martes, 22 de enero de 2019

Robles: “Las cinco fragatas F-110 se entregarán entre 2025 y 2030 ó 2031”.




Este lunes la Armada Española recibirá el buque de acción marítima Furor (P-46), construido por Navantia. La ceremonia, presidida por la ministra Margarita Robles y el jefe de Estado Mayor de la Armada, el almirante Teodoro López Calderón, tendrá lugar en el Arsenal Militar de Ferrol (La Coruña). El Furor es el sexto BAM del que se dota la Armada. Es un buque de tamaño medio (2.765 toneladas) especializado en misiones de patrulla y control del litoral. Actualmente la Armada tiene cuatro BAM con base en el Arsenal de Las Palmas de Gran Canaria y otro en Cartagena, adonde llegará su segunda unidad tras la entrega de hoy. 


Desde la Armada y Navantia aún se espera la futura contratación de otro buque BAM especializado en intervenciones subacuáticas y, por tanto, de defensa del patrimonio arqueológico que se encuentra en los mares. Antes de la entrega, la ministra Robles aprovechó el domingo en Ferrol para visitar el Museo Naval del Arsenal Militar donde explicó el gran proyecto de las cinco fragatas F-110 que también se construirá en los astilleros de Navantia en Ferrol. La ministra defendió la inversión de 4.235 millones de euros que generará 8.000 puestos de trabajo durante los próximos diez años. Robles indicó que la orden de ejecución de las nuevas unidades podrá estar lista en el próximo mes de abril “para que en el mes de mayo se puedan firmar ya los contratos entre el Ministerio y Navantia, y empezar la construcción que está muy bien estudiada: calculamos que la primera fragata se entregará en el año 2025 y la última en el 2030 ó 2031”. 


Este calendario supone un retraso de dos y tres años respecto al calendario que manejaba la Armada en marzo de 2017. Obviamente, el cambio de Gobierno en 2018 produjo el retraso. “La ministra de Defensa remarcó la importancia de estos buques para la modernización de la Armada y de la industria gracias a la innovación tecnológica que los nuevos buques aportan. Estamos convencidos que de la construcción estas fragatas, que aportan un importante grado de I+D+I, surgirán nuevos contratos con otros países para Navantia”, aseguró en una rueda de prensa en Galicia, a cuatro meses de las elecciones municipales y europeas. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook        

Navantia inaugurará en febrero su primera oficina en EE.UU.

Navantia inaugurará en febrero su primera oficina en EE.UU.

El astillero Navantia inaugurará a mediados de febrero su primera oficina en Estados Unidos, país donde aspira a construir como socio tecnológico 20 fragatas de la US Navy junto al astillero local General Dynamics Bath Iron Works. “Aunque sea un contrato para construir buques fuera de España, se trata de un posible acuerdo de transferencia tecnológica muy importante para Navantia; nos catapultaría como constructor de referencia en este tipo de buques de superficie”, explican fuentes del astillero cuya presidenta, Susana de Sarriá, se desplazará a la capital estadounidense para inaugurar la oficina de Navantia que contará con ocho trabajadores.

Su director será Francisco Barón, un veterano ejecutivo del astillero que ya lideró la oficina comercial en Noruega y ha sido responsable de la delegación en Australia durante los últimos cinco años. Hace dos años, Navantia y su socio estadounidense anunciaron la alianza estratégica para aspirar al denominado programa FFG(x) de las 20 nuevas fragatas estadounidenses cuya construcción comenzaría en 2020. La oferta de General Dynamics Bath Iron Works se basa en el modelo de fragata F-100 española, exportado ya a Noruega o Australia. Los otros competidores en el programa FFG(x) son Huntington Ingalls, Lockheed Martin, Fincatieri y Austal USA. «En la US Navy se ha extendido la idea de que una fragata como las F-100 españolas, con coste y dotación bien dimensionados, y con el radar y sistema de combate Aegis de la estadounidense Lockheed Martin incorporado es la opción más plausible para su futuro programa de fragatas», explican fuentes militares a ABC.

El secretario secretario de la Marina de EE.UU., Richard V. Spencer, a su llegada a la Méndez Núñez

La inauguración de la oficina del astillero estatal coincide con la presencia en EE.UU. de la fragata española Méndez Núñez (F-104), que llegó a la base de Norfolk (Virginia) el pasado lunes. La Méndez Núñez se adiestrará durante las próximas semanas con unidades de la US Navy con el objetivo de integrarse, de abril a octubre, con el grupo de combate del portaaviones Abraham Lincoln. Durante ese despliegue el buque español participará en misiones por aguas del Mediterráneo, mar Rojo, golfo Pérsico, océano Índico, mar de la China y océano Pacífico. Todo ello bajo mando de la 5ª, 6ª, 7ª y 3ª Flotas de la Marina de EE.UU.

El secretario de la Marina de EE.UU., a bordo de la fragata Méndez Núñez en Norfolk (Virginia)

En Norfolk este buque español construido por Navantia en 2006 ya ha recibido la importante visita del secretario de Marina de EE.UU., Richard V. Spencer, quien acudió desde Washington acompañado de su subsecretario de adquisiciones, James F. Geurts, según informan a ABC fuentes de la Armada Española. El secretario de Marina , cargo equivalente a un secretario de Estado español, recibió una explicación sobre las características y capacidades de la fragata española, y efectuó un recorrido por el barco, finalizando con la firma en el libro de honor del buque. En definitiva, se interesó por una de las cinco propuestas que tiene sobre la mesa para lanzar el programa de las FFG(x) para dotar a la US Navy de buques más económicos que sus actuales “Littoral Combat Ship” y con capacidad de defensa antiaérea y antimisil. 

Otra ventaja de la oferta de General Dynamics Bath Iron Works y Navantia es la experiencia que los destructores de EE.UU. basados en Rota (Cádiz) han adquirido con las fragatas F-100 españolas, participando en maniobras conjuntas y pudiendo comprobar de primera mano sus capacidades. Los oficiales estadounidenses destacan cómo se integró el radar y sistema de combate Aegis en un buque como la F-100, de 5.800 toneladas, frente a los destructores “Arleigh Burke” de unas 8.000 toneladas. La apuesta por la transferencia tecnológica en este contrato estadounidense completaría una cartera de pedidos militares que actualmente está a pleno rendimiento en Navantia con los programas de los cuatro submarinos S-80 en Cartagena, las cinco fragatas F-110 en Ferrol (se espera la primera orden de ejecución a finales de marzo), las cinco corbetas para Arabia Saudí en Cádiz (se efectuó el primer corte de chapa el pasado martes) y las entregas de dos buques auxiliares a Australia (se botó el primero en noviembre). (Jesús.R.G.)


Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook