículos militares sino unidades para la lucha contra los incendios o las emergencias sanitarias, explorando el mercado civil para expandir su negocio.

Esto, sin perder de vista que es una de las contratistas de cabecera del Ministerio de Defensa, al que ha suministrado cerca de 800 todoterrenos en el último lustro, una adjudicación que garantizó un decenio de actividad a la compañía, en la que trabajan unas 150 personas. Para Núñez Feijóo, empresas como Urovesa o las plantas de Navantia en Fene y Ferrrol demuestran que en Galicia hay capacidad y «proveedores del más alto nivel» para el sector de la defensa en distintos países del mundo. El presidente y consejero delegado de la compañía, Justo Sierra, acompañado por el presidente fundador, José Sierra y otros directivos, ha asegurado que Urovesa es una compañía «muy representativa del tejido productivo» de Galicia, con una apuesta «decidida» por la I+D+i y los productos de alta tecnología, lo que le permite ser competitiva y ofrecer productos diferenciados. Para Sierra, la internacionalización no es una oportunidad, sino que no estar fuera sería «una carencia», informa Efe.

Apoyo a las exportaciones
El presidente gallego incidió en las exportaciones de la economía gallega y en la inversión en I+D+i y apostó por seguir acompañando a las empresas que quieran innovar e internacionalizarse, así como a aquellas que se quieran instalar en Galicia. «Seguiremos trabajando con la industria gallega en sectores estratégicos como el agroalimentario, la automoción, la pesca, las energías renovables; en sectores como el naval, y en emergentes como el biotecnológico, el aeroespacial o la eólica ‘off-shore’», avanzó.

Feijóo destacó los resultados de Galicia en materia de exportaciones en los últimos cinco años, y ha destacado que «el gasto en I+D creció más de un 13 por ciento, hasta los 571 millones». Así, presentó un paquete de medidas de la Xunta para «impulsar este liderazgo», con un 17 por ciento más de inversión en 2019, centrado en el fomento de la implantación de nueva tecnología o el apoyo exportador de la mano de las empresas gallegas. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook