lunes, 25 de febrero de 2019

Así es como se adiestran los futuros ‘boinas verdes’ del Ejército español.


Hace unos días se clausuró el XIV Curso de Aptitud Básica en Unidades de Operaciones Especiales (CABOE) para Tropa del Ejército de Tierra, que adiestra a los futuros guerrilleros. También conocidos como “boinas verdes” por su prenda distintiva, los nuevos miembros del Mando de Operaciones Especiales (MOE) del Ejército de Tierra empezaron su instrucción el pasado mes de septiembre con 93 aspirantes, quedando 53 alumnos en el CABOE tras un riguroso proceso de selección, según informó la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales (EMMOE) el 8 de febrero. El CABOE dura cinco meses y sirve para formar a los futuros miembros de los tres Grupos de Operaciones Especiales (GOE) y de la Bandera de Operaciones Especiales de la Legión (BOEL).

El curso consta de tres módulos: básico, específico y de ampliación. El módulo básico se desarrolla en el Acuartelamiento “Alférez Rojas Navarrete” del MOE en Rabasa, Alicante. En este módulo se imparte instrucción sanitaria e incluye un ejercicio de evaluación y otro de evasión, resistencia y escape en Enguera (Valencia). 

El módulo específico se desarrolla en la EMMOE, en Jaca (Huesca), e incluye instrucción en armamento, topografía, tiro, explosivos, escalada, montaña invernal, táctica y transmisiones. El módulo de ampliación consiste en un curso básico de paracaidismo en la Escuela Militar de Paracaidismo “Méndez Parada” del Ejército del Aire, situada en la Base Aérea de Alcantarilla (Murcia).

De los 53 alumnos que comenzaron el curso, 12 causaron baja por diferentes motivos, señala el EMMOE, superando el curso un total de 41 nuevos guerrilleros, a los que se les ha concedido el diploma y la certificación académica que acredita que han superado el CABOE, además de imponerles la boina verde con el distintivo de operaciones especiales: un machete rodeado por dos ramas de roble. Aquí podéis ver un vídeo del adiestramiento de los guerrilleros, publicado hace unos días por el Ejército de Tierra en su página de Facebook. (Jesús.R.G.)

Fuente: http://www.outono.net/

Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook   

NAVANTIA realiza una propuesta avanzada para el programa de submarinos de Holanda.


La propuesta para el “Walrus Replacement Program” ofrece una solución de bajo riesgo con gran participación de la industria holandesa. Navantia, en el concurso de adquisición de nuevos submarinos (Walrus Replacement Program) para la Marina de Holanda, está proponiendo una adaptación del submarino S80 Plus de la Armada Española, a los requisitos holandeses y con contenido local. Con diseño moderno y tamaño similar a la clase Walrus, de unas 3.000 toneladas, el modelo de referencia ya cumple ampliamente con los requisitos holandeses, incluyendo su margen de crecimiento. El diseño S-80 está ya en avanzado estado de producción, por lo que hay un mínimo riesgo técnico, financiero y de plazos, lo cual supone una gran ventaja frente a otros diseños nuevos. 

Además, las infraestructuras del astillero, con un alto grado de automatización, redundan en un importante ahorro económico con respecto a otras ofertas competidoras. Por otro lado, la propuesta de Navantia es la única que ofrece comunalidad entre los submarinos españoles y los holandeses, posibilitando la cooperación en adiestramiento, apoyo logístico y de operaciones y una capacidad conjunta dentro de la OTAN. Es importante destacar que la cooperación en el pasado entre los dos países con los programas del AOR y del LPD, resultaron ser totalmente satisfactorias y exitosas. Por otro lado, Navantia, tiene ya relación con proveedores holandeses y socios en el ámbito naval, que podrán participar en el programa, dado que existe un fuerte compromiso con la industria del país para poder garantizar el ciclo de vida de los submarinos. (Jesús.R.G.)

Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook   

¿Por qué desplegamos fuera de España?


Foto1

La seguridad y defensa nacionales no pueden ser garantizadas por prácticamente ningún país de forma aislada. Por este motivo, debemos trabajar codo con codo con nuestros socios y aliados en el marco de las organizaciones internacionales.
En este contexto de seguridad compartida, España debe asumir la parte de responsabilidad que le corresponde. Estamos obligados a impulsar, proyectar y compartir la seguridad que tenemos el privilegio de disfrutar gracias al esfuerzo de todos y, de manera muy significativa, al de los hombres y mujeres que integran las Fuerzas Armadas españolas. Este es un objetivo de especial relevancia dados los actuales cambios en el panorama estratégico global. En el ámbito de la OTAN, el innegable resurgimiento de Rusia como potencia militar y la amenaza que suponen los grupos terroristas internacionales han hecho que la Alianza lleve a cabo el proceso de adaptación más ambicioso desde la Guerra Fría. Esta adaptación implica, entre otros aspectos, una revisión de la estructura de mando.  Como socio fiable y comprometido, España aportará a lo largo de los próximos años alrededor de 100 de los 1.200 puestos de nueva creación en esta estructura.
Bien es sabido que, cuando estamos saliendo de la crisis, nuestra inversión en Defensa no nos permite ocupar el lugar que debiéramos en la Alianza Atlántica, pero nuestras aportaciones en capacidades y tropas sitúan a España en una posición importante en estos parámetros de compromiso con la Alianza. En 2019, esta responsabilidad se materializará con 6.000 efectivos españoles en la Fuerza de Respuesta Rápida de la OTAN, además de lo que ya realizan nuestros militares en Letonia, Irak, Turquía y Afganistán. En otras palabras, lo que las Fuerzas Armadas españolas ofrecen transciende a la financiación, capacidades y compromisos operativos. En realidad, es la voluntad de apoyar la defensa colectiva el factor fundamental que define nuestra contribución. Los esfuerzos que realizamos en la Alianza Atlántica se complementan con los de la Unión Europea, lo que nos otorga un papel preponderante en su seguridad y defensa. España, además de su participación en todas y cada una de las misiones y operaciones de la UE, se ha situado también a la cabeza de las nuevas iniciativas que buscan diseñar una arquitectura de defensa europea.

El firme compromiso de las Fuerzas Armadas españolas con la Política Común de Seguridad y Defensa de la Unión, en términos de generación de fuerzas y de capacidades de mando y control con carácter permanente, se verá enfatizado en los próximos meses con el establecimiento de un Cuartel General de nivel estratégico a disposición de la UE, en la base naval de Rota. Este hecho supone el reconocimiento por parte de nuestros socios europeos de que España es una nación comprometida con los ideales y valores de una Europa unida.   En resumen, la participación de las Fuerzas Armadas en las misiones de estas organizaciones internacionales muestra el compromiso de España con la paz, la seguridad mundial y la legalidad internacional, y refuerza nuestra solidaridad con los esfuerzos de la comunidad internacional para garantizar la estabilidad de los países menos favorecidos. (Jesús.R.G.)

Fuente: http://www.emad.mde.es/

Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook