martes, 23 de abril de 2019

El Tercio de Armada se adiestra dentro y fuera de las fronteras españolas.

Ejercicio en El Teleno.
 
Entre la nieve de las montañas italianas un equipo de reconocimiento formado por doce militares del Primer Batallón de Desembarco (BDE-1) de la Brigada de Infantería de Marina aplica sus conocimientos. Hombro a hombro con una sección del U.S. Marine Corps y una compañía del Battaglione di Assalto 'Venezia' del Regimiento 'San Marcos' de la Marina Militare italiana, llevan a cabo adiestramiento de tiro de combate, técnicas de supervivencia en ambiente de montaña, construcción de refugios de emergencia tipo iglú y 'tana di volpe' (madriguera de zorro), franqueamiento de obstáculos, marcha topográfica en nieve por equipos y un ejercicio táctico en ambiente nevado. Así fue la participación de infantes de Marina del acuartelamiento de San Fernando en el ejercicio Woodex-19, de adiestramiento en ambiente de alta montaña, que se realizaron en una primera fase en el acuartelamiento Carlotto de Brindisi, y en una segunda fase en la zona de Camigliatello Silano (Calabria). Woodex es un ejercicio de adiestramiento propio de la Infantería de Marina Italiana cuya periodicidad es anual. 
 
En él participa cada año una unidad distinta de la Infantería de Marina española por invitación expresa italiana, «y debido a la entidad del mismo, todo el material de campaña y el armamento», en esta ocasión «fue suministrado de manera temporal por la Marina Italiana», señalan desde la Armada. «Debido a que el mismo se desarrolla en zona de alta montaña, es de gran importancia, ya que permite a las unidades participantes ejercitarse en un tipo de ambiente que se aparta totalmente de la zona de operaciones habitual de la Infantería de Marina, lo que aumenta el nivel de adiestramiento de dichas unidades», explican dichas fuentes oficiales. Además, Woodex-19 ha aumentado la interoperabilidad de las Fuerzas Armadas españolas con otras unidades de países aliados y, subrayan, teniendo en cuenta que las Infanterías de Marina de «España, Italia y Estados Unidos entrenan de manera conjunta periódicamente, el nivel de colaboración que se alcanza es muy elevado».
 
Formación en artillería
Por otro lado, unidades del Grupo de Artillería de Desembarco (GAD) junto con la sección de M-81 del BD-I y a personal del Grupo de Apoyo de Servicio de Combate (GASC) realizaron en el Campo de Maniobras y Tiro (CMT) de 'El Teleno' (León) una colaboración con la sección de alumnos de Infantería de Marina de la Escuela Naval Militar (ENM) de Marín. En total, 45 personas del acuartelamiento isleño del Tercio de Armada que contribuyeron a «la formación y monitorización de los futuros oficiales de la Infantería de Marina en el empleo de unidades de apoyos de fuegos y tiro de artillería y de morteros de 81 mm», señalan desde Armada. 
 
Además, explican, «se aprovechó esta oportunidad para incrementar el nivel de adiestramiento individual y de unidad de la sección de morteros de 81 mm del BDE-I, de la segunda batería de obuses y de los observadores avanzados de artillería de campaña (ACA), integrados en los Equipos de Adquisición de blancos y Control de los Apoyos de Fuego (ACAF) del GAD». Esta colaboración se realiza de forma anual, dentro del plan de estudios de la Escuela Naval Militar, donde se forman los futuros oficiales de la Armada Española. Se realiza en El Teleno, ya que la Escuela Naval Militar, ha usado tradicionalmente «ese campo por su diversidad orográfica para los diferentes ejercicios y además es el campo más cercano a su ubicación que permite el uso de tiro de artillería», desarrollan las mismas fuentes oficiales. (Jesús.R.G.)

Fuente: https://www.lavozdigital.es/

Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook      

Luz verde a Navantia para la construcción de las cinco fragatas F-110 de la Armada.

Momento de la firma del contrato de ejecución de la obra

Luz verde definitiva a la obra de las nuevas fragatas F-110 que Navantia construirá para la Armada Española. 

Se trata de cinco unidades que se montarán en el astillero gallego de Ferrol y donde la factoría de San Fernando, a través de la Unidad de Sistemas, se encargará de desarrollar su sistema de combate. Esta nueva flota tendrá su base naval en Rota y sustituirá a las fragatas F-80. Navantia y el Ministerio de Defensa han firmado este martes la orden de ejecución para la construcción de las cinco fragatas F-110 para la Armada Española. La orden ha sido rubricada por el subdirector general de Adquisiciones de Armamento y Material (DGAM), Coronel Alfonso Torán; por el director de Operaciones y Negocios de Navantia, Gonzalo Mateo-Guerrero y por la directora Comercial y de Desarrollo de Negocio de Navantia, Sofía Honrubia. Además, asistieron a la firma, celebrada en la sede del Ministerio, el secretario de Estado de Defensa, Angel Olivares; el director General de la DGAM, Almirante Santiago Ramón González y la presidenta de Navantia, Susana de Sarriá.

La firma de este martes es la continuidad a la orden que dio el Consejo de Ministros del pasado 29 de marzo para la ejecución de las cinco fragatas. Se trata de una inversión de 4.317 millones de euros, entre este año y 2032. De esta inversión, 41 millones serán este año y otros 61 millones el siguiente en una cuantía que irá aumentando de forma progresiva. Este contrato permite la creación de 7.000 empleos, de los que 1.300 son directos, 2.000 auxiliares y 3.500 indirectos, durante los próximos años.
Esta nueva generación de fragatas F-110, cuya construcción comenzará en breve en la Ría de Ferrol, destaca por contar con diseño propio español y un alto grado de soberanía industrial y tecnológica. Alrededor del 80% de las compras y suministros serán realizados a empresas españolas.

Importantes avances tecnológicos
La presidenta de Navantia, Susana de Sarriá, recibe el encargo
La presidenta de Navantia, Susana de Sarriá, recibe el encargo

El diseño de esta nueva fragata incorporará notables avances a nivel tecnológico, como el nuevo mástil integrado configurado con diferentes soluciones de sensores y antenas, la incorporación de un espacio multi-misión que amplía las capacidades del buque en todos los segmentos de defensa y una nueva planta propulsora híbrida más eficiente y silenciosa dotando al buque de gran versatilidad. Además, integrará a bordo vehículos no tripulados y tendrá capacidad para la instalación futura de armas de energía dirigida. Las fragatas estarán equipadas con un sistema de combate español, SCOMBA, desarrollado por Navantia. Este sistema actúa como el cerebro del buque e integra todos los sensores y armas de la fragata, como los sensores de superficie, EW e IFF suministrados por Indra, el radar Banda S y el lanzador vertical de Lockheed Martin, los misiles AAW – SM-2 de Raytheon, los sistemas de guerra antisubmarina y sonares de SAES y los sistemas de navegación y de comunicaciones de Navantia Sistemas.

Hay que destacar que la fragata F-110 será el primer gran programa naval español desarrollado en el marco del Astillero 4.0 lo que implicará los más avanzados sistemas de control y simulación integrados, con el gemelo digital, que se complementarán con un sistema nervioso de gestión y comunicación inteligente “sin cables”, que conectará permanentemente a la tripulación entre sí, y a ésta con los sistemas del buque. Además, incorporará procesos y componentes con fabricación aditiva o impresión 3D y serán los primeros buques de la flota en contar con un sistema integrado de ciberseguridad que blinde a los buques ante las crecientes amenazas. Todo ello posibilita que el buque tenga una dotación reducida para su operación. Además, contará con altos estándares de habitabilidad. Este programa beneficiará a todos los astilleros de Navantia con un impacto en el empleo de aproximadamente 7.000 puestos de trabajo anuales durante casi una década, entre empleos directos e inducidos. 

Además de la carga de trabajo para el Astillero de Ría de Ferrol, destaca la actividad que se generará en la Bahía de Cádiz, a través de Navantia Sistemas con el desarrollo del sistema de combate de la fragata. El PIB de la economía española se incrementará en más de 590 millones de euros anuales, y tendría un efecto sobre la demanda agregada de cerca de 1.500 millones de euros anuales. Adicionalmente, el programa tendrá gran potencial de exportación futura y refuerza una vez más la posición de Navantia como constructor de fragatas de referencia en el mundo. Navantia, a través de su Plan Estratégico impulsa la modernización y la digitalización del astillero de Ferrol avanzando hacía el Astillero 4.0. Incluye inversiones muy ambiciosas por valor de aproximadamente 165 millones de euros, entre las que destaca por su cuantía e inmediatez un nuevo taller de fabricación, el más moderno de Navantia, que va a permitir empezar a aplicar el Astillero 4.0 para la fabricación de los subloques de las F-110, utilizando las técnicas más modernas de construcción naval.

Beneficio para la industria auxiliar
Para el clúster del naval, esta inversión propiciará que se pase de 200 empresas vinculadas al sector naval de Galicia a casi 280. La inversión se acompaña de un préstamo del Ministerio de Industria por 1.638 millones de euros entre 2020 y 2025, destinados al Ministerio de Defensa; por su parte, el Ministerio de Hacienda ha colaborado al permitir reprogramar el gasto. Con este acuerdo, el Gobierno completa el proceso iniciado el pasado 14 de diciembre, cuando el Consejo de Ministros aprobó el techo de gasto para poder abordar esta «importante» inversión, ha recordado Losada, que ha destacado la cooperación ministerial entre Defensa, Hacienda e Industria que ha hecho posible este acuerdo.

Las fragatas F-110 son buques escoltas oceánicos polivalentes, que sustituyen a las F-80 y permiten mantener la capacidad actual de la Armada. Cabe recordar que las fragatas F-80 tienen su centro de operaciones en la Base Naval de Rota, es decir, las F-110 son las que vendrán a Rota de manera escalonada. La orden de ejecución de estos buques estaba pendientes desde 2017. La ministra de Defensa, Margarita Robles, dijo que «con este proyecto se mejorarán las capacidades de las Fuerzas Armadas, además de suponer una mejora para la comarca de Ferrol ya que supondrá una mejora importante, en torno a unos 8.000 puestos de trabajo, entre directos e indirectos. No hay que politizar los programas especiales de armamento y no hay que generar dudas sobre ellos». (Jesús.R.G.)

Fuente: https://www.lavozdigital.es/

Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook