lunes, 30 de septiembre de 2019

Obsolescencia por tierra, mar y aire: el grave problema de las Fuerzas Armadas españolas.


Con las Fuerzas Armadas suceden cosas curiosas y contradictorias. Por un lado, hay parte de la población que cuestiona la mera existencia del ejército. Por otro lado, en las encuestas suele ser la institución más valorada. Nadie se acuerda de su situación cuando no pasa nada, pero todo son preguntas cuando suceden desgracias. Esto último es lo que ha ocurrido tras los recientes accidentes del Ejército del Aire. En ese momento, mucha gente se pregunta sobre el estado de nuestra tecnología militar, su seguridad y antigüedad. Hemos tomado el pulso al conjunto de las fuerzas y este es el resultado.

Los accidentes, sobre todo los aéreos, nunca ocurren por un único motivo y siempre son el resultado de una concatenación de sucesos. Pero tienen lugar por algo y, si tomamos el ejemplo del Ejército del Aire, en cinco de los siete últimos accidentes hay involucrado material con bastantes o demasiados años de servicio a sus espaldas. Son, por ejemplo, los casos del F-5 de Talavera, el del Super Puma de Gando, el del F-18 de Torrejón y los dos últimos de San Javier. Aparte, podemos considerar el del Eurofighter de Albacete y el del C-295 de Santa Cilia, ambos con aviones que, sin ser nuevos, tampoco llevaban un período de servicio dilatado en exceso. El material antiguo parece un factor a considerar, aunque se realicen los mantenimientos preceptivos y se hayan llevado a cabo por personal bien formado. 

Es más fácil que se nos rompa algo en un automóvil de quince años que en uno de tres, aunque el primero se lleve con regularidad al taller y haya pasado la ITV. Esto afecta a los tres ejércitos. Cuando ocurre con los aviones, se averían y se caen, salen en todos los telediarios. Pero también fallan los carros de combate y los blindados, así como los barcos. Pero son casos que no trascienden, que no son noticia. La formación del personal, hoy en día parece la adecuada. Esto se puede comprobar en misiones o ejercicios donde las fuerzas españolas actúan con las de otros países. Descartado el factor humano (siempre se puede errar, es humano) hay que apuntar hacia otro lado. La clave está en los recursos. No es que el operario no sepa hacer la reparación o el mantenimiento, el problema está en que no se dispone de la pieza o del recambio.

Aire: entre la necesidad y la urgencia

En el Ejército del Aire hay serios problemas de renovación de material. Quizás el caso más claro sea el de los F-18 de Gando (Canarias). Se trata de los F-18 más antiguos, que se compraron en los años 90 ya de segunda mano, procedentes de la US NAVY y que, además, no han sido modernizados al nivel de los de la península. Aunque la plataforma F-18 es buena, su equipamiento no está al nivel, por ejemplo, de los F-16 último modelo recientemente adquiridos por Marruecos. Su renovación es algo urgente y aunque se da por hecho su sustitución por Eurofighter nuevos, es un tema que no termina de carburar. Otro tema urgente es el reemplazo de los aviones de adiestramiento. Esto afecta a tres modelos que, por desgracia, todo el mundo tiene en la memoria: el Tamiz, el C-101 y el F-5. 

Caza europeo FCAS

Es un capítulo que parece que se ha ido dejando de lado al no tratarse de unidades de combate, pero son la escuela de todos los pilotos. Hay planes para su reemplazo, pero aún nada decidido en firme, solo candidatos y rumores. El tiempo pasa y las horas de vuelo siguen cayendo como una losa sobre estos aviones con 30 y 40 años a sus espaldas. Podríamos seguir con los aviones de patrulla marítima P-3 Orión, necesitados también de un reemplazo sobre el que no hay nada decidido, para terminar con la sustitución del resto de la flota de F-18, que habrá que ver qué se hace y qué modelo es el elegido, pues el programa europeo FCAS, aparte de ver cómo termina siendo el avión (que será a gusto de Francia), tiene pinta de que se va a retrasar mucho en los plazos.

Mar: exigencia máxima, recursos mínimos
El caso de la Armada es el ejemplo de que eso de "hacer más con menos", que vienen diciendo sistemáticamente todos los almirantes al frente de la institución, no se puede llevar al extremo. Cada vez la marina de guerra dispone de menos recursos y de un material que va envejeciendo y se renueva con retraso, eso sin entrar en hechos como el de que, por ejemplo, las cinco F-100 (buques magníficos, sin duda) deberían haber sido seis y una se quedó por el camino.

Fragatas F-110

El programa de las F-110 ya está en marcha, pero con años de retraso y, mientas, las fragatas a sustituir, que serían las seis F-80, alargando su vida útil y comprometidas en todo tipo de misiones. Son buques que ya se han retirado en otras marinas del mundo y que dan fallos y problemas por simples cuestiones de vejez. No todas se han modernizado por igual y en algunas su habitabilidad no es la que gustaría para las misiones tan prolongadas que realizan.

Ninguno de los navíos patrios dispone de un sistema de misiles eficaz para defenderse
Pero quizás lo más sangrante sea el tema de la 'defensa de punto'. Se trata de la última línea defensiva del buque ante el ataque de misiles y consiste en sistemas de cañones automáticos de pequeño calibre (20 o 30 mm) de tiro muy rápido, o bien sistemas de misiles ligeros tipo RAM (Rolling Airframe Missile). Ninguno de los navíos de la Armada dispone de un sistema eficaz para este cometido. Esto es preocupante dado que se trata de unidades que están realizando misiones por todo el mundo. Que, por ejemplo, el Juan Carlos I o los buques clase 'Galicia' dispongan de "reserva de peso y espacio" para este cometido, que es la forma eufemística de decir "está previsto pero no ha habido dinero para ponerlos". Unos buques que, por cierto, ya tienen 9 años el primero, 21 el Galicia y 19 el Castilla. Ninguna otra armada del mundo incurre en esta situación.

Buque LHD Juan Carlos I. A popa deberían estar dos montajes de defensa de punto

Hay otros problemas, como el retraso en los nuevos submarinos (tema polémico donde los haya), la pérdida de capacidad de lucha antisubmarina, en la actualidad al mínimo hasta que lleguen las F-110; o el estado de la Flotilla de Aeronaves, que no recibe material nuevo desde hace años. Respecto a la flotilla, se encuentra en una encrucijada terrible. Sus aeronaves son muy antiguas, aunque bien mantenidas y modernizadas en parte. La realidad es que se mantiene en vuelo el helicóptero Sea King más antiguo del mundo (el 01-501). Los aviones Harrier, evolucionados al máximo, están en el límite de vida operativa y si no se reemplazan —el F-35B es la única alternativa— se perdería una importantísima capacidad aeronaval. Algo en lo que la Armada española fue pionera y un referente europeo, pero donde nuestros vecinos, como Italia, ya nos han adelantado.

Tierra: grandes programas, grandes recortes
El Ejército de Tierra sufrió hace 15 o 20 años una modernización modélica que afectó a equipos y doctrina, siendo quizás su máximo exponente el carro de combate Leopardo, el blindado VCI Pizarro y, poco después, el helicóptero Tigre. Pero ahora da la sensación de que todo está estancado y la llegada de material nuevo y los programas de sustituciones van con cuentagotas y retraso. El vehículo Pizarro se ha modernizado en una Fase II y se ha hecho un buen trabajo con la industria nacional. Se podía haber redondeado el tema añadiendo a su torre un lanzador de misiles, pero aun así, el resultado es bueno. Eso sí, se recortó en el número de unidades. 


En cambio, el Leopardo, que hace 15 años podía considerarse de los mejores carros de combate del mundo, se está quedando atrás ante la falta de necesarias modernizaciones que afectan a aspectos clave: sistemas de defensa inteligentes (tipo TROPHY), blindaje mejorado, kits de camuflaje y sistemas de enmascaramiento, ópticas avanzadas, munición más potente, etc. En helicópteros se ha hecho un gran esfuerzo y se va por el buen camino con el Tigre, con el Caimán (NH-90) y, sobre todo, con el CH-47 Chinook, cuya modernización le dará renovados bríos, pero el otro programa estrella del Ejército, el famoso blindado de ruedas 8x8 Dragón que jubilará (por fin) a los veteranos BMR y VEC, llega con mucho retraso y algunas dudas. Sobre él planea la sospecha de que al final las 1.000 unidades programadas queden reducidas de forma significativa, lo que sería catastrófico para los planes del Ejército de cara a su futuro concepto de unidades de combate en 2035.

El 8x8 Dragón, la gran promesa, llega con retraso y las 1.000 unidades programadas podrían reducirse
Quedan en el tintero otros temas, como algunos tipos de vehículos de zapadores como carros lanzapuentes y retroexcavadoras, sistemas anticarro sobre vehículos blindados... También mencionar el reemplazo del VCC Centauro de Caballería, pasada la mitad de su vida útil sin saberse con qué se va a sustituir, siendo aquí una buena alternativa el desarrollo (ni siquiera planteado) de un modelo nacional basado en la plataforma del 8x8. Y, por último, la artillería autopropulsada, cuyo defecto es que el M-109 es casi irrompible y parece por ello que no es necesario su reemplazo, pese a tener las piezas de casi 40 años de servicio.

Blindado 8x8 Dragón

La conclusión se puede entender con un ejemplo: no es lógico querer tener un automóvil de alta gama, como el de los vecinos, pero ahorrar en el seguro, escatimar en los mantenimientos o no dotarle de elementos imprescindibles de seguridad. Los hechos lo demuestran: el problema que acucia a las Fuerzas Armadas españolas es una cada vez mayor escasez de recursos, con un material que no se renueva cuando es necesario, ajustando al límite en aspectos críticos y a la vez con un nivel de exigencia cada vez mayor. Hay tropas españolas en Líbano con BMR y VEC, en Somalia con fragatas al final de sus días, en el Mediterráneo con aviones que se quedan anticuados y en Canarias con cazas de segunda mano pidiendo el retiro. La obsolescencia militar en España no solo es real, es preocupante.(Jesús.R.G.)

Fuente:
https://www.elconfidencial.com/


Si te ha gustado esta notícia, ¡compártela en tus redes sociales! 

Para obtener noticias más actualizadas siga las páginas oficiales de Twitter y Facebook 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

SI TUS COMENTARIOS EMPLEAN PALABRAS CON INSULTOS HACIA MI PERSONA, PAIS, COMENTARISTA, RELIGIÓN O QUE NO ESTE RELACIONADO CON LA NOTICIA SERAN BORRADO AL INSTANTE Y NO SERAN PUBLICADOS, SI AUN ASIN SE SIGUE INSULTANDO DEJARE DE PUBLICAR SUS COMENTARIOS PARA SIEMPRE. SALUDOS Y GRACIAS POR SU VISITA.