miércoles, 2 de enero de 2019

La segunda rotación de helicópteros del ejército español en Irak, entra en escena.






El segundo contingente español de helicópteros desplegado en Irak ha comenzado a realizar sus primeros cometidos en zona de operaciones, en el marco de la Operación Inherent Resolve (OIR). Los militares españoles seguirán trabajando codo con codo con la 35 Brigada de aviación de combate estadounidense. Su misión es la de continuar apoyando a las fuerzas de seguridad iraquíes en la estabilización del país, contribuyendo a la derrota definitiva del Daesh. La nueva unidad está formada en su gran mayoría por personal del Batallón de Helicópteros de Transporte V (BHELTRA V, con base en Madrid) y del Batallón de Helicópteros de Maniobra IV (BHELMA IV, con base en Sevilla). Para cumplir con las tareas asignadas cuentan con los helicópteros Cougar AS-532 y Chinook CH-47D.

El acto de relevo ha tenido lugar en la Base Camp Taji y ha estado presidido por el coronel Charles Hausman, jefe de la 35 Brigada de Aviación de Combate estadounidense. En el acto ha estado presente el general Carlos Prada Larrea (jefe de la Task Force Besmayah y militar español con mayor rango desplegado en Irak), así como distintas autoridades civiles y militares. El comandante Miguel Sánchez Sánchez asume el mando de la Task Force Toro, relevando a la comandante Gala Gallego Soro. El segundo contingente de la Aviación del Ejército Español llegó a Irak para asumir las operaciones de transporte aéreo a las tropas de la Coalición contando para ello con los helicópteros pesados Chinook CH-47D y dos de transporte medio Cougar AS532, integrados en la 35 Brigada de Aviación de combate del Ejército de EE.UU.

Un AS-532 Cougar español en la base de Taji, a 27 kilómetros de Bagdad. 


El coronel Charles Hausman, comandante de la 35 Brigada ha dicho en el acto de despedida de la primera rotación española: “La participación de la Task Force Toro española, ha aumentado  nuestra capacidad de carga pesada del ala giratoria en un tercio. Su actitud participativa de “sí se puede” y su empuje para cumplir con la misión han tenido un impacto altamente positivo en nuestras operaciones de aviación. Son una gran parte del equipo en el que podemos confiar para cumplir la misión”, ha señalado Hausman.

La unidad especializada de helicópteros españoles que formó la primera rotación Task Force Toro ha estado compuesta por un combinado de personal y recursos de diferentes compañías de toda España. “Hay personas aquí de diferentes unidades dentro de España”, dijo la comandante Gala Gallego, comandante al frente del Grupo de trabajo Toro. Su unidad es de Sevilla, las otras unidades de soldados que conforman el grupo de trabajo son de Madrid y Ciudad Real. 


Entrega del guión de la TF Toro a la segunda rotación

Uno de los primeros desafíos ha sido comunicarse activamente a pesar de las barreras del idioma. Todas las operaciones realizadas sobre el terreno se realizan en inglés. Los pilotos españoles asignados a la Fuerza de Tareas Toro tienen diferentes niveles de fluidez para hablar y entender el inglés. Esto ha supuesto un reto para poder comunicarse eficazmente con los operadores de control de tráfico aéreo, lo que también ha sido un reto a la hora de llevar a cabo misiones conjuntas con otras aeronaves que estaban siendo pilotadas por pilotos estadounidenses.
Gallego reconoció este reto desde el principio y puso en marcha programas de trabajo especiales para los pilotos basados en las habilidades lingüísticas de cada uno. Decidió integrar personal en las misiones como traductores para que los pilotos que no podían hablar bien el inglés pudieran contribuir a las misiones. La propia comandante también volaba helicópteros en misiones cuando era necesario, lo que ayudaba a otros pilotos a mantener los horarios de descanso requeridos.


Fuerzas estadounidenses despiden a la comandante Gallego

La Fuerza de Tarea Toro ha tenido otros desafíos, como el calor del desierto en verano, que alcanzó temperaturas de más de 50 grados dentro de las cabinas de sus helicópteros además de la arena y el polvo del desierto. A pesar de todos los desafíos, y teniendo solo una pequeña cantidad de plataformas Cougar AS-532 y Chinook CH-47D, la Task Force Toro ha sabido adaptarse con éxito a los requisitos y demandas del conjunto de misiones CJTF-OIR. En menos de seis meses las fuerzas españoles han completado más de 150 misiones. En estas misiones se han volado más de 700 horas, se han transportado a más de 5.100 soldados y personal civil y se han movido más de 160.000 kilos de carga. (Jesús.R.G.)

Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook 

Defensa sólo ha logrado cerrar el 21% de las instalaciones que le sobran.

En 2013, el Ministerio de Defensa, dirigido por Pedro Morenés, inició un ambicioso plan para racionalizar su patrimonio inmobiliario y ahorrar dinero. Se llamó Propuesta de Racionalización y Utilización Eficiente del Patrimonio Inmobiliario (Predipef) y el objetivo era deshacerse de prácticamente la mitad de sus propiedades. Se consideró que de las 1.046 instalaciones militares existentes, 163 debían ser cerradas, para lo que establecieron dos fases. 

En la primera, entre 2014 y 2017, clausuraría 86. En la segunda, 77 hasta 2024. Junto a esto, consideró que otros 358 recintos ya cerrados eran innecesarios y podían venderse. Sin embargo, cinco años después, Defensa sólo ha conseguido poner el candado a 34 de esas instalaciones que quería cerrar (21%) y apenas ha logrado enajenar alguna de las que tenía en desuso. Según aseguran desde la Dirección General de Infraestructura (DIGENIN), «las grandes limitaciones presupuestarias y otras cuestiones asociadas a la gestión de la infraestructura» han provocado que muchas actuaciones hayan sido pospuestas. El principal problema para llevar a cabo esos cierres es la falta de fondos, ya que antes de clausurar una instalación había que invertir en trasladar a los efectivos y el material, y para adecuar el nuevo destino. El plan cuantificaba para la «Fase I» una inversión de 70 millones, estimando el ahorro anual en 15 millones, pues no habría gasto en seguridad o mantenimiento. En la «Fase II», el desembolso sería de unos 800 millones para ahorrar 37 al año. Hasta ahora sólo ha podido destinar 14 millones. 

En lo que se refiere al primer estadio, el Ministerio quería llevar a cabo 49 actuaciones en 109 recintos, cifras que evolucionaron a 103 actuaciones, explican desde la DIGENIN, recordando que, «en función de la actuación, ésta puede implicar varias acciones y pueden afectar a una o varias instalaciones». Y se centraba, sobre todo, en delegaciones o subdelegaciones de Defensa, planeando el cierre de 26, que se trasladarán a otras dependencias. Además, contemplaba la cesión de hospitales y la reorganización de las instalaciones del Ejército de Tierra, la Armada o el Estado Mayor de la Defensa en Madrid. En esta ciudad, por ejemplo, se ha cerrado el Centro de Inteligencia de las Fuerzas Armadas, trasladado a la base de Retamares. Así, para la segunda fase hay ya 129 instalaciones militares que Defensa quiere cerrar y se han incluido en un Plan de Infraestructura a medio plazo hasta 2024, del que habló el secretario de Estado de Defensa, Ángel Olivares, en el Congreso el pasado octubre. Eso sí, apuntan que «la actividad de planificación en la infraestructura es un elemento vivo para adaptarse a las necesidades y cambios de nuestras Fuerzas Armadas», por lo que algunas de las que se querían cerrar podrían volver a ser útiles. 

Con todo, Defensa avisa de que dependerá de «la disposición de recursos económicos», pues para el cierre completo ha de destinar más de 800 millones. Además de las instalaciones que Defensa quiere cerrar, hay otras 358 que intenta vender. Son «propiedades con edificaciones sin uso o bajísimo nivel de actividad y casi la totalidad están cerradas». Entre ellas, los terrenos del antiguo hospital del Aire o los cuarteles de Campamento, en Madrid. Están incluidas en el «Procedimiento para la enajenación de inmuebles» y el encargado de venderlas es el Instituto de Vivienda, Infraestructura y Equipamiento de la Defensa (INVIED). No obstante, Defensa recuerda las dificultades para «encontrar comprador en plena crisis inmobiliaria» y que muchos tienen «una difícil salida», entre otros por sus calificaciones urbanísticas. Sólo han vendido «un número pequeño». (Jesús.R.G.)


Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook